caminemos sencillamente; la Presencia

Sin duda, que desde los inicios de éste cosmos y sus tiempos, están interviniendo energías y fuerzas que encauzan y mantienen, a toda la manifestación, en concordancia con la Verdad desenmascaradora.

Seguramente, las energías en manifestación nos parecen y son descomunales. ¿ … Cómo es que hemos llegado a existir …?

renunciante

El tema de la conciencia viviente del Logos planetario, es eterno y constituye invariablemente la gran Jerarquía del Ser, cadena de vida donde el más pequeño eslabón tiene importancia y el más grande está relacionado con el más pequeño, por la interacción eléctrica de la energía espiritual. No hay nada -desde un ángulo importante de la vida- sino la Jerarquía, que vincula un sol con otro, una estrella con otra, un sistema solar con otro, planeta con planeta y todas las vidas planetarias entre sí. La nota clave principal de cada iniciación planetaria, aún para la más elevada, es RELACIÓN. Si otras cualidades pueden ser reveladas al iniciado en otros senderos, nosotros no lo sabemos, pero la meta de todo esfuerzo sobre nuestro planeta, es correctas relaciones entre un hombre y otro y entre el hombre y Dios, entre todas las expresiones de la vida divina, desde el más diminuto átomo hasta lo infinito.

Desde el punto de vista de nuestra evolución planetaria sólo hay amor, buena voluntad y voluntad al bien, la cual ya existe, y su verdadera manifestación está ahora más cercana que en cualquier momento de la historia planetaria.

Etapa tras etapa, crisis tras crisis, de un punto a otro punto y de un centro a otro, la vida de Dios progresa, dejando tras sí mayor belleza, al pasar de una forma a otra y de un reino a otro. Una realización conduce a otra; el hombre ha surgido de los reinos inferiores y (como resultado de la lucha humana) también aparecerá el reino de Dios. Traer ese reino es todo lo que hoy concierne verdaderamente a la humanidad, y todos los procesos vivientes del género humano están dirigidos a la preparación de cada ser humano individual, a fin de pasar a ese reino. El conocimiento de que puedan haber manifestaciones aún mayores que el reino de Dios, es inspirador, pero eso es todo. La manifestación del reino de Dios en la Tierra, la preparación del camino para su gran Inaugurador, el Cristo, la posibilidad de la exteriorización de la Jerarquía en la Tierra, presupone para todos y cada uno, una tarea plenamente adecuada y algo por qué vivir y trabajar, soñar y aspirar.

Por lo tanto, (esta instrucción) no va dirigida al primer grupo o grupos que reciban estos escritos; está destinada a un grupo que se formará posteriormente y preparará el camino, y de él pueden formar parte los aspirantes más avanzados si “caminan humildemente con su Dios”. Éste, hermano mío, es uno de los preceptos más avanzados de cualquier Escritura del mundo, y está contenido en La Biblia. No se refiere en absoluto a la humildad tal como generalmente se la interpreta y entiende. Significa la habilidad de observar la vida con un sentido de divina proporción, desde el ángulo de las matemáticas espirituales y (por paradójico que parezca) sin ningún sentido de dualismo. El significado común es incorrecto. El verdadero, implica aceptación y comprensión del propósito, en tal forma que la personalidad consagrada -controlada por la mónada, por intermedio del antakarana y en colaboración con el único Dios conocido- camine por las sendas de la Tierra como un canal para las tres cualidades divinas (amor, voluntad, inteligencia) y también como un canal para lo que las tres cualidades le permitirán más adelante presentir, conocer y revelar.

Día 17 de agosto; se produce un fenómeno meteórico sobre España:

el día 22 de agosto, fuerte seismo, en la ciudad de Torrevieja:

torrevieja

Las temperaturas en España, continúan extremadamente altas.

18 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Mensajes, comentarios, aclaraciones...

el Rayo de el Alma, y el despertar búdico de la Mente.

Nota de el Blog: Quisiera saludar, al Sr. Gilgamesh, quién desde su blog "Tiempos Llegados", compartimos tantos datos y temáticas tan interesantes. Es motivo de gran alegría, comprobar lo próximos que estamos en tantas cosas: saludos afectuosos, también, a TODOS los Argentinos.

” Los distintos cuerpos se han ido paulatinamente desarrollando y han sido utilizados, refinados y organizados. Gradualmente se ha empleado y sensibilizado el equipo sensorio del hombre y, en la actualidad, hay en el mundo infinidad de hombres y mujeres cuyo instrumento de respuesta y de contacto ha alcanzado tal grado de eficacia y está tan alejado, en relación con el hombre primitivo, como los vehículos del hombre moderno común lo están del Cristo y del Buddha, con su inmenso y amplio cambio de percepción subjetiva y divina. El desarrollo del sistema nervioso ha ido a la par del mecanismo síquico interno, y el del sistema glandular ha reflejado fielmente el de los grandes centros de fuerza, con las líneas interconectadas de energía. Paso a paso, la conciencia del hombre ha cambiado de:

La conciencia estrictamente animal, centrada en los apetitos físicos naturales, a la del ser individual y vital que responde a los impactos de un medio ambiente que no comprende inteligentemente, pero en el cual vive. Éste es el estado de conciencia primitivo y salvaje que ya ha sido superado y pertenece a una remota historia racial. Esta etapa primitiva fue testigo del nacimiento de esa orientación religiosa que llamamos animismo.
La conciencia del ser vital primitivo al estado de conciencia coloreado casi totalmente por el deseo de la satisfacción material. Esto, con el tiempo, se trasmuta en una respuesta emotiva a las condiciones del medio ambiente, que lleva a una intensificada “vida de deseo” y a un desenvolvimiento de la facultad imaginativa. Finalmente produce al místico y su consiguiente aspiración, su sentido de la dualidad y su búsqueda de Dios, además de una intensa devoción a uno u otro tipo de ideal.
La conciencia centralizada en los deseos y anhelos vitales emotivos, a la conciencia mental inteligente, inquisidora e intelectualmente sensible, capaz de responder a las corrientes de pensamientos y reaccionar con constante firmeza, vigor y sensibilidad, al impacto de las ideas.
De uno u otro de estos estados de conciencia, alternando el énfasis de los mismos, o haciéndolos predominantemente activos en cualquiera de los aspectos inferiores a los de la personalidad integrada, egoístamente ocupada en sí misma, en su amor propio y en sus propias expresiones, aparentando así ser un grande e intrépido individuo que demuestra poder y propósito en un mundo que él explota para sus propios fines egoístas.

Cuando se llega a esta etapa, el enfoque de la vida es predominantemente materialista, y el hombre se hace ambicioso, eficiente y poderoso. Sin embargo, lentamente se despierta en él un divino descontento, y los resultados de la experiencia obtenida en sus empresas y en su vida, comienzan a no satisfacerle. Entonces tiene lugar otro cambio de conciencia, y se esfuerza al principio inconscientemente y más tarde conscientemente, por alcanzar la vida y la significación de una realidad vagamente sentida.

El alma empieza a hacer sentir su presencia y a aferrarse, en un sentido diferente del de ahora y en forma más activa, a sus vehículos de expresión y servicio.

En este resumen se ha esbozado el amplio y general delineamiento del proceso. Evidentemente existirán graduaciones dentro del proceso; hay en la tierra hombres de todos los estados de conciencia. En algunos, sus vehículos estarán centralizados en la vida sensoria. En otros, la conciencia cambiará el énfasis de un vehículo a otro y así llegarán a despertar y a ser más incluyentes en sus contactos y percepciones. Aún otros, poseerán una conciencia en desarrollo que se está organizando para expresarse plenamente como hombres y personalidades integradas que trabajan para lograr fines materiales, poniendo en la realización de esos objetivos toda la fuerza y el poder de una activa personalidad integrada. Existirán también aquellos cuya conciencia va despertando gradualmente a un nuevo y más elevado sentido de los valores; lentamente al principio y luego con mayor rapidez, a medida que adquiere mayor habilidad, cambia su foco de atención del mundo materialista y de un vivir egoísta, al mundo de las verdaderas realidades espirituales.

Poco a poco la conciencia del tercer aspecto de la divinidad se coordina con la del segundo aspecto y, mediante la experiencia adquirida en la forma, entra en actividad la conciencia crística. El hombre comienza a agregar a la experiencia adquirida, como personalidad en los tres mundos del esfuerzo humano, la percepción intuitiva espiritual, patrimonio de los que han despertado en el reino de Dios. Paralelamente con este desarrollo de la conciencia del hombre, tenemos la evolución del mecanismo por el cual esa conciencia, que se expande cada vez más, se pone en armonía con el mundo de la percepción sensoria, de los conceptos intelectuales y de los conocimientos intuitivos. No trataremos el desarrollo de este aspecto de la forma. Sólo indicaré que al pasar la conciencia de un cuerpo a otro, expandiendo constantemente sus contactos, los centros del cuerpo etérico del hombre (cuatro arriba del diafragma y tres abajo) entran en actividad en tres etapas principales, aunque a través de innumerables despertamientos menores: (sigue después del vídeo)

Su desarrollo es similar al proceso que se efectúa desde “el capullo cerrado hasta el loto abierto” y tiene lugar en el período evolutivo común. Los pétalos del loto llegan a ser vibrantes y vívidos. Ésta es la etapa de integración de la personalidad. El corazón del loto, “la joya en el loto”, comienza también a actuar vívidamente. Éste es el período que corresponde a las etapas finales del Sendero.

El proceso del desarrollo se produce mediante cinco crisis del despertamiento, de modo que tenemos un proceso triple y un movimiento quíntuple:

a) Los centros que están abajo del diafragma son los factores controladores y dominantes. La etapa del denso materialismo, del deseo inferior y del impulso físico, se halla en plena expresión. Esto llegó a su máximo desarrollo en la raza Lemuriana, donde el centro sacro era el factor controlador.
b) Dichos centros entraron en plena actividad adquiriendo mayor énfasis el centro plexo solar, el cual oportunamente se convierte en el gran centro de distribución de todas las fuerzas inferiores y marca el periodo de cambio a un cuerpo superior, el astral. Ésta fue la característica del desarrollo racial atlante.
c) El despertar del centro laríngeo y la trasferencia de gran parte de la energía inferior a la actividad laríngea. El centro ajna comienza a activarse produciendo personalidades integradas y creadoras. Esta etapa es característica de la actual raza aria.
d) El despertar del centro cardíaco y la trasferencia de la energía del plexo solar a dicho centro, trae la formación de grupos y permite introducir un sentido nuevo y más pleno de energía espiritual. Entonces el énfasis pasa a esos contactos de percepción que revelan el reino de Dios, y el quinto reino de la naturaleza llega a ser activamente creador en la tierra. Esta será la característica de la conciencia próximamente.
e) El despertar del centro coronario, con el consiguiente despertar del fuego kundalini en la base de la columna vertebral. Esto lleva a la integración final del alma y el cuerpo, y a la aparición, en la tierra, de una humanidad perfecta, que expresará la naturaleza de la última raza.

alma

No olviden que siempre hay quienes expresan la característica de uno de estos distintos estados de conciencia. Muy pocos en la tierra, en la actualidad, son capaces de expresar un estado inferior de tan relativo desarrollo como el de la conciencia lemuriana. Son pocos también, en el otro extremo del Camino, los que expresan la perfección divina; entre estos dos extambién hace referenciatremos se encuentran todos los grados posibles de desarrollo y desenvolvimiento.

El hombre es, por lo tanto (desde el punto de vista de la expresión de la fuerza), un conglomerado de energías antagónicas y un activo centro de fuerzas en movimiento, que cambia constantemente su enfoque y contiene además numerosas corrientes de energía que presentan una confusa variedad de interrelación activa, interpenetración, lucha interna e interdependencia, hasta el momento en que las fuerzas de la personalidad (símbolo de la divina multiplicidad) son subyugadas o “aplacadas” por el alma dominante. Esto es lo que lealmente se quiere significar al emplear la palabra alineamiento, que es el resultado de:

El control que ejerce el alma sobre la personalidad.
El descenso de la energía del alma al cerebro, por conducto de los cuerpos mental y emocional, produciendo así la subyugación de la naturaleza inferior, el despertamiento de la conciencia cerebral a la percepción del alma, y un nuevo alineamiento de los cuerpos.
El correcto ordenamiento, de acuerdo al tipo de rayo, de las energías que animan y despiertan dinámicamente los centros a la actividad. Esto conduce eventualmente a que se efectúe un alineamiento directo de los centros de la columna vertebral, para que la energía del alma pueda ascender y descender a través de los centros desde el centre rector de la cabeza. Mientras se perfecciona este proceso a fin de que controle el alma (el período de tiempo, desde el punto de vista de la conciencia limitadora de la personalidad, es muy extenso), el tipo de rayo al cual pertenecen los vehículos aparece constantemente, y el rayo de la personalidad comienza a controlar la vida; finalmente, el rayo del alma empieza a dominar al de la personalidad y a subyugar su actividad.

Con el tiempo, el rayo monádico asume el control, absorbiendo en sí mismo el rayo de la personalidad y el del alma (en la tercera y quinta iniciaciones) y así definitivamente se subyuga la cualidad y “permanece sólo Aquel Que Es”.

26 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...

la redención Universal del Ángel Caido

Vamos a dejar abierto; planteando simplemente éste tema, por si alguien más quiere decir algo al respecto.

El Antiguo Comentario, al hablar del trabajo de aquellos cuyo dharma es disipar el espejismo mundial, emplea las siguientes expresiones:

“Ellos vienen y permanecen en medio de las formas que giran -algunas de rara belleza y otras de horror y desesperación. No miran acá o allá, sino que, con sus rostros vueltos hacia la luz, permanecen. Así, a través de sus mentes afluye la luz pura para disipar las brumas.

“Ellos vienen y descansan. Cesan en sus trabajos externos, se detienen para realizar un trabajo distinto. Dentro de sus corazones hallan el descanso. No van de acá para allá, pero constituyen un punto de paz y descanso. Lo que en la superficie vela y oculta lo real, comienza a desaparecer, y desde el corazón en reposo se proyecta un rayo de fuerza disipadora que se mezcla con la luz brillante, desapareciendo entonces las brumas creadas por el hombre.

“Ellos vienen y observan. Poseen el ojo de la visión; también el ojo para dirigir correctamente la fuerza necesaria. Ven el espejismo del mundo y, al verlo, observan detrás de él todo lo que es verdadero, bello y real. Así, mediante el ojo de budi, llega el poder para expulsar los arremolinantes y ofuscadores espejismos de ese mundo ilusorio.

“Ellos permanecen, descansan y observan. Así son sus vidas y tal es el servicio que prestan al mundo de los hombres”.

angel

La Conciencia, nuestra consciencia y Alma, es parte esencial en la redención.

más datos, verdaderamente sorprendentes, en los siguientes vídeos:

33 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Metanoia, Piedra Angular

cánticos en el umbral: morador y Ángel

Gravísimas mentiras, engañan a la Humanidad. Debiéramos de valorar las herramientas que necesitamos para poder desenmascararlos, porque necesitamos diagnosticar las etiologías de las enfermedades, es decir, a los engaños y a los encubridores, y así, vamos a encontrar el remedio.

Para el pensamiento público es de gran valor la verdadera explicación respecto a la evolución del Ego, siendo muy grande el desarrollo gradual de sus capacidades en la tierra.

El hombre puede considerar esta cuestión de dos formas, ambas proporcionarán tema para la meditación y merecen ser consideradas seriamente. Han sido tratadas por los pensadores de muchas escuelas de pensamiento y, por ende, no necesitan una extensa elucidación. Puede considerarse que el problema exige del ente humano (actuando en el cuerpo físico) elevar su conciencia interna hasta los niveles superiores del plano mental, por lo tanto implica elevar o expandir su conciencia incipiente hasta llegar a ser consciente de esa vida superior. Tal es el camino del acercamiento místico; muchos ejemplos de esta realización pueden ser estudiados en la vida de los místicos de todas las épocas. Por medio de la devoción pura, la dedicación intensa y una severa disciplina del cuerpo físico, el místico penetra en el centro cardíaco de su pequeño sistema y los rayos de su propio sol central irradian sobre su vida la luz divina egoica. También podría decirse que el problema reside en que el hombre concentra su esfuerzo en hacer descender a la conciencia del cerebro físico -por consiguiente al plano físico- la vida, el poder y la energía del centro interno, el Ego. Ello significa necesariamente comprender en forma científica las leyes del ser y reconocer la naturaleza dual del Yo. Implica dedicarse a la tarea de dominar los señores lunares por medio del radiante control del Señor solar. Tal es el método esotérico, por el cual se estudia la constitución de esas entidades que forman la cuádruple naturaleza interna, la personalidad, y se investigan profundamente esas Esencias divinas que construyen el cuerpo del Ego o Yo superior. A esto debe agregarse también la severa aplicación de las leyes de la naturaleza al problema individual.

El propósito de éstos escritos, consiste en aplicar el último método mencionado, pues la meta consiste en esclarecer la razón del proceso.

ave cantando

Nuevo Grupo

En el devachán el hombre da forma y pule las piedras con que edifica el Templo de Salomón. Es el taller adonde se llevan las piedras individuales (buenas acciones y pensamientos) para ser modeladas después de haber sido extraídas de la cantera de la vida personal. Por ser de materia mental, puede considerárselo como un centro o corazón de paz, dentro de la periferia de la esfera de influencia de la unidad mental. Las cuatro espirillas forman cuatro corrientes de fuerzas protectoras. Una analogía de esta corriente de fuerza puede observarse en los cuatro ríos que emanaron del Jardín del Edén. De allí es expulsado el hombre al mundo de la encarnación física, y el Ángel de la espada flamígera cuida la entrada cerrándole el paso hasta el momento de haber evolucionado en tal grado que pueda llegar al portal cargado con piedras, capaces de resistir la acción del fuego.

Cuando somete estas piedras al fuego y resisten la prueba, puede entrar de nuevo al “Cielo”, aunque su tiempo está limitado por la naturaleza y cualidad de lo que ha traído.

Cuando, en el devachán, la conciencia ha absorbido toda la esencia de la experiencia de la vida, entonces ese lugar o aspecto de materia no puede absorberlo y, evadiendo toda limitación, penetra en el vehículo causal.

2. El Movimiento en el Cuerpo Causal.

Hemos estudiado en parte esta actividad al manifestarse la forma cuádruple en la envoltura o cuerpo mental; la razón por la cual no se ha dicho mucho respecto a este tema se debe a que el cuerpo mental está regido por las leyes del aspecto materia y sujeto a las mismas reglas que rigen a los vehículos materiales de todo lo existente; sólo que es materia de grado más refinado.

En consecuencia, el estudiante puede aplicar al cuerpo mental lo que se ha dicho anteriormente respecto a los cuerpos astral y físico, y evitar así la necesidad de tratar el tema con más detalles. El cuerpo causal difiere del aspecto Brahma en que éste es una personificación más plena de la vida del segundo aspecto, predominando las características de éste. Estudiar la naturaleza del movimiento en el vehículo causal requiere mucha claridad mental y adecuada apreciación de la naturaleza de ese cuerpo.

logos solar y humano

EN COMENTARIOS: LOS GRAVES DATOS DE LA MANIPULACION PSICOFISICA.

23 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Mensajes, comentarios, aclaraciones...

hacia nuevas concepciones universales

Tenemos la certeza, de que Todos nos hallamos en las sendas, hacia nuevas maneras de concebir la manifestación Universal, desde los puntos de vista subjetivos y objetivos de el Ser; lo cual nos lleva implícito los trabajos para superar ilusiones y espejismos: los desenmascaramientos y el conocimiento.

Consideramos, aunque superficialmente, el hecho de que el ego se apropia de las formas mediante las cuales puede expresarse en los distintos niveles de manifestación divina. Se ha observado que tales formas, a su debido tiempo, personifican la voluntad y el propósito de su interno Morador divino.

Este Morador interno es el alma. A medida que el ciclo evolutivo sigue su curso tienen lugar tres desarrollos:

Las formas a través de las cuales ella se expresa, se desarrollan poco a poco como resultado de:
Encarnaciones sucesivas.
El impulso y la consiguiente actividad del deseo.
La interpretación de la experiencia que se intensifica y llega a ser más correcta y adecuada a medida que pasa el tiempo.
El yo interno, identificado con la naturaleza forma:
Llega a ser poco a poco consciente y, en consecuencia, inteligentemente activo en los tres mundos de la evolución humana.
Cambia su foco de atención sucesivamente de un cuerpo a otro, pasando conscientemente a estados cada vez más elevados de conciencia, hasta que el Sendero de Búsqueda se convierte en el Sendero de Retorno, y el deseo de identificarse con la forma se convierte en aspiración por lograr la autoconciencia. Más tarde se obtiene la identificación con el Yo en su propio nivel de conciencia.
Se reorienta, y así en sentido oculto “abandona lo que hasta entonces le parecía deseable y aspira alcanzar aquello que hasta entonces no había percibido”.
En el proceso evolutivo el aspirante pasa por una etapa intermedia en que la “divina atracción” reemplaza a la atracción que ejercen los tres mundos; esta etapa se desarrolla en cinco partes:
El período en que se da cuenta de la dualidad y de la falta de control.
El período en que se afirma el autocontrol mediante el siguiente proceso:
La descentralización.
La comprensión de la tarea que debe realizar.
La investigación, por el divino Observador, respecto a la naturaleza de la vida de la forma.
La divina expresión, comprensivamente aplicada, por medio de la forma.
El período en que tiene lugar el alineamiento y (mediante la comprensión y la práctica) la forma se subordina gradualmente a los requisitos del Yo, comenzando a trabajar al unísono con éste.
El período en que las formas se van alineando a intervalos cada vez más frecuentes, son:
integradas en una personalidad activa y funcionante;
arrastradas por el poder de su vida personal dominante o integrada;
controladas gradualmente por el Yo y fusionadas en un instrumento para servir eficientemente al mundo;
unificadas, en intención y propósito, con el alma.
El período en que el rayo de la personalidad y el del alma se fusionan en una sola energía, y el rayo de la personalidad se convierte en una cualidad del alma, complementario del rayo del alma, posibilitando el desarrollo del propósito del alma en los tres mundos.

Así es como progresamos, y de este modo forma y conciencia, apariencia y cualidad, se unen y se alcanza la unidad divina, dando fin a la dualidad sentida hasta entonces, que ha obstaculizado al aspirante.

los silencios

… el juego más emocionante, otra vez ante nuestros ojos ¿ se apunta vd., también voluntariamente … o habrá que empujarle un poquito ? …

PARA LEER EN COMENTARIOS:

agoralibre
12 julio, 2016

4. Los Centros y los Sentidos Normales y Supranormales.

Antes de entrar a considerar los centros y su relación con los sentidos, Será necesario indicar ciertos hechos interesantes respecto a tales sentidos, y preparar el terreno para una mayor información.

¿Qué son los sentidos? ¿Cuántos hay? ¿Cuál es su relación con el Hombre inmanente, el Pensador, el Verdadero Ser interior … ? Éstos son interrogantes de vital importancia, y por su inteligente comprensión se obtiene la capacidad de seguir sabiamente el sendero del conocimiento.

Los sentidos pueden ser definidos como los órganos por medio de los cuales el hombre se da cuenta de cuanto lo rodea. Quizás no debiéramos llamarlos órganos (porque todo órgano es una forma material que existe para un propósito) sino medios de los que el Pensador se vale para ponerse en contacto con su ambiente. Medios de que se vale para investigar, por ejemplo, el plano de la materia densa; medios para adquirir experiencia, con los cuales descubre lo que necesita saber, y percibe y expande su conciencia. Consideramos los cinco sentidos tal como los emplea el ser humano. Estos sentidos existen también en el animal; pero debido a que carece de la facultad pensante correlacionadora, y la “relación entre” el yo y el no-yo está poco desarrollada, no nos ocuparemos de ellos. Los sentidos del reino animal constituyen una facultad grupal que se manifiesta como instinto racial. Los sentidos del hombre son su acervo individual y se manifiestan como

realización individual de su propia conciencia,
capacidad para afirmar ese individualismo,
medio valioso para la evolución de su propia conciencia,
fuente de conocimiento, y
facultad transmutadora cuando finaliza la vida en los tres mundos.

Enumerados por orden de desarrollo, como ya sabemos, los sentidos son cinco:

Oído.Tacto.Vista.Gusto.Olfato.

Cada uno de estos cinco sentidos se relaciona definidamente con uno de los planos, teniendo además su analogía en todos los planos. (SIGUE EN COMENTARIOS)

31 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Mensajes, comentarios, aclaraciones...

la voz del silencio, es melodía del Alma

Verdaderamente, en las disyuntivas de cualesquiera apariencias, cuando cesan los ruidos, aprendemos a escuchar los significados en las armonías que pueblan el universo. Necesitamos aprender a captar y valorar a las energías álmicas, que promueven y renuevan en nosotros el verdadero carácter de nuestro Ser; el cual es suprafísico, inmaterial, y perfecto.

Física, emocional, y psicológicamente, detectamos los estados pasajeros de la temporalidad, los caracteres de la naturaleza en la cual participamos, y si nos hallamos interesados, de todo ello practicamos y aprendemos, pues la esencia verídica es el magisterio de lo perfecto.

“Siempre que algo sea percibido y sentido, constituye una experiencia del alma; siempre que un pensamiento y un sentimiento se identifiquen, allí está el alma. El alma significa unidad, unicidad y unión entre el deseo interno y la realidad externa. A medida que el hombre progresa y acepta el universo, y adquiere la compatibilidad entre lo que siente, como deseo interno, y lo que percibe, como disposición externa, y a medida que se expanden ambos elementos, el alma va hacia la grandeza.”

melodía alma

Dice la gran Ley: «Para llegar a ser CONOCEDOR del YO ENTERO necesitamos, primeramente, ser conocedor del YO ». Para lograr el conocimiento de tal YO, tienes que abandonar el Yo al No- Yo, el Ser,
al No – Ser, y entonces podrás tú responder entre las alas de la GRAN AVE.

Sí, dulce es el reposo entre las alas de aquello que no ha nacido ni muere, antes bien es el AUM a través de las eternidades. Monta en el Ave de Vida, si pretendes saber. Abandona tu vida, si quieres vivir.

Tres Vestíbulos, oh fatigado peregrino, conducen al término de los penosos trabajos. Tres Vestíbulos, oh vencedor de Mara, te conducirán por tres diversos estados al cuarto, y de allí a los siete mundos, a los mundos del Eterno Reposo.

Aquel que ha de darte nacimiento, búscalo en el Vestíbulo de la Sabiduría, el Vestíbulo que está situado más allá, en donde son desconocidas todas las sombras y donde la luz de la verdad, brilla con gloria inmarcesible.

Aquello que es increado reside en ti, discípulo, como reside en aquel Vestíbulo. Si quieres llegar a él y fundir los dos en uno, debes despojarte de las negras vestiduras de la ilusión. Acalla la voz de la carne, no consientas que ninguna imagen de los sentidos se interponga entre su luz y la tuya, para que así las dos puedan confundirse en una, y tan pronto te hayas persuadido de tu propio Agnyana, huye del Vestíbulo de la Instrucción.

Este Vestíbulo, tan peligroso en su pérfida belleza es necesario sólo para tu prueba. Cuidado, lanú, no sea que, deslumbrada por el resplandor ilusorio, se detenga tu alma, y en su engañosa luz quede presa. Esta luz radiante emana de la joya del Gran Engañador (Mara); hechiza los sentidos, ciega la mente, y convierte al incauto en un náufrago desvalido.

La pequeña mariposa, atraída por la deslumbradora luz de tu lámpara de noche, está condenada a perecer en el viscoso aceite. El alma imprudente que deja de luchar aferrada por el demonio burlón de la ilusión, volverá a la tierra como esclava de Mara.

Contempla las legiones de almas. Mira cómo se ciernen sobre el proceloso mar de la vida humana, y cómo exhaustas, perdiendo sangre, rotas las alas, caen una tras otra en las encrespadas olas. Sacudidas por los huracanes, acosadas por el furioso vendadal, precipítanse en los regolfos, y desaparecen abismadas en el primer gran vórtice.

Si desde el Vestíbulo de la Sabiduría pretendes pasar al Valle de Bienaventuranza, cierra por completo tus sentidos, discípulo, a la grande y espantable herejía de separatividad que te aparta de los demás. No permitas que tú «nacido del Cielo», sumido en el mar de Maya, se desprenda del Padre Universal (ALMA) , antes deja que el ígneo Poder se retire al recinto más interno, la cámara del corazón y morada de la Madre del Mundo.

Entonces, desde el corazón aquel Poder ascenderá a la región sexta, la región media, el lugar situado entre tus ojos, cuando se convierte en el aliento del ALMA UNA, la voz que todo llena, la voz de tu Maestro. Sólo entonces podrás tú convertirte en «Paseante del Cielo», que con su planta huella las auras sobre las olas, sin que a su paso los pies toquen las aguas. Antes de que puedas sentar el pie en el peldaño superior de la escala, la escala de los místicos sonidos, tienes que oír la voz de tu Dios interno de siete modos.

LA CIENCIA DE LA OBSERVACION, INDIVIDUAL Y GRUPAL, puede resultar clarifícante y exacta.

25 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...