Comprensión; anhelo a la llamada del corazón; aquello que depende de nosotros.

Superar los engaños aparienciales, es cuestionar los condicionamientos de nuestros sentidos, siendo nosotros mismos, lo que verdaderamente somos: un nuevo sentido cognitivo, en nuestra esencialidad, una nueva gnosis intuitiva, instrumento consciente, e incondicionado, de lo espiritual.

Nuestros tres estados de conciencia: vigilia, sueño con sueños, y sueño profundo; despiertan el interés en la vivencia espiritual, entendida cómo armonía en lo físico y en lo desconocido. En el descanso profundo, en la Paz del Alma, los sueños no inducen temor, sabiendo que son sueños…

…en la interacción entre mente y corazón, entre reflexión e impulso de deseo, despertando nuestra autoconciencia objetiva; nos mostramos nuestros caminos de las experiencias…

Fernando
enero 23, 2012 a las 5:45 pm (Editar)

Son unos vídeos estupendos.
Mejor aún la cabecera:
“Superar los engaños aparienciales, es cuestionar los condicionamientos de nuestros sentidos, siendo nosotros mismos, lo que verdaderamente somos:
…///…

seguimos en comentarios…

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...

3 Respuestas a “Comprensión; anhelo a la llamada del corazón; aquello que depende de nosotros.

  1. Fernando

    Son unos vídeos estupendos.
    Mejor aún la cabecera:
    “Superar los engaños aparienciales, es cuestionar los condicionamientos de nuestros sentidos, siendo nosotros mismos, lo que verdaderamente somos: un nuevo sentido cognitivo, en nuestra esencialidad, una nueva gnosis intuitiva, instrumento consciente, e incondicionado, de lo espiritual. ”

    Una verdad dificil de comprender para el que no lo ha experimentado. El budismo lo llama estado del Buda o Bodhisava (creo que se escribe así) o estado de iluminación. Estado que nuestra compasión quiere para TODOS los seres.
    Un saludo de corazón.

  2. ! Recuerdos de Salamanca, amigo Fernando…!

    ¿Conoce Vd., las calles de éste vídeo…?

  3. Fernando

    Si, la románica -redonda- iglesia de San Marcos era una de mis favoritas para ir a meditar.
    Gracias.
    Hasta mañana.