El alma enfrenta la verdad de las cosas, sin temor ni llantinas nostálgicas … * diputado vasco LLAMA CRIMINAL AL GOBIERNO, EN EL CONGRESO

que nadie se agobie demasiado, las luchas pueden prolongarse a largos plazos… muchos, quieren practicar comprender

Casi 4.000 operaciones suspendidas en los primeros siete días de huelga médica, en la provincia de Madrid, no hay facultativos para dar altas, consultas canceladas…

Tenemos aquí unos datos, que nos amplían las perspectivas de las terribles manipulaciones, de las cuales las criaturas, son ( y somos) víctimas; éstas son cuestiones que nos afectan a todos.

Los Policias Municipales de Madrid, advierten a extranjeros y Turistas, que la seguridad no está garantizada, debido a los recortes salariales.

los siguientes vídeos, aportan también, importantes datos actualizados,

no es fácil, exponer la verdad de las cosas que suceden… el siguiente vídeo está cerca

España tardará 25 años en recuperar el bienestar y el 38% será pobre durante 10 años… por lo menos.
Así, pronostica que en diez años la pobreza y la exclusión social podrían incrementarse de manera drástica: el número de pobres alcanzaría los 18 millones (el 38% de la población) y el 20% de las personas más ricas en España podrían llegar a ingresar de media 15 veces más que el 20% de las personas más pobres.
Las decisiones políticas tomadas en el convulso contexto de la crisis están llevando a cambios estructurales y en el nuevo equilibrio de fuerzas, se restringe la participación ciudadana en las políticas públicas y el poder del Estado cede espacio frente a los mercados.

¿ Para qué alucinar, inventando falsedades…? ¿ A quién se beneficia, no diciendo ó targiversando, lo que se está provocando que suceda …?

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Superando Matrix

13 Respuestas a “El alma enfrenta la verdad de las cosas, sin temor ni llantinas nostálgicas … * diputado vasco LLAMA CRIMINAL AL GOBIERNO, EN EL CONGRESO

  1. los cuentos nos han ayudado a expander o a abrir nuestra mente,…mi consejo seria,… no dar nada por sentado,… continuamos aprendiendo,…
    o deberia decir desaprendiendo?,…aqui les dejo una historia increible,…
    o no, … solo depende de uno mismo.

    • Hace unos años, coincidí en Canarias, con unas actividades concretas de maniobras militares de la otan, frente a las costas.

      Perseguían ó buscaban algo, y estuvieron utilizando ondas ultrasónicas, ó lo que sea, para “radiografiar” los fondos marinos de las aguas canarias.

      Murieron muchas especies marinas, y durante las semanas siguientes, aparecieron varadas en las playas.

      Así que puedo confirmar, la realidad de éstos asuntos; no son cuentos, posiblemente lo que indica el vídeo es cierto.

      Saludos.

  2. La verdad no puede ser observada, si carecemos del más humilde interés.

  3. Todos los datos nos indican respecto a las terribles manipulaciones que se efectúan en lo físico, y que nos causan diferentes perturbaciones en nuestras conciencias. ¿ Hasta dónde llega éste asunto…? ¿ Hasta qué punto se intenta condicionar y someter, al alma humana. ?

    • Hasta el punto en que ella, el alma, no se pueda reconocer a si misma,… o cuando menos, que encuentre para conseguirlo obstáculos y dificultades prácticamente insalvables.
      Esto sería suficiente,… es decir,… la continuidad de la misma situación que hemos estado viviendo hasta ahora,… encerrados en el patético laberinto de la mediocridad espiritual.

  4. efectivamente, roverdos,

    intentamos compartir los datos fundamentales respecto a los factores que condicionan el mantenimiento de la situacción actual

    es estupendo, que podamos tener diferentes percepciones al respecto

    pues, así, aportamos al conjunto las energías complementarias que precisa

    es por ésto, que creo importante, que tomemos participación activa, aquí ó dónde sea

    nos aseguran que el pensamiento es una fuerza, y ésto lo hacemos entre todos

    la pasividad, la inercia, los falsos alucines, e ingenuos protagonismos egocéntricos, la escasa reacción inteligente, ante los problemas, puede tener su significado ante la verdad

  5. alma9

    Gracias roverdos, un documental IMPRESIONANTE con mayúsculas. En cuanto al comentario del alma, me gusta pensar que no existe nadie que pueda impedir que se reconozca a sí misma, la mediocridad espiritual tendrá su fin, como todo.

  6. alma9

    Os dejo un bonito cuento (un poco largo)
    DEL LIBRO “MANUAL DEL GUERRERO DE LA LUZ” DE PAULO COELHO
    “Los guerreros de la luz a menudo se preguntan qué están haciendo aquí, y muchas veces piensan que sus vidas no tienen sentido. Por eso son guerreros de la luz. Porque se equivocan. Porque preguntan. Porque continúan buscando un sentido a la vida. Y porque acabarán encontrándolo.”

    -En la playa al este de la aldea, existe una isla, con un gigantesco templo lleno de campanas -dijo la mujer.

    El niño reparó que ella vestía ropas extrañas y llevaba un velo cubriendo sus cabellos. Nunca la había visto antes.

    -¿Tu ya lo conoces? -preguntó ella-. Ve allá y cuéntame qué te parece.

    Seducido por la belleza de la mujer, el niño fue hasta el lugar indicado. Se sentó en la arena y contempló el horizonte, pero no vio nada diferente de lo que estaba acostumbrado a ver: el cielo azul y el océano.

    Decepcionado, camino hasta un pueblecito de pescadores vecino, y preguntó sobre una isla con un templo.

    -Ah, eso fue hace mucho tiempo, en la época en que mis bisabuelos vivían aquí –dijo un viejo pescador-. Hubo un terremoto y la isla se hundió en el mar. Sin embargo, aun cuando no podamos ya ver la isla, aún escuchamos las campanas de su templo, cuando el mar las agita en su fondo.

    El niño regresó a la playa e intentó oir las campanas. Pasó la tarde entera allí, pero sólo consiguió oir el ruido de las olas y los gritos de las gaviotas.

    Cuando la noche llegó, sus padres vinieron a buscarlo. A la mañana siguiente, él volvió a la playa; no podía creer que una bella mujer pudiese contar mentiras. Si algún día ella regresaba, él podría decirle que no había visto la isla, pero que había escuchado las campanas del templo que el movimiento del agua hacía que sonasen.

    Así pasaron muchos meses; la mujer no regresó, y el chico la olvidó; ahora estaba convencido de que tenía que descubrir las riquezas y tesoros del templo sumergido. Si escuchase las campanas, sabría su localización y podría rescatar el tesoro allí escondido.

    Ya no se interesaba más por la escuela, ni por su grupo de amigos. Se transformó en el objeto de burla preferido de los otros niños, que acostumbraban a decir: “Ya no es como nosotros, prefiere quedarse mirando el mar porque tiene miedo de perder en nuestros juegos”.

    Y todos se reían, viendo al niño sentado en la orilla de la playa.

    Aun cuando no consiguiese escuchar las viejas campanas del templo, el niño iba aprendiendo cosas diferentes. Comenzó a percibir que, de tanto oir el ruido de las olas, ya no se dejaba distraer por ellas. Poco tiempo después, se acostumbró también a los gritos de las gaviotas, al zumbido de las abejas y al del viento golpeando en las hojas de las palmeras.

    Seis meses después de su primera conversación con la mujer, el niño ya era capaz de no distraerse por ningún ruido, aunque seguía sin escuchar las campanas del templo sumergido.

    Otros pescadores venían a hablar con él y le insistían: -¡Nosotros las oímos! –decían.

    Pero el chico no lo conseguía.

    Algún tiempo después, los pescadores cambiaron su actitud.

    -Estás demasiado preocupado por el ruido de las campanas sumergidas, olvídate de ellas y vuelve a jugar con tus amigos. Puede ser que sólo los pescadores consigamos escucharlas.

    Después de casi un año, el niño pensó: “Tal vez estos hombres tengan razón. Es mejor crecer, hacerme pescador y volver todas las mañanas a esta playa, porque he llegado a aficionarme a ella”. Y pensó también: “Quizá todo esto sea una leyenda y, con el terremoto, las campanas se hayan roto y jamás vuelvan a tocar.”

    Aquella tarde, resolvió volver a su casa.

    Se aproximó al océano para despedirse. Contempló una vez más la Naturaleza y, como ya no estaba preocupado con las campanas, pudo sonreir con la belleza del canto de las gaviotas, el ruido del mar, el viento golpeando las hojas de las palmeras. Escuchó a lo lejos la voz de sus amigos jugando, y sintióse alegre por saber que pronto regresaría a sus juegos infantiles.

    El niño estaba contento y -en la forma en que sólo un niño sabe hacerlo- agradeció el estar vivo. Estaba seguro de que no había perdido su tiempo, pues había aprendido a contemplar y a reverenciar a la Naturaleza.

    Entonces, porque escuchaba el mar, las gaviotas, el viento en las hojas de las palmeras y las voces de sus amigos jugando, oyó también la primera campana.

    Y después otra.

    Y otra más, hasta que todas las campanas del templo sumergido tocaron, para su alegría.

    Años después, siendo ya un hombre, regresó a la aldea y a la playa de su infancia. No pretendía rescatar ningún tesoro del fondo del mar; tal vez todo aquello había sido fruto de su imaginación, y jamás había escuchado las campanas sumergidas en una tarde perdida de su infancia. Aun así, resolvió pasear un poco para oir el ruido del viento y el canto de las gaviotas.

    Cual no sería su sorpresa al ver, sentada en la arena, a la mujer que le había hablado de la isla con su templo.

    -¿Qué hace usted aquí? -preguntó.

    -Esperar por ti -respondió ella.

    El se fijo en que, aunque habían transcurrido muchos años, la mujer conservaba la misma apariencia: el velo que escondía sus cabellos no parecía descolorido por el tiempo.

    Ella le ofreció un cuaderno azul, con las hojas en blanco.

    -Escribe: un guerrero de luz presta atención a los ojos de un niño. Porque ellos saben ver el mundo sin amargura. Cuando él desea saber si la persona que está a su lado es digna de confianza, procura verla como lo haría un niño.

    -¿Qué es un guerrero de luz?

    -Tú lo sabes -respondió ella, sonriendo-. Es aquel que es capaz de entender el milagro de la vida, luchar hasta el final por algo en lo que cree, y entonces, escuchar las campanas que el mar hace sonar en su lecho.

    El jamás se había creído un guerrero de luz. La mujer pareció adivinar su pensamiento.

    -Todos son capaces de esto. Y nadie se considera un guerrero de luz, aun cuando todos lo sean.

    El miró las páginas del cuaderno. La mujer sonrió de nuevo.

    -Escribe sobre el guerrero -le dijo.

    Epílogo

    Ya era de noche, cuando ella acabó de hablar. Los dos se quedaron mirando a la luna que nacía.

    -Muchas cosas de las que me has dicho se contradicen entre sí -dijo él.

    Ella se levantó y le contestó:

    -Adios. Tú sabías que las campanas del fondo del mar no eran una leyenda; pero sólo fuiste capaz de escucharlas cuando percibiste que el viento, las gaviotas, el rumor de las hojas de palmera, todo aquello formaba parte del tañido de las campanas.

    “De la misma manera, el guerrero de la luz sabe que todo lo que lo rodea -sus victorias, sus derrotas, su entusiasmo y su desánimo- forman parte de su Buen Combate. Y sabrá usar la estrategia adecuada en el momento en que la necesite. Un guerrero no procura ser coherente; él aprende a vivir con sus contradicciones.

    -¿Quién eres? -preguntó.

    Pero la mujer se alejaba, caminado sobre las olas, en dirección hacía la luna naciente.

    Fuente: “www.el místico.com”

  7. ,….nadie ni nada podrá impedir,…la definitiva liberación del Alma,…si esta pertenece todavia a Dios,… y no fué vendida.
    “Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios” (Mt. 22, 21)

  8. Poemas como peces,
    nadan entre palabras
    remontando la corriente.
    Teresa Delgado Duque
    …..//….

    Edades de fuego y de aire
    Mocedades de agua
    Del verde al amarillo
    Del amarillo al rojo
    Del sueño a la vigilia
    Del deseo al acto
    Sólo había un paso que tú dabas sin esfuerzo
    Los insectos eran joyas animadas
    El calor reposaba al borde del estanque
    La lluvia era un sauce de pelo suelto
    En la palma de tu mano crecía un árbol
    Aquel árbol cantaba reía y profetizaba
    Su vaticinios cubrían de alas el espacio
    Había milagros sencillos llamados pájaros
    Todo era de todos
    Todos eran todo
    Sólo había una palabra inmensa y sin revés
    Palabra como un sol
    Un día se rompió en fragmentos diminutos
    Son las palabras del lenguaje que hablamos
    Fragmentos que nunca se unirán
    Espejos rotos donde el mundo se mira destrozado.
    Octavio Paz

  9. Hagamos un campeonato de Poesías … nostalgias navideñas … 🙂