Archivo diario: 15 julio, 2013

El arte de escuchar

«Por favor, no trates de entenderme desde el intelecto. No soy un intelectual, de hecho soy anti-intelectual. No soy un filósofo, soy muy anti-filosófico. Trata de comprenderme. Escucha en silencio sin charla interior, sin el parloteo interno, sin evaluar. No te estoy diciendo que creas lo que te estoy diciendo, te estoy diciendo que no hay porqué apresurarse en aceptar o rechazar.

Primero, al menos, escucha, ¿por qué tanta prisa? Cuando ves una rosa, ¿la aceptas o la rechazas? Cuando ves una hermosa puesta de sol, ¿la aceptas o la rechazas? Simplemente la ves, y el mismo ver es un encuentro.  Si lo que estoy diciendo contiene algo de Verdad en sí, será comprendido por tu corazón, pero la mente ha de apartarse. Y entonces, no tendrás necesidad de cambiar tu vida para adecuarte a eso; cambiará por sí misma.» (Osho)

Uno de los grandes problemas de las sociedades industrializadas, es la incomunicación. Cuesta prestar atención  a los demás y casi siempre nos quedamos  con la  sensación de haber dejado escapar algo importante, por no escuchar atentamente.

 Según Osho, hay varios tipos de escucha, dependiendo del centro que estemos usando. Resumo el texto:

La escucha intelectual: significa que cuando estás escuchando, simultáneamente estas argumentando en tu interior. Tiene lugar un constante debate, sobre si ésto es correcto o no. Así que, constantemente, mientras me escuchas, sopesas si confirmo tus ideas o no, si estoy de acuerdo contigo o no, si lo aceptas o no, si te convenzo o no. Cuando la mente está llena de sus propias ideas, colorea todo lo que le llega. Escoge, descarta, interpreta, y sólo entonces algo penetra, pero tiene ya una forma distinta.

Tu mente se entromete, vayas donde vayas, ella va antes que tú. Hay una identificación sutil: «Mi mente soy yo». Por eso digo : «Soy un comunista» o «Soy católico» o «Soy hindú». Nunca digo: «Mi mente se ha desarrollado de tal forma que mi mente es hindú». Este es el hecho: tú no eres hindú.  Sólo la mente lo es.

 La mente es un ordenador. Mantente constantemente alerta sabiendo que tu mente no es tu consciencia. Consciencia es la energía; mente es sólo el contenido de ideas. ¡Sé su amo!, haz que te siga, úsala, pero no seas usado por ella. Es un instrumento, pero nos identificamos con este instrumento.»

La escucha emocional: Estás escuchando música u observando una danza; no te acuerdas del intelecto, empiezas a participar, te vuelves parte de ella. Este es un modo de escuchar desde el sentimiento; más profundo que el intelecto. Eso es porque, siempre que eres capaz de escuchar con tu corazón y sentimientos, te sientes transportado a algún lugar. No estás en este mundo, ¿por qué?, porque no perteneces al mundo del intelecto. Se abre una dimensión distinta, empiezas a estar activamente en ella.

El intelecto es siempre un observador desde afuera, nunca desde dentro. Por eso, cuanto más crece lo intelectual en el mundo, más nos volvemos pasivos observadores. En todo. No bailarás, verás a otros bailar.
En el momento que te mueves con el sentir, tu mente está abierta. Más abierta que cuando estás en constante disputa. Está abierta, receptiva, invitando.

La escucha total: un modo es contemplar la danza con el intelecto; otro es sentir la danza y empezar a participar en ella. Y el tercero es volverse la danza misma. No el danzador, sino la danza. La totalidad del ser está implicada. No estás afuera siquiera para percibirlo: ¡Tú eres ello!

Cuando la totalidad se hace presente, no es que se reniegue del intelecto o que se reniegue del sentimiento. Ellos están ahí, pero ahora están sumidos en una diferente armonía.
Por eso, cuando escuchas, hazlo como si te hubieras convertido en el escuchar en sí. Cuando digo algo, déjalo que penetre en ti, sin lucha, sin emotividad, sino de un modo total. ¡Sé ello!. Experiméntalo y comenzarás a vivir una nueva dimensión de la escucha. Y esto no sólo es válido para el acto de escuchar: lo es para todo.

Cualquier división es un desperdicio de energía. Sólo este movimiento total puede llevarte a una vivencia en dónde no se puede encontrar al ego. Puede ser hallado con el intelecto, puede ser hallado con el sentimiento, pero excepcionalmente, con todo tu ser.»

23 comentarios

Archivado bajo Metanoia