Archivo diario: 18 febrero, 2014

Teoría Biocéntrica del Cosmos

Vida increada al interior y contorno de las partículas subatómicas

Bbrot225x225x24

La Teoría Biocéntrica del Cosmos escrito en Ica – Perú por Robert Salas Falconi, tiene que ver con el origen, evolución física, psíquica y el destino final del hombre y del planeta.
Como tal, es una teoría especial de las leyes más generales del Ser y de sus propiedades físicas y mentales trascendentales. Como nueva escala de comprensión de toda existencia física y psíquica, visible e invisible; la Teoría Biocéntrica, constituye una novísima concepción o tercera explicación del mundo por lo que no es coincidente con el idealismo religioso, con el materialismo ni con el agnosticismo conciliador.

Como concepción actualizada del universo, la Teoría Biocéntrica del Cosmos, sigue a la teoría geocéntrica de Ptolomeo y a la heliocéntrica de Copérnico y se ocupa de nuestra estructura física y psíquica; es decir, del hombre inmortal y de su organismo mortal en conexión con nuestro origen planetario o terrestre y la estelar o extraterrestre.

Finaliza, con la reencarnación del hombre divino en el zigoto. Basándose en las leyes mentales del mundo invisible y en las leyes físicas del mundo visible, admite que la vida universal, infinita, increada, con designio inteligente y eterno en el tiempo y fuera del tiempo, es lo primario y determinante; mientras que la materia universal también infinita y eterna en el espacio y fuera del espacio pero precaria en su forma finita, es lo secundario y determinado.

Por eso la vida increada y eterna (aquella que abandona a nuestro organismo cuando expira), para la Teoría Biocéntrica del Cosmos, es la realidad última de las partículas subatómicas.

. En su libro encontrará, esta tesis: “Una magnitud de vida increada en rotación autogenerada y oscilación pulsativa por unidad de tiempo, es el eje y contorno de las galaxias, estrellas, planetas y partículas subatómicas”

De acuerdo a esta tesis, la vida universal, infinita e increada, es la única entidad creadora de la materia. Lo crea, por auto transformación de las vidas discretas, en partículas elementales y subatómicas.

Comprenderá además, la creación evolutiva del átomo por auto conversión de las vidas protónicas y neutrónicas en protones y neutrones.

Verá cómo estas vidas discretas con designio social y biológico, radian por medio de los protones y neutrones ligadas en el átomo, ondas de conciencia, mente, memoria y electricidad. Verá asimismo, cómo la vida espermática con la vida ovular, originan en la matriz y alrededor del zigoto, la nueva vida humana por nacer a través del feto.

El zigoto aparece, por fusión de la vida espermática con la vida ovular por medio de los gametos opuestos. La nueva vida humana que reencarna en el zigoto, es producto de la asociación de la vida protónica que viene de la vida estelar a través del sol con la vida neutrónica que procede de la vida planetaria por medio de la Tierra.

Comprenderá también, cuando las vidas protónicas con poder mental supraconsciente, lógica inductiva y designio social se enlazan con las vidas neutrónicas con poder mental subconsciente, lógica deductiva y designio biológico, surge la vida atómica en oscilación pulsativa. La causa activa de la vida atómica, es la esencia, “la cosa en sí” o el ser interno del átomo en rotación impulsada por la vida atómica en autorrotación. En el momento en que surge la vida atómica, los protones y neutrones (en el campo nuclear), se cohesionan alrededor de “la cosa en sí” de la vida atómica; debido a la cual, aparece el átomo con designio inteligente social y biológico.

Por eso el átomo, radia por medio de los protones, ondas de poder mental supraconsciente y lógica inductiva; mientras que por los neutrones, radia ondas de poder mental subconsciente y lógico deductivo.

Por eso el átomo, es omnisciente pero sin la autoconsciencia y conciencia de sí; es decir, carente de la facultad psíquica de darse cuenta de su propia existencia. Cuando las vidas atómicas a través de los átomos se combinan entre sí, aparece la vida molecular + una molécula en su interior; y cuando éstos se combinan, surge, la vida celular + una célula en su interior. Por esta realidad, los átomos, moléculas y células somáticas y sexuales; radian ondas de poder mental supraconsciente y subconsciente, designio social y biológico, lógica inductiva y deductiva.

TAPA LIBRO 1_4fa81c50c2edfaa659fcc47acda68e77
Autor: Robert Salas Falconi

Creo que esto será suficiente para dejar volar nuestra imaginación y lograr una mayor comprensión de nuestra autentica naturaleza,…
Un abrazo a todos

roverdos
febrero 10, 2014

El Principio Biocéntrico es un paradigma que intenta explicar que todo lo existente en el universo está organizado en función de la vida. El universo existe porque existe la vida y no a la inversa, así como antiguamente existieron los paradigmas geocéntrico (la Tierra es el centro del universo), heliocéntrico (el Sol es el principio del universo) y antropocéntrico, es decir, (el Hombre es el centro de la creación).

Esto significa que la vida es una condición esencial en la génesis del universo. La vida sería, según éste abordaje, un proyecto-fuerza que conduce, a través de millones de años, la evolución del cosmos.

La idea de un mundo organizado en función de la vida, ya estuvo presente en los misterios pitagóricos, en el mito de Orfeo, en Heráclito, en las cosmogonías caldeo-asirias, orientales, egipcias, chamánicas del Perú, México y Estados Unidos, y en pueblos primitivos de Australia y África.

En el Principio Biocéntrico, la vida es el centro, ya sea la vida vegetal, animal, el planeta tierra como Gaia – organismo viviente – y el Universo como ser vivo. De esta manera se abre la posibilidad real de integración entre el ser humano y el cosmos.

Intentamos sintonizarnos con la información de la vida, desde el cosmos hasta la célula, organizada diferentemente para cada especie. Podemos decir entonces que el Principio Biocéntrico surge, por lo tanto, de una propuesta anterior a la cultura.

A partir de esta visión, es decir el respeto a la vida como centro y punto de partida de todas las disciplinas y comportamientos humanos, restablece la noción de “sacralidad de la vida”.

La desconexión de los hombres de la matriz cósmica de la vida ha generado a través de la historia, formas culturales destructivas. Las disociaciones cuerpo-alma y hombre-naturaleza han conducido a la profunda crisis en que vivimos. Cuando tomamos conciencia de lo que significa “el milagro de la vida” que nos anima, se nos revela un sentido absoluto de valorización de la existencia.

La propuesta del Principio Biocéntrico de situar “la vida al centro” de todas las actividades humanas, en particular en las ciencias como Educación, Psicoterapia, Economía y Jurisprudencia, es quizás el abordaje más apropiado para pensar en la educación en un contexto de totalidad, ya que protege la vida y permite su evolución.

Anuncios

20 comentarios

Archivado bajo Biblioteca

La música de la vida

Hermann Hesse es uno de esos escritores que, a través de su narración, te conecta con algo más profundo que las meras palabras y sus significados.
En su libro “Siddharta” nos transporta al tiempo de este hindú, de la casta de los brahmanes. Como si acompañáramos al protagonista, podemos sentir su insatisfacción,  su sufrimiento, su búsqueda a través de diferentes filosofías y sectas, así como su posterior liberación, tras convertirse en barquero y abandonar toda creencia.

De Jiddu Krishnamurti; su imagen y sus palabras hablan por él, también hoy. 

“El mundo se ha sumido en el caos porque nosotros hemos perseguido valores falsos. Hemos dado importancia a lo terrenal, a la sensualidad, a la gloria y a la inmortalidad personales, cosas todas que engendran conflictos y dolor.

El verdadero valor se halla en el recto pensar; y no hay recto pensar sin conocimiento propio. El conocimiento propio nos llega cuando adquirimos clara y alerta conciencia de nosotros mismos.”

Jiddu Krishnamurti

El río corría hacia su meta. Siddharta observaba ese río formado por él, por los suyos, por todas las personas que había visto. Todas las corrientes de agua se deslizaban con prisa, sufriendo hacia sus fines, y en cada meta se encontraban con otra, y llegaban a todos los objetivos, y siempre seguía otro mas; y el agua se convertía en vapor, subía al cielo, se transformaba en lluvia, se precipitaba desde el cielo, se convertía en fuente, en torrente, en río y de nuevo se deslizaba corriendo hacia su próximo FIN.

Pero aquella voz ansiosa había cambiado. Aun sonaba con resabios de sufrimiento y ansiedad, pero a ella se le unían otras voces de alegría y sufrimiento, voces buenas y malas, que reían y lloraban. Cien voces…mil voces.

Siddharta escuchaba. Ahora permanecía atento, totalmente entregado e esa sensación; completamente vacío, solo dedicado a asimilar, se daba cuenta de que acababa de aprender a escuchar.

Ya en muchas ocasiones, había oído las voces del río, pero hoy sonaban diferentes. Ya no podía diferenciar las alegres de las tristes, las del niño y las del hombre, todas eran UNA; el lamento del que anhela y la risa del sabio, el grito de ira y el suspiro del moribundo. Todas estaban entretejidas, enlazadas y ligadas de mil maneras.

Y todo aquello unido era el mundo, todas las voces, los fines, lo anhelos, los sufrimientos, los placeres; el río era la música de la vida. Y cuando Siddharta escuchaba con atención al río, podía oír esa canción de mil voces; y si no se concentraba en el dolor o en la risa, si no ataba su alma a una de aquellas voces, adentrándola en su Yo, entonces percibía únicamente el total, LA UNIDAD.
En aquel momento la canción de mil voces consistía en una sola palabra: el OM, la perfección.
En aquel momento, Siddharta dejó de luchar contra el destino. En su cara se dibujaba la serenidad que da la sabiduría del que ya no siente deseos en conflicto, del que ha encontrado la salvación, del que está de acuerdo con el río de los sucesos, con la corriente de la vida, lleno de comprensión y compasión, entregado a la corriente, perteneciente a la UNIDAD.

Titulo: Siddharta,  Autor: Hermann Hesse

12 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Superando Matrix