Siete Rayos del Cuerpo Cristico Universo

Éstas son cuestiones preciosas para vivenciar e investigar: LOS SERAFINES EN LOS CUALES EXISTIMOS Y TENEMOS NUESTRO SER.

9 YO, Juan, vuestro hermano y compañero en la tribulación, en el reino y en la perseverancia en Jesús, me encontraba en la isla llamada Patmos, a causa de la palabra de Dios y del testimonio de Jesús. 10 Estaba yo en el Espíritu, * EN EL DÍA * del Señor, y oí detrás de mí una gran voz, como sonido de trompeta, 11 que decía: Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias: a Efeso, Esmirna, Pérgamo, Tiatira, Sardis, Filadelfia y Laodicea. 12 Y me volví para ver de quién era la voz que hablaba conmigo. Y al volverme, vi siete candelabros de oro; 13 y en medio de los candelabros, vi a UNO  semejante al Hijo del Hombre, vestido con una túnica que le llegaba hasta los pies y ceñido por el pecho con un cinto de oro. 14 Su cabeza y sus cabellos eran blancos como la blanca lana, como la nieve; sus ojos eran como llama de   FUEGO; 15 sus pies semejantes al bronce bruñido cuando se le ha hecho refulgir en el horno, y su voz como el ruido de muchas aguas.

16 En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos; su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza. 17 Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y El puso su mano derecha sobre mí, diciendo: No temas, yo soy el primero y el último, 18 y el que vive, y estuve muerto; y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades. 19 Escribe, pues, las cosas que has visto, y las que son, y las que han de suceder después de éstas. 20 En cuanto al misterio de las siete estrellas que viste en mi mano derecha y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los  SERAFINES de las siete iglesias, y los siete candelabros son las SIETE iglesias.

* EN EL DÍA = Seguramente podemos entender ésto, como lo atemporal, la línea del Tiempo de la Verdad.

Y habiendo dicho esto, le dijo: Sígueme. 20 Pedro, volviéndose, vio que les seguía el discípulo a quien Jesús amaba, el que en la cena se había recostado sobre el pecho de Jesús y había dicho: Señor, ¿quién es el que te va a entregar? 21 Entonces Pedro, al verlo, dijo a Jesús: Señor, ¿y éste, qué? 22 Jesús le dijo: Si yo quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué? Tú, sígueme. 23 Por eso el dicho se propagó entre los hermanos que aquel discípulo no moriría; pero Jesús no le dijo que no moriría, sino: Si yo quiero que se quede hasta que yo venga, ¿a ti, qué?

Por lo cual, invitamos a toda persona, para que podamos compartir correctamente respecto a las realidades espirituales de la Vida, liberándonos de las patologias que manifiesta tan evidentemente éste mundo o naturaleza planetaria, mediante nuestras capacidades álmicas verdaderas.

Comprendemos que necesitamos incentivar en nosotros y en cada uno, la chispa espiritual de la verdad, que son las Creaciones del Espíritu Perfecto, las cuales emiten radiaciones que son liberadoras para el Alma Humana. Ésto es aquello que debemos de evaluar soberanamente, y colocarnos en Armonía con Ello, pues representa nuestra sanación Álmica, la cual precisamos en la Vida Verdadera. Espiritualmente, no podemos colocar nuestra esperanza en nada falso, sometido HIPNOTIZADAMENTE a las dualidades.

Si alguna cosa ha surgido en las mentes de los investigadores a medida que han estudiado al hombre, ha sido la realidad de que es esencialmente dual. La psicología ha demostrado que en la conciencia de cada ser humano existe un sentido de dualidad, que el hombre es, en un sentido misterioso, dos seres, y que la lucha entre ambos ha conducido a todo tipo de neurosis y complejos que abruman la ingeniosidad de los sicólogos expertos que procuran hallar una solución. El iniciado Pablo se refirió a esto cuando habló de la eterna lucha que se libra entre la mente carnal y la naturaleza celestial, y todos los aspirantes que luchan inteligentemente por obtener la liberación son testigos de ello. Pablo señala que la victoria se adquiere a través del Cristo, y doy la pauta de la importancia de este estudio de los rayos cuando declaro que esotéricamente los siete rayos son la séptuple expresión del Cristo Cósmico, la segunda persona de la Trinidad.

Miles de personas desorientadas acuden a las clínicas de los sicólogos, llevando consigo el peso de sus naturalezas duales, y miles de sicólogos reconocen esta dualidad y tratan de unificar esos dos aspectos disociados. Cuando se comprenda la verdadera naturaleza de los siete rayos y el efecto que producen en la humanidad al expresar los siete tipos de hombres, entonces encararemos el tema de la dualidad del hombre con más inteligencia, y comprenderemos mejor la naturaleza de las fuerzas que constituyen una u otra de estas dualidades. Ésta es la verdadera ciencia esotérica. La ciencia de las siete cualidades o rayos, y su efecto sobre las miríadas de formas que ellos moldean y energetizan, constituye el nuevo modo de encarar el correcto método de entrenar y desarrollar a la familia humana. La moderna ciencia esotérica tiene un gran conocimiento de la forma externa o aspecto materia, y de su naturaleza eléctrica. La ciencia esotérica sabe mucho respecto a la naturaleza de las energías subjetivas y de las cualidades que coloran y condicionan la forma. Cuando ambos conocimientos estén inteligentemente unidos elaboraremos una psicología más exacta y verdadera y una nueva ciencia de la cultura humana; entonces el trabajo de unificar al hombre -el hombre como ente síquico y como alma condicionadora- progresará rápidamente.

El conocimiento de los rayos y sus tendencias y energías traerá gran iluminación a quienes trabajan en las distintas ciencias. Todas ellas pertenecen a uno de los rayos, y una ciencia es textualmente la luz que arroja un rayo en un campo particular de la manifestación divina. Los cuatro reinos de la naturaleza son personificaciones de cuatro grandes Vidas que se encuentran en cada uno de los cuatro rayos menores.

El Ser que da vida al cuarto reino, o reino humano (considerando a este reino como un organismo distinto, así como el cuerpo o la personalidad de un hombre es un organismo diferente y separable de él como alma), pertenece al quinto rayo. El Ser que anima similarmente al tercer reino o reino animal, responde a las vibraciones del sexto rayo. El Ser que da expresión y fuerza activa al reino vegetal, pertenece al cuarto rayo. Por lo tanto tenemos:

La Humanidad 4to. Reino 5to. Rayo Conocimiento Concreto.
El Animal 3er. Reino 6to. Rayo Devoción ascen. y progresiva.
El Vegetal 2do. Reino 4to. Rayo Armonía y Belleza.
El Mineral 1er. Reino 7mo. Rayo Organización y Ritual.

Estos enunciados tienen ahora poco significado para ustedes, pero los ampliaremos más adelante cuando consideremos estos rayos más detalladamente. Por ahora les doy sólo un conocimiento general. Sin embargo, es evidente que cuando los científicos conozcan y acepten, aunque sea como hipótesis, la naturaleza de la energía que compenetra y anima cualquier reino de la naturaleza, se arrojará mucha luz sobre las formas externas, cualificadas por una fuerza y vida determinadas.

Existe, por ejemplo, una razón definida por la cual la mayoría de las flores silvestres y cultivadas de Occidente y también las de la temporada de otoño tienen tonos amarillos y anaranjados; la calidad mental de las subrazas posteriores a la raza aria, como también el tono general en toda la era de Aries, se debe a la misma razón. La influencia del cuarto rayo de Armonía y Belleza y el poder que está desarrollando el quinto rayo de Conocimiento (sinónimo de la fusión de la intuición y el intelecto en el hombre altamente evolucionado) tiene un definido efecto sobre el reino vegetal y el aura humana. El amarillo anaranjado resplandece en ambos. Menciono esto para ilustrar una exteriorización de la fuerza del rayo, y como demostración del valor de la ciencia esotérica cuando se aplica a lo exotérico o fenoménico.

El rayo azul de devoción pasa a ser el color violeta denominado rayo ceremonial. ¿Qué significan estas palabras? Simplemente, que el gran Músico del Universo está oprimiendo las teclas, emitiendo otra nota, haciendo girar otra vuelta de la rueda y penetrando en el arco de manifestación del rayo violeta, la gran NOTA MUSICAL SOL. Estos rayos traen consigo -en los reinos de la naturaleza- todo lo que se encuentra a tono con ellos: seres humanos, devas de orden superior o inferior, elementales de la naturaleza, deseables o indeseables, flores, frutas y vegetales de cierta clase, animales y formas de distintas especies. La desaparición de un rayo señala la extinción total de algunas formas de ciertas especies de animales, y produce la extinción de algún aspecto vegetal. De allí la confusión que existe entre los científicos actuales. El proceso de entrada es lento, similar a todo trabajo en la naturaleza. Lo mismo sucede con el proceso de salida. Simultáneamente con el nacimiento y emergencia cíclicas de un nuevo rayo tenemos el lento retorno a su fuente de origen del rayo predominante, presente en el advenimiento del nuevo rayo.

logos

ARTICULOS COMPLEMENTARIOS en Ágora: Los Siete Espíritus Enviados a la Tierra.

Éstas cosas escribe el Sr. Gilgamesh, hoy en su blog: Lo que mencionaba hoy al mediodía sobre la violencia *inducida* es el claro resultado de lo que amarga la vida de tantos hermanos latinos, el secuestro de las Democracias a manos de los *gobernantes*, quienes según el Cristo del Nag Hammadi eran;- *Los gobernantes trajeron a Adán al interior de la sombra de la muerte para poder producir una figura otra vez, pero ahora de tierra, agua, fuego, y el espíritu que procede de la materia, esto es, de la ignorancia de las tinieblas, y el deseo, y su propio espíritu contrario.Esta figura es la tumba, el cuerpo creado nuevamente que estos criminales ponen al humano como grillete de olvido.Así Adán se convirtió en un ser humano mortal, el primero en descender y quedar apartado*.Los elementos como la psique…al servicio de un sistema que increíblemente hace egoístas hasta a los más bien-intencionados.

La Gran Farsa Climática, también en el blog TIEMPOS LLEGADOS.

Anuncios

12 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular

12 Respuestas a “Siete Rayos del Cuerpo Cristico Universo

  1. Sin duda alguna, éstas cosas han sido hasta ahora, y continúan siendo Misterios, tan solamente expresados a unos grupos de determinados estudiantes, generalmente agrupados en lo que llaman “Escuelas de Misterios” o de formas semejantes.

    Tal por ejemplo, las enseñanzas Sufís o Rosacruces, u otras, ya nos han descrito desde hace cientos de años, respecto a las “siete balanzas”, a las cuales es sometido el candidato. Las antiguas hermandades, tales como los Esenios, o los Cátaros, tienen reflejos en sus escritos gnósticos.

    La resurrección Crística, y las palabras de Jesús de Nazareth, u otros maestros, adquieren nueva profundidad dimensional con las nuevas perspectivas de asimilación de la Verdad.

    Al Cristo, nos lo indican como un Ser Cósmico o Supracósmico, con estados de Conciencia que resultan incomprensibles para nuestros cerebros ordinarios binarios y tridimensionales. Necesitamos aprender a situar cada cosa en su contexto, y a situarnos a nosotros mismos, es decir a Nuestra Alma, en la orientación que imprescindiblemente necesitamos, si queremos salir de éstas limitaciones planetarias en las cuales nos encontramos recluidos.

    Las enseñanzas esotéricas nos indican que quien denominan Cristo es también conocido con otros nombres, como Buda Maitreya, en oriente.
    Seguramente, quienes son denominados “maestros”, son servidores conscientes de la Conciencia Universal Supracósmica, en sus caracteristicas y Leyes.

    Lo que procede de el divino Creador, es la Creacion perfecta, la cual se encuentra establecida en la palabras de Jesús de Nazareth:
    ” He aquí, Yo estoy con vosotros, todos los días, hasta al fin de los Tiempos. ” … ¿ Cómo podemos interpretar éstas palabras … ?

  2. Sean como sean las cuestiones, en los momentos actuales creo entender que es de la mayor importancia, el desenmascarar a los encubrimientos FALSAMENTE INTERESADOS DE LAS FUERZAS O ENTES, que están generando tanta desgracia a la humanidad.

    Por ello, archivo aquí los discursos, por si algún día es preciso averiguar qué y quienes están engañando al pueblo, totalmente atados a falacias que resultan ser simples inventos mentales.

  3. Nuestra psique, puede comprender, que éstos tiempos que vivimos son momentos de encrucijada, en los cuales DEBEMOS intentar tener las ideas y la clara comprensión interpretativa de lo que sucede: por ésto indico éstos párrafos, que cada uno podemos cotejar:

    “El alma, en relación con el ser humano, es el principio mente, en dos funciones, o la mente que se expresa de dos maneras. Estos dos modos se registran y llegan a ser parte del equipo organizado del cuerpo humano cuando está adecuadamente refinado y suficientemente desarrollado:

    La mente concreta inferior, el cuerpo mental, “chitta” o sustancia mental.

    La mente superior espiritual o abstracta.

    Estos dos aspectos del alma, sus dos cualidades básicas, traen el reino humano a la existencia y permiten al hombre establecer contacto con los reinos inferiores de la naturaleza y con las realidades superiores espirituales. El primero, la cualidad de la mente en su manifestación inferior, lo posee potencialmente cada átomo contenido en cada forma y en cada reino de la naturaleza. Es parte de la naturaleza corpórea inherente y potencial y la base de la hermandad, la unidad absoluta, la síntesis universal y la divina coherencia de la manifestación. El segundo, el aspecto superior, es el principio de autopercepción, y cuando se combina con el aspecto inferior produce la autoconciencia del ser humano. Cuando el aspecto inferior ha dado forma y ha compenetrado las formas en los reinos subhumanos, y cuando ha trabajado sobre esas formas y su sensibilidad latente, a fin de lograr un adecuado refinamiento y sensibilidad, la vibración se hace tan poderosa que atrae a lo superior y produce fusión o unificación. Esto es análogo a una recapitulación superior de la unión inicial del espíritu y la materia, que trajo el mundo a la existencia. Así viene un alma humana a la existencia, así comienza su larga carrera y ahora es un ente diferenciado.

    La palabra Alma se emplea para expresar el summum de la naturaleza síquica -el cuerpo vital, la naturaleza emocional y la materia mental. Una vez alcanzada la etapa humana es algo más, es una entidad espiritual, un ser síquico consciente, un hijo de Dios que posee vida, cualidad y apariencia; la peculiar manifestación en tiempo y espacio de las tres expresiones del alma que acabo de definir:

    El alma de todos los átomos que componen la apariencia tangible.

    El alma personal o la suma total sutil y coherente que llamamos Personalidad, compuesta de los cuerpos sutiles -etérico o vital, astral o emocional y el aparato mental inferior. La humanidad comparte estos tres vehículos con el reino animal en lo que concierne a la vitalidad, la sensibilidad y la mente potencial; con el reino vegetal en lo que concierne a la vitalidad y a la sensibilidad, y con el reino mineral en lo que concierne a la vitalidad y a la sensibilidad potencial.

    El alma es también el ser espiritual, o la unión de la vida y la cualidad. Cuando se establece la unión de las tres almas, según se las denomina, tenemos un ser humano.

    Así se establece en el hombre la mezcla o fusión de vida, cualidad y apariencia, o espíritu, alma y cuerpo, por medio de una forma tangible.

    En el proceso de diferenciación estos diversos aspectos han atraído la atención, pero la síntesis subyacente ha sido pasada por alto o descartada. Sin embargo, todas las formas son diferenciaciones del alma, pero dicha alma es una sola Alma cuando se la observa y considera espiritualmente. Cuando se la estudia desde el punto de vista de la forma no se percibe nada más que diferenciación y separación. Cuando se la estudia desde el aspecto conciencia o sensibilidad, emerge la unidad. Cuando se alcanza la etapa humana y la autopercepción y se fusiona con la sensibilidad de las formas y con la minúscula conciencia del átomo, comienza tenuemente a surgir en la mente del pensador la idea de una posible unidad subjetiva. Cuando se alcanza la etapa del discipulado, el hombre empieza a considerarse como parte sensible de un todo sensible, y lentamente reacciona al propósito e intención de este todo. En forma paulatina capta el propósito, a medida que entra conscientemente en el ritmo de la totalidad, de la que él es una parte. La parte se pierde en el todo cuando se alcanzan etapas más avanzadas y formas más sutiles y refinadas; el ritmo del todo somete al individuo a una participación uniforme en el propósito sintético, pero la comprensión de la autopercepción individual persiste y enriquece la contribución individual que ahora se ofrece inteligente y voluntariamente, de modo que la forma no sólo constituye un aspecto de la totalidad (que siempre e inevitablemente ha sido así, aunque no sea comprendido), sino que la consciente entidad pensante conoce la realidad de la unidad de la conciencia y de la síntesis de la vida. Tres factores debemos tener en cuenta a medida que leemos y estudiamos:

    La síntesis de la vida-espíritu
    La unidad de la conciencia-alma
    La integración de las formas-cuerpo

    Estos tres siempre han estado unidos, pero la conciencia humana no lo ha sabido. Su comprensión y su integración en la técnica del vivir, constituyen para el hombre el objetivo de toda su experiencia evolutiva.

    Hablando en forma simbólica consideremos ahora al Alma universal o conciencia del Logos que trajo a la existencia nuestro universo, y consideremos a la Deidad como que compenetra con Su vida la forma de Su sistema solar, la cual es consciente de Su trabajo, de Su proyecto y de Su meta. Este sistema solar es una apariencia, pero Dios permanece trascendente. Dentro de todas las formas Dios es inmanente y, sin embargo, permanece apartado y separado. Así como un ser humano pensante e inteligente, actúa por medio de su cuerpo, pero mora principalmente en su conciencia mental o en sus procesos emocionales, así Dios mora absorbido en Su naturaleza mental, y el mundo creado y compenetrado con Su vida avanza hacia la meta para la cual Él lo ha [i58] creado. Sin embargo dentro del radio de Su manifestante forma se llevan a cabo grandes actividades; se observan distintos estados de conciencia y etapas de percepción; surgen distintos grados de sensibilidad, y hasta en el simbolismo de la forma humana tenemos los diferentes estados de sensibilidad, tal como los registrados por el cabello, los organismos internos del cuerpo, el sistema nervioso, el cerebro y la entidad que llamamos yo -que registra la emoción y el pensamiento. De la misma manera la Deidad, dentro del sistema solar, expresa amplias diferencias de conciencia.Existe una conciencia del cuerpo; existe un mecanismo sensorio que registra las reacciones del medio ambiente; existe una conciencia de los estados de ánimos, de la cualidad, de las reacciones mentales al mundo de las ideas; existe una conciencia más elevada del plan y del propósito, y existe una conciencia de la vida.Es interesante observar, en relación con la Deidad, que esta respuesta sensoria al medio ambiente es la base de toda la astrología y el efecto de las constelaciones sobre el sistema solar y las fuerzas interplanetarias.

    En relación con el hombre podríamos resumirlo de la manera siguiente:La naturaleza forma del hombre reacciona conscientemente a la naturaleza forma de la Deidad. La vestidura externa del alma (física, vital y síquica) es parte de la vestidura externa de Dios.El alma del hombre autoconsciente se halla en armonía con el alma de todas las cosas. Es parte integrante del alma universal, y debido a eso puede llegar a percibir el propósito consciente de la Deidad, colaborar inteligentemente con la voluntad de Dios y trabajar con el plan de la Evolución.El espíritu del hombre es uno con la vida de Dios, y está dentro de él, profundamente arraigado en su alma, así como el alma está arraigada en su cuerpo.El espíritu, en algún tiempo lejano, lo pondrá en armonía con ese aspecto de Dios que es trascendente, y así cada hijo de Dios hallará oportunamente su camino hacia ese centro -absorbido y abstraído- donde mora Dios, más allá ( o dentro) de los confines del sistema solar.Estas palabras son formuladas en un esfuerzo por trasmitir una idea del orden, del plan, de la síntesis universal, de la integración, de la incorporación del fragmento en el todo, y de la parte con el todo.

  4. el siguiente video contiene datos interesantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s