rayos cósmicos en siete universos seres

El conocimiento del origen divino de la consciencia se ha perdido para la mayoría de los habitantes de la Tierra.

” Las siete estrellas de la Osa Mayor son las fuentes originan­tes de los siete rayos de nuestro sistema solar. Los siete Rishis de la Osa Mayor se expresan por medio de los siete Logos pla­netarios, que son Sus representantes, y de quienes son Su Pro­totipo. Los siete Espíritus planetarios se manifiestan por inter­medio de los siete planetas sagrados.

Cada uno de estos siete rayos, provenientes de la Osa Mayor, son trasmitidos a nuestro sistema solar por intermedio de tres constelaciones y sus planetas regentes.”

La Cruz Universal del Cristo Crucificado – La Cruz Fija.

a. Es la Cruz compuesta por las cuatro energías que condicionan la vida del hombre que es ante todo un discípulo en probación y luego un discípulo aceptado o con-sagrado.
b. Es, destacadamente, la Cruz del alma. El hombre que se halla en la Cruz Fija está llegando a ser acrecentadamente consciente de su orientación e influencia, y no responde tan ciegamente como el hombre que se halla en la Cruz Mutable. No “asciende, en un sentido técnico a esta Cruz de Correcta Orientación”, hasta no haber alcanzado, en cierta medida, contacto con el alma y recibido un toque de iluminación y de intuición espiritual -no importa cuán fugaz pueda ser ese destello.

c. Es la Cruz de “la visión fija y de ese intento inmutable que impele al hombre a ir desde un punto de luz hasta la brillante luz solar”. El hombre en la Cruz Fija dice: “Soy el alma y aquí permanezco. Nada moverá mis pies fuera del estrecho lugar en el que permanezco. Enfrento la luz. Soy la Luz, y en esa luz veré la Luz”.

d. Es la Cruz cuyas cuatro energías se mezclan con las energías del sistema solar mismo y las trasmiten. Esto puede hacerlo el hombre porque en la Cruz Fija está llegando a ser acrecentadamente consciente de los acontecimientos más importantes que él, y más absorbentes que sus anteriores intereses que conciernen a la humanidad, en su relación con las fuerzas solares, no sólo con las fuerzas planetarias. Va siendo cada vez más sensible a un todo mayor.

e. Las energías de esta Cruz continúan evocando respuesta hasta el momento de recibir la tercera iniciación.

Los cuatro brazos de esta Cruz son Tauro-Leo-Es¬corpio-Acuario. Se la denomina Cruz Fija porque el hombre está crucificado en ella por la directa elección y la intención inamovible de su alma. Una vez tomada esta decisión no puede retroceder.

cruz alma

Cada yo individualizado que entra en una existencia aparte, es un rayo puro de la Divina Luz, encerrado en una película incolora de sustancia inmaculada. Es una semilla arrojada a los mundos fenoménicos, con objeto de que pueda crecer como si creciera hacia el Padre celestial.

Sin embargo, antes de que pueda alcanzar estos mundos, esta semilla debe pasar a través de uno de esos rayos que se relacionan directamente con los Señores de los signos zodiacales, porque sin este eslabón de unión no es posible realizar una entrada inteligente en el universo terrestre. Estos rayos se conocen por el nombre de “Hijos de la Mente”, y cada uno de ellos tiene un sonido y un color peculiares, que imparten a los individuos que están bajo su protección y guía. Son los vínculos eternos entre el espíritu y la materia, y a través de estos Hijos de la Mente ha derivado el hombre sus cualidades.

Por  lo  cual, la herencia espiritual del hombre deriva de estos siete Señores de la Luz que son los siete espíritus ante el trono de Dios, y le guían, mediante la influencia de los siete planetas, hacia el signo bajo el cual nace. En esencia, como “Fragmento Divino”, el espíritu del hombre desciende desde el plano del Logos con sus posibilidades inexpresadas. Mediante la acción de los Rayos Divinos, atrae alrededor del espíritu, en el plano mental superior, materia para poder expresarse, y así crea como vehículo suyo un cuerpo causal, que tiene dentro de sí la coloración primaria del Padre que está en los Cielos.

Dentro de este cuerpo causal se desarrolla el Ego, la consciencia del hombre, que se conoce a sí mismo como “yo soy yo”, y desde este cuerpo causal se proyecta un rayo hacia el cuerpo físico en el nacimiento, conocido en el mundo físico como la Personalidad.

En el plano físico, consideramos al hombre como un ser compuesto de Espíritu, Alma y Cuerpo.

El Espíritu del hombre es un centro en la consciencia universal, una unidad de consciencia. El alma del hombre es espiritual, humana o animal, según el plano o cualidad de materia com que, de momento, se esté identificando su consciencia.

El cuerpo del hombre es el vehículo con el que él establece contacto directamente con el plano en el que está funcionando; así, para expresarse a sí mismo en el plano físico, requiere un cuerpo físico sólido, en el plano psíquico un cuerpo astral, y en el plano espiritual un cuerpo mental refinado o puro, que algunos llaman Crístico o Búdico.

Intentaré o intentaremos, ir tratando éstos temas, detallada y paulatinamente.

resurrecccion

resurreccion

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones..., Metanoia

5 Respuestas a “rayos cósmicos en siete universos seres

  1. LA SITUACION SOCIAL EN EL PLANETA: ¿QUÉ SERES, QUIÉNES SON, LOS QUE ESTAN JUGANDO CON LAS DUALIDADES, CON EL OCULTISMO, DESDE LAS SOMBRAS … ?

  2. … datos directos de presuntos contactados …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s