Realidad viviente: Iniciación

20  Y sabemos que el Hijo de Dios ha venido y nos ha dado entendimiento a fin de que conozcamos al que es verdadero.   9   Existía la luz verdadera que, al venir al mundo, alumbra a todo hombre.  28  Oísteis que yo os dije: Me voy, y vendré a vosotros.  Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre, ya que el Padre es mayor que yo.

La Constitución del Hombre

I. La Mónada o Espíritu puro, el Padre en los Cielos.

Este aspecto refleja los tres aspectos de la Deidad:

  1. Voluntad o Poder ……………………………. El Padre,
  2. Amor-Sabiduría ………………………………. El Hijo,
  3. Inteligencia Activa ……………………………El Espíritu Santo,

y sólo se hace contacto con Ella en las iniciaciones finales, cuando el hombre se acerca al final de la jornada y es perfecto. La Mónada también se refleja:

II. El Ego, Yo Superior o Individualidad.

Potencialmente, este aspecto es:

  1. Voluntad Espiritual ……………………………………….. Atma.
  2. Intuición ………………………………………………………… Buddhi.
    Amor-Sabiduría, el Principio Crístico.
  3. Mente Superior o Abstracta……………………………. Manas Superior.

El Ego empieza a hacer sentir su poder en el hombre evolucionado y en forma acrecentada en el Sendero de Probación, hasta que en la Tercera Iniciación llega a perfeccionarse el control del Yo Superior sobre el yo inferior y el aspecto más elevado comienza a hacer sentir Su Energía.

III. La Personalidad o yo inferior, el hombre en el plano físico.

Este aspecto también es triple:

  1. Cuerpo Mental …………………………………. Manas Inferior.
  2. Cuerpo Emocional ………………………….. Cuerpo Astral.
  3. Cuerpo Físico ………..los cuerpos Físico Denso y Etérico.

La finalidad de la  existencia,  es, por lo tanto, llevar al hombre a la compresión del Aspecto Egoico y alcanzar coherencia inteligente.

Este aspecto, el de constructor de la forma, hace de nuestro sistema solar el más concreto de los tres sistemas mayores. El aspecto Amor-Sabiduría se manifiesta mediante la construcción de la forma, y como “Dios es Amor”, en el Dios de Amor “vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser”.

  1. Los siete planos de Manifestación Divina, o siete planos mayores de nuestro sistema, constituyen los siete subplanos del plano cósmico inferior. Los siete rayos, son análogamente los siete subrayos de un rayo cósmico. Las doce Jerarquías creadoras son ramas subsidiarias de una Jerarquía cósmica. Forman sólo un acorde de la sinfonía cósmica.

esquema espiritual

Cada estudiante debe hacer un consciente balance de sí mismo, y recordar que la comprensión llega aplicando al problema y medio ambiente inmediatos el grado de verdad captada, y que la conciencia se expande  siendo consecuentes.

La adhesión dinámica en el sendero elegido, y una firme perseverancia para vencer y permanecer inconmovible ante todo lo que pueda acontecer, son requisitos indispensables que conducen al portal de acceso a un reino, a una dimensión y a un estado del ser, conocido interna o subjetivamente. Este estado de comprensión produce cambios en la forma y en el medio ambiente, comparables a su poder.

En el planteamiento de éstos estudios, aprendemos  a depender  cada uno de sí mismo y, por consiguiente, de ese Yo superior que en la mayoría de los casos ha hecho sentir su presencia sólo en raros e intensos intervalos emocionales. Cuando el yo es conocido y no simplemente sentido, y cuando la comprensión es tanto mental como sensoria, entonces el aspirante puede ser verdaderamente preparado para la iniciación.

Quisiera señalar que mis palabras están basadas en ciertas suposiciones fundamentales, que para mayor claridad desearía mencionar brevemente.

Primero, que cuando el estudiante es sincero en su aspiración está dispuesto a avanzar, no importa cual sea la reacción del yo inferior, o sobre éste. Sólo podrán trabajar inteligentemente quienes distingan con claridad los dos aspectos de su naturaleza, el yo real y el yo ilusorio. Esto ha sido bien expresado en Los Aforismos de Yoga de Patanjali:

“La experiencia (de los pares de opuestos) se adquiere por la incapacidad del alma para distinguir entre el yo personal y el purusha (espíritu).
Las formas objetivas existen para uso y experiencia del hombre espiritual. Meditando sobre esto, surge la percepción intuitiva de la naturaleza espiritual.”

Segundo, actúo suponiendo que todos han vivido y luchado suficientemente contra las fuerzas adversas de la vida, como para permitirles desarrollar un sentido bastante real de los valores. Presumo que tratan de vivir como aquellos que conocen algo de los verdaderos valores eternos del alma. Que ningún acontecimiento de la personalidad los detendrá, ni la presión del tiempo y de las circunstancias, la edad o las dificultades físicas.

Tercero, considero que los que con toda seriedad esperan beneficiarse por el aprendizaje espiritual, estarán preparados para cumplir con estos simples requisitos: meditar reflexivamente, tratar de organizar la mente y dedicarse al estudio de la meditación. La organización de la mente es una tarea continua, y la aplicación de la mente, a todo asunto entre manos durante nuestras ocupaciones diarias, es la mejor forma de hacer fructíferos los períodos de estudio y meditación y de adquirir la aptitud para la vocacion del aprendizaje correcto. (El cual es Fundamental Percepcion.)

Habiendo quedado bien aclaradas estas suposiciones, mis palabras van dirigidas a quienes tratan de estar a la altura de la necesidad actual de servidores entrenados.La intención y el esfuerzo son considerados en la vida espiritual, cuestiones de primordial importancia, y ambos constituyen los principales requisitos para toda persona que lo comprenda, más el poder de persistir.

alma9
25 febrero, 2017 en 8:22 pm

Hola, saludos
Me ha gustado especialmente esa mezcla de las frases acompañadas del vídeo de Rupert Spira.
Parece dejar claro que el YO SOY que somos, aunque no seamos conscientes de ello, siempre es lo que es y no puede ser otra cosa. Por tanto en el momento en que desaparece el cuerpo-mente que lo limita, la consciencia queda nuevamente liberada para expresarse como lo que verdaderamente es.
Según esto, si el hombre es el vehículo que utiliza el Espíritu para manifestarse en la materia, no acabo de captar el sentido de esta frase:
“La finalidad de la existencia, es, por lo tanto, llevar al hombre a la compresión del Aspecto Egoico y alcanzar coherencia inteligente”

Parece lógico pensar que el hombre como creación material tiene fecha de caducidad y si una vez atravesado el portal de regreso el Espíritu queda liberado de su ignorancia y comprende todo, también parece lógico pensar que la finalidad de la existencia sea algo más que eso, porque una vez adquirida esa comprensión del “Aspecto Egoíco”¿para que la utilizará el hombre?
Bueno, quizá me he hecho un pequeño lío 🙂

Continuamos en comentarios … mientras tanto, ésta es la situación fisica en la cual vivimos, con la colaboración encubridora de toda persona a la cual encumbran el EGO, y LO SITÚAN en posiciones de dominio temporal; ¿alguien más lo percibe de manera similar, o ha comprendido que significa todo ESTO …?

Los Temas fundamentales; el verdadero interés de Nuestro Ser, ¿Quiere Vd. también, participar conscientemente DE ESTA EPOPEYA …?

Hércules el Discípulo – El Mito

Él se irguió delante de su Maestro. Oscuramente comprendía que una crisis se había producido en él, conduciéndolo a cambiar de lenguaje, de actitud y plan. El Maestro lo miró y fue de su agrado.

“¿Tu nombre?”, le preguntó y esperó una respuesta.

“HerácIes”, llegó la respuesta, “o Hércules, me dicen que significa preciosa gloria de Hera, el brillo y esplendor del alma. ¿Qué es el alma, oh, Maestro? Dime la verdad”.

“Esa alma tuya la descubrirás a medida que hagas tu obra, y encuentres y uses la naturaleza que es tuya. ¿Quiénes son tus padres? Dime esto, hijo mío”.

“Mi padre es divino, yo no le conozco, excepto que, en mí mismo, sé que soy su hijo. Mi madre es terrenal. La conozco bien y ella me ha hecho como tú me ves.

Asimismo, oh, Maestro de mi vida, soy también uno de los gemelos. Hay otro, parecido a mí. A él también le conozco bien, sin embargo no lo conozco. Uno es de tierra, por lo tanto terrenal; el otro es un hijo de Dios”.

“¿Qué hay de tu educación, Hércules, hijo mío? ¿Qué puedes hacer y cuánto te ha sido enseñado?”

“En todas las realizaciones yo soy experto; estoy bien enseñado, bien entrenado, bien guiado y soy bien conocido. Conozco todos los libros, también todas las artes y las ciencias; me son conocidos los trabajos del campo, además la destreza de aquellos que pueden permitirse viajar y conocer a los hombres. Me conozco a mí mismo como alguien que piensa, siente y vive”.

“Una cosa, oh, Maestro, debo decirte y así no engañarte. El hecho es que no hace mucho yo maté a todos aquellos que me enseñaron en el pasado. Maté a mis maestros, y en mi búsqueda de la libertad, ahora estoy libre. Busco conocerme a mí mismo, dentro de mí mismo y a través de mí mismo”.

“Hijo mío, eso fue un acto de sabiduría, y ahora puedes permanecer libre. Prosigue tu trabajo ahora, recordando como lo haces, que en el último giro de la rueda vendrá el misterio de la muerte. No olvides esto. ¿Qué edad tienes, hijo mío?”

“Dieciocho veranos habían pasado cuando maté al león, y de ahí que usé su piel. Asimismo a los veintiuno me encontré con mi desposada. Hoy estoy ante ti triplemente libre -libre de mis primitivos maestros, libre del temor al miedo y libre verdaderamente de todo deseo”.

“No te vanaglories, hijo mío, sino demuéstrame la naturaleza de esta libertad que tú sientes. Nuevamente en Leo, te encontrarás con el león. ¿Qué harás? Otra vez en Géminis, los maestros a quienes mataste cruzarán tu senda. ¿Los has dejado atrás realmente? ¿Qué harás? De nuevo en Escorpio, lucharás con el deseo. ¿Permanecerás libre, o la serpiente te encontrará con sus engaños y te derribará en tierra? ¿Qué harás? Prepárate para probar tus palabras y tu libertad. No te vanaglories, hijo mío, demuéstrame tu libertad y tu profundo deseo de servir”.

El Maestro se sentó en silencio y Hércules se retiró y enfrentó, el primer gran Portal. Entonces el que presidía que se sentaba en el Concilio de la Cámara del Señor, habló al Maestro y le ordenó llamar a los dioses para presenciar el esfuerzo e iniciar al nuevo discípulo en el Camino. El Maestro llamó. Los dioses respondieron. Vinieron y dieron sus dones a Hércules y muchas palabras de sabio consejo, conociendo las faenas que tenía por delante y los peligros del Camino.

Minerva le entregó una túnica, tejida por ella misma, una túnica que se ajustaba bien, de rara y fina belleza. Él se la puso con triunfo y orgullo, regocijándose en su juventud. Tenía que probarse a sí mismo.

Vulcano forjó para Hércules un pectoral de oro para proteger su corazón, la fuente de vida y fuerza. Este obsequio de oro era ceñido, y, así escudado, el nuevo discípulo se sentía seguro. Él tenía todavía que demostrar su fuerza.

Neptuno llegó con un par de caballos y se los entregó, atraillados, a Hércules. Ellos venían directamente del lugar de las aguas, de rara belleza y probada fuerza. Y Hércules se alegró, pues él todavía tenía que probar su poder para conducir a los dos caballos.

Con lenguaje agraciado y brillante ingenio llegó Mercurio, llevando una espada de raro diseño, que ofreció, en un estuche de plata, a Hércules. La ató en el muslo de Hércules, pidiéndole que la mantuviera afilada y brillante. “Debe dividir y cortar”, dijo Mercurio, “y debe moverse con precisión y adquirida destreza”. Y Hércules, con alegres palabras dio las gracias. Tenía todavía que demostrar su alardeada destreza.

Con sonido de trompeta y el ímpetu de la marcha brillaba el carro del Dios Sol. Apolo llegó y con su luz y encanto alegró a Hércules, dándole un arco, un arco de luz. A través de nueve anchos Portales abiertos debe pasar el discípulo antes que haya adquirido suficiente destreza para estirar ese arco. Le tomó todo ese tiempo para acreditarse como el arquero. Sin embargo, cuando el don fue ofrecido, Hércules lo tomó, seguro de su poder, un poder todavía sin demostrar.

Y así, se irguió equipado. Los dioses de pie alrededor de su maestro, y observando sus travesuras y su alegría. Él jugaba delante de los dioses, y mostraba sus proezas, alardeando de su fuerza. Repentinamente se detuvo y reflexionó largamente; luego dio los caballos a un amigo para que los sostuviera, la espada a otro y el arco a un tercero. Entonces, corriendo, desapareció dentro del bosque cercano.

Los dioses esperaron su regreso asombrándose perplejos ante su extraña conducta. Del fondo del bosque él salió sosteniendo en alto un garrote de madera cortado de vigoroso árbol vivo.

“Este es mi propio presente”, gritó, “nadie me lo dio. Puedo usar esto con poder. Oh, dioses, observad mis hazañas supremas”.

Y entonces, y sólo entonces, el Maestro dijo: “Sal a trabajar”. (redacción: EL TIBETANO)

Anuncios

27 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Superando Matrix, TopSecret

27 Respuestas a “Realidad viviente: Iniciación

  1. alma9

    Hola, saludos
    Me ha gustado especialmente esa mezcla de las frases acompañadas del vídeo de Rupert Spira.
    Parece dejar claro que el YO SOY que somos, aunque no seamos conscientes de ello, siempre es lo que es y no puede ser otra cosa. Por tanto en el momento en que desaparece el cuerpo-mente que lo limita, la consciencia queda nuevamente liberada para expresarse como lo que verdaderamente es.
    Según esto, si el hombre es el vehículo que utiliza el Espíritu para manifestarse en la materia, no acabo de captar el sentido de esta frase:
    “La finalidad de la existencia, es, por lo tanto, llevar al hombre a la compresión del Aspecto Egoico y alcanzar coherencia inteligente”

    Parece lógico pensar que el hombre como creación material tiene fecha de caducidad y si una vez atravesado el portal de regreso el Espíritu queda liberado de su ignorancia y comprende todo, también parece lógico pensar que la finalidad de la existencia sea algo más que eso, porque una vez adquirida esa comprensión del “Aspecto Egoíco”¿para que la utilizará el hombre?
    Bueno, quizá me he hecho un pequeño lío 🙂

  2. Hola, alma9, y saludos afectuosos también a Todos.

    Tu planteamiento, creo que entra plenamente en cuestiones iniciáticas,

    y por ello, en lugar de intentar contestarte con mi textura, te adjunto un enlace que trata de éste asunto; de todas maneras, si tras su lectura quieres que intentemos comentar algo, pues adelante.

  3. alma9

    Gracias Ágora, a ver si pillo un rato
    Muy interesante el vídeo de eckhart tolle.

  4. Los místicos de la Iglesia y de las grandes religiones mundiales han dado a la palabra “revelación” una acepción errónea, empleándola generalmente con un sentido egoísta e implicando el concepto de que la revelación es la merecida recompensa concedida al místico por la lucha y la intensa búsqueda de Dios.

    Entonces repentinamente Dios se le revela; inesperadamente habla el Angel; súbitamente su búsqueda parece terminar, concediéndosele la recompensa en forma de revelación.

    Este procedimiento y secuencia de los acontecimientos fue el proceso común aplicado durante siglos, y en todo momento la idea de Dios Trascendente predominó en el pensamiento religioso. Pero la revelación acordada está, en realidad, relacionada (hasta la sexta iniciación) con Dios Inmanente, Dios en la forma, Dios en el corazón humano y con esa Realidad suprema velada y oculta que motiva toda la existencia y que es siempre la conciencia consciente de sí misma.

    La revelación es la progresiva penetración: primero en la Mente, luego en el Corazón y, finalmente, en el Propósito de Aquel en Quien vivimos, nos movemos y tenemos nuestro ser.

    En las primeras dos iniciaciones el alma es el agente de la revelación, razón por la cual se dice que la primera iniciación es, en verdad, la expresión de la propia divinidad interna del hombre. Por eso se las considera a las dos primeras iniciaciones como las “iniciaciones en el umbral”.

    Aquí debe tenerse en cuenta el trabajo que realiza el Cristo o a Quien le corresponda Ser, el Guía cíclico de la Jerarquía, en colaboración con el alma del iniciado en el plano del alma, el mental; el Hijo de la Mente es liberado y entonces son posibles las iniciaciones superiores. Después de ello, puede enfrentar o afrontar paso a paso al Iniciador Uno y se le revela el alma mundial, la conciencia planetaria – de la cual el Alma o conciencia individual es parte integrante.

    Después de la sexta Iniciación de la Decisión, la revelación pasa a los niveles cósmicos y sale del plano físico cósmico; entonces se obtiene la sabiduría respecto a Dios Trascendente.

    El iniciado posee ya, dentro de la esfera planetaria, el conocimiento de Dios Inmanente y a ese conocimiento puede añadir la sabiduría y aprender a interpretar correcta y comprensivamente lo que se le va revelando etapa tras etapa, mientras demuestra que él es un iniciado. Después de la sexta iniciación, el iniciado, por medio de su percepción espiritual proyectada, empieza a penetrar en los niveles cósmicos, donde entra en contacto con revelaciones nunca imaginadas.

    (Estos apuntes, están tomados del 2º tomo, Discipulado en la Nueva Era.)

  5. Todo el tema de la revelación se refiere a la revelación de la luz e implica muchas y variadas interpretaciones de la palabra “luz”; concierne al descubrimiento de las zonas iluminadas del ser, que de otra manera permanecen desconocidas y, por lo tanto, ocultas.

    Creamos luz; empleamos luz; descubrimos luces mayores que nos están sirviendo para revelarnos al Dios Desconocido. Es la luz guiadora en nosotros que oportunamente revela esas luces más brillantes que introducen el proceso de la revelación. Como pueden comprender, hermanos míos, (nos expresamos) en símbolos.

  6. Hablando Claro: otras maneras de expresar los problemas que afrontamos.

    • alma9

      ¿No te parece curioso que se coloque justo delante de esa figura que le queda como una corona?¿algún mensaje subliminal? 🙂

      • Si, 🙂 supongo que es parte, de “su juego imaginativo de decoración”,

        en principio, atiendo al conjunto de el mensaje, que creo que contiene una explicacion aproximadamente verídica de las situaciones que vivimos en éstos planos inferiores de manifestación; habla de los problemas que hay, ó de cosas que él cree conocer, a su manera, claro.

      • alma9

        El tema de las abducciones es muy serio y quizá debiera irse directamente a la fuente de la que habla; en este caso el Dr. Corrado Malanga. Me parece una mezcla de conceptos cogidos de aquí y de allá que lo lía todo. Parece que hasta él duda de lo que dice
        En fin

      • Creo que tenemos que tener en cuenta, que él mismo es “un abducido”; así lo lleva diciendo hace años, por lo tanto se expresa desde “ése” punto de vista.

        He visto el video completo, y aunque el tema es “muy duro”; creo que no debemos de tener temor de saber como nos explican algunas cosas. Posiblemente nuestra defensa es la comprensión, y la tónica de buena voluntad en el servir; ésto me parece muy importante.
        También el hecho de “hacer todo lo posible”, y en caso necesario utilizar algunas técnicas.

  7. Uno de los datos importantes, es que los asuntos vienen determinados por nuestro propio estado de ser; por lo tanto aquí está la clave que no podemos ignorar … otra cosa, es cómo intentamos cada uno hacer frente a nuestras diferentes caracteristicas y constituciones dharmicas.

  8. Hay un detalle importante, que quisiera señalar: en las enseñanzas que actualmente estoy utilizando, se nos habla de que nuestras estructuras
    físicas, astral, y mental inferior, son ilusorias, y necesitamos neutralizarlas.

    • alma9

      ¿ Y como neutralizamos nuestra estructura física?

      • 🙂 … creo que es mas importante lo que pensamos… bueno, éso es lo que tratamos de hacer con nuestra orientacion hacia la Presencia, hacia la comprensión de éstas cosas: pensar y hablar de ello.

        Nuestra “estructura física”, tiene sus cantinelas, en general como “un niño mal criado”, que nos impone sus exigencias … pero lo importante está en otro lugar: si ponemos nuestra atención en lo correcto, creo que las cosas se vuelven más fáciles …

  9. Pues el planteamiento que has hecho, alma9, me lleva a adjuntar unos escritos directos, en referencia a “como neutralizar” nuestros vehículos:

    EL SENDERO DE LA INICIACIÓN

    Después de un período breve o largo, el discípulo se encuentra ante el Portal de la Iniciación. Debe recordarse que, a medida que nos acercamos al Maestro y al Portal, se llega como dice el libro Luz en el Sendero: “con los pies bañados en la sangre del corazón”. Cada paso trascendido se da mediante el sacrificio de todo lo que es querido por el corazón en algún plano, y este sacrificio debe ser siempre voluntario.

    Quien huella el sendero de probación y el de santidad, sabe el precio que debe pagar, ha reajustado el sentido de los valores y, por lo tanto, no juzga como lo hace el hombre mundano. Quien intenta “arrebatar el reino por la violencia”, lo hace porque está preparado para el consiguiente sufrimiento. Quien considera que nada tiene valor excepto alcanzar la meta, está dispuesto a sacrificar su propia vida en la lucha para que predomine el yo superior sobre el yo inferior.

    Las dos primeras Iniciaciones.

    En la primera iniciación, el ego debe haber controlado en gran medida al cuerpo físico y vencido “los pecados de la carne”, según la fraseología cristiana. No deben prevalecer la gula, el alcoholismo, ni el libertinaje, ni satisfacerse las exigencias del elemental físico; por lo tanto el control debe ser total y la tentación vencida. Debe mantenerse una actitud general y una fuerte disposición de obediencia al ego. Entonces el canal entre lo superior y lo inferior se expande, y el físico obedece prácticamente en forma automática.

  10. No todas las personas, se desarrollan en las mismas o paralelas líneas, por lo tanto, no es posible dictar reglas rígidas invariables, respecto al proceso exacto de cada iniciación, determinar qué centros deben ser vivificados o qué visión ser adjudicada. Mucho depende del rayo a que pertenece el discípulo, de su desarrollo en cualquier dirección (pues no todos suelen desarrollarse similarmente), de su karma individual y también de las exigencias de algún período especial. Sin embargo pueden hacerse muchas sugerencias:

    En la primera iniciación, o el nacimiento del Cristo, generalmente se vivifica el centro cardíaco, a fin de obtener un control más eficaz del vehículo astral y prestar un mayor servicio a la humanidad. Después de esta iniciación se enseña principalmente al iniciado lo concerniente al plano astral; debe estabilizar su vehículo emocional y aprender a actuar en el plano astral con la misma soltura y facilidad con que lo hace en el plano físico; debe entrar en contacto con los devas astrales; aprender a controlar a los elementales del astral; actuar con facilidad en los subplanos inferiores, y acrecentar el valor y la calidad de su trabajo en el plano físico. En esta iniciación pasa del Aula del Aprendizaje al Aula de la Sabiduría.

  11. La segunda iniciación constituye la crisis del control del cuerpo astral. Así como en la primera iniciación se manifiesta el control del cuerpo físico denso, en la segunda se manifiesta análogamente el control del astral. El sacrificio y la muerte del deseo ha sido la finalidad del esfuerzo. El ego dominó al deseo, y sólo queda el anhelo de lo que es para beneficio del todo, de acuerdo a la voluntad del ego y del Maestro. El elemental astral es controlado, el cuerpo emocional se torna puro y límpido y va desapareciendo rápidamente la naturaleza inferior.

    Entonces el ego se aferra nuevamente a los dos vehículos inferiores y los somete a su voluntad. La aspiración y anhelo de servir, amar y progresar, llegan a ser tan intensos, que por lo general se observa un desarrollo muy rápido. Esto explica por qué, esta iniciación y la tercera, se suceden con frecuencia (aunque no invariablemente) en una misma vida. En este período de la historia del mundo se ha dado tal estímulo a la evolución, que las almas aspirantes -al sentir la angustiosa y perentoria necesidad de la humanidad- sacrifican todo a fin de satisfacer esa necesidad.

  12. Las dos Iniciaciones siguientes.

    La enseñanza asciende de nivel después de la segunda iniciación. El iniciado aprende a controlar su vehículo mental, desarrolla la capacidad de manejar materia mental y aprende las leyes para construir pensamientos creadores. Actúa libremente en los cuatro subplanos inferiores del plano mental; antes de la tercera iniciación debe, consciente o inconscientemente, dominar totalmente los cuatro subplanos inferiores, en los tres planos de los tres mundos. Profundiza el conocimiento del microcosmos y en gran medida domina teórica y prácticamente las leyes de su propia naturaleza, de allí su habilidad experimental para ser el amo de los cuatro subplanos inferiores de los planos físico, astral y mental. Esto último es sumamente interesante. El control de los tres subplanos superiores todavía no es completo, y constituye una de las razones de los fracasos y errores de los iniciados. Aún no han perfeccionado el dominio de la materia en los tres subplanos superiores,

  13. En la tercera iniciación, denominada a veces la Trasfiguración, la entera personalidad queda anegada por la luz descendente. Después de esta iniciación la mónada guía definitivamente al ego, derramando acrecentadamente su divina vida en el canal ya preparado y purificado.

    Nuevamente se le otorga al iniciado una visión del porvenir, y está siempre en condición de reconocer a los otros miembros de la Gran Logia Blanca, siendo estimuladas sus facultades psíquicas mediante la vivificación de los centros de la cabeza. Hasta no haber pasado esta iniciación no es necesario ni aconsejable desarrollar las facultades sintéticas o la clariaudiencia y clarividencia. La finalidad de todo el desarrollo consiste en el despertar de la intuición espiritual; una vez lograda, cuando el cuerpo físico es puro, el cuerpo astral estable y firme y el cuerpo mental controlado, entonces el iniciado podrá manejar sin peligro y utilizar inteligentemente las facultades psíquicas para ayudar a la raza.

    … bueno, aquí es obligada 🙂 alguna cantinela, ¿ no les parece … ? ASI ES LA HISTORIA … nuestra historia …

  14. alma9

    Bueno Ágora, a lo mejor es porque ya estoy dormida pero me ha llegado un cierto tufillo a “santidad” y cilicio, que casi me hace salir corriendo 🙂 :
    Esto me suena bastante raro:
    “Cada paso trascendido se da mediante el sacrificio de todo lo que es querido por el corazón en algún plano, y este sacrificio debe ser siempre voluntario.”
    ” Quien considera que nada tiene valor excepto alcanzar la meta, está dispuesto a sacrificar su propia vida en la lucha para que predomine el yo superior sobre el yo inferior.”
    Me parece que todo debiera se bastante más natural, sin tanto aderezo Bizantino

    • Si, alma9; se trata de que todo resulta totalmente natural e inteligente.

      Es aquello que ha sido pre-programado por cada uno de nosotros, en verdad y en amor, hechura de nosotros mismos.

      “Amamos” al Yo superior, porque es nuestro Cristo interno, nuestra verdad. También nos ofrecen Amor los otros reinos y sus manifestaciones, por ejemplo las flores, la naturaleza, o los animales. Pero no nos gustaría quedar “dominados” por ellos.

      Por ésto: ” y este sacrificio debe ser siempre voluntario.” … es voluntario en cuanto lo comprendemos y vivimos; cuando nos damos cuenta de donde está nuestra inteligencia, vida y libertad.

      • alma9

        No quedar “dominados” es vivir desapegados. Este es un proceso natural y desde luego no creo que haya que renunciar a nada, porque el simple hecho de renunciar, sacrificarse o cosas parecidas es incompatible con un proceso natural. Es mi opinión claro

      • Claro, “renunciar” no tiene el significado vulgar. Muchísimo menos el concepto “sacrificio”, que ha sido sustituido, mediante el Buda y el Cristo, ( me sale así la frase) por “Mi-Ser y Cordia” (simpatía) o Felicidad, (Ananda), o Bienaventuranza, etc. Creo que hay temas, que son cuestiones de buen gusto … 🙂

      • Ah!, que se me olvidaba expresar, que (considero) que
        ésa palabra tan chirriante: “renunciar”, se refiere a la aplicacion de la palabra ALTRUISMO.

        Claro, que no nos interesa a ninguno averiguar qué significa … 🙂

  15. En los doce trabajos de Hércules, está representado ese Sendero del Discipulado, y sus experiencias preparatorias para el gran ciclo final de la Iniciación, encuentran un eco espontáneo en todo aspirante. En la vida y trabajo de Jesús el Cristo -el Hijo de Dios perfecto que “ha penetrado por nosotros en el interior del velo, dándonos un ejemplo para que sigamos sus pasos”- tenemos la ilustración de las cinco etapas del Sendero de Iniciación que constituyen los episodios culminantes para los cuales los doce trabajos han preparado al discípulo.

    El oráculo ha hablado y a lo largo de los siglos ha hecho resonar la palabra: “Hombre, conócete a ti mismo”. Este conocimiento es la conclusión del Sendero del Discipulado y la recompensa de todo el trabajo de Hércules.

    Naturaleza del discipulado

    Puede ser de valor considerar aquí brevemente qué es el discipulado, palabra constantemente empleada por los aspirantes, tanto en los países cristianos como en las religiones orientales. El discípulo puede ser definido como la etapa final del Sendero de Evolución, y como ese período en la experiencia de un hombre en el cual él es definidamente autoconsciente. Es la etapa en la cual sabiamente se compromete a imponer la voluntad del alma (que es esencialmente la voluntad de Dios) sobre su naturaleza inferior. En este sendero él se somete a un proceso madurador, para que la flor del alma pueda expandirse rápidamente. La inevitabilidad de la perfección humana tiene su base en la voluntad para hollar el Sendero.

    Esta perfección puede ser alcanzada en dos formas. Puede ser el resultado de un lento y seguro crecimiento evolutivo, llevado adelante bajo las leyes de la naturaleza, ciclo tras ciclo, hasta que gradualmente el Dios oculto pueda ser visto en el hombre y en el universo. 0, ser el resultado de la aplicación sistematizada y la disciplina por parte del aspirante, produciendo un más rápido desarrollo del poder y vida del alma.

    En un análisis del discipulado, éste ha sido definido como “un disolvente psíquico que destruye toda la escoria y deja el oro puro”. Es un proceso de depuración, de sublimación y de transmutación, llevado progresivamente hacia adelante hasta que finalmente el Monte de la Transfiguración y la Iluminación son alcanzados. Los misterios ocultos y las fuerzas latentes en los seres humanos, necesitan ser descubiertos y requieren ser utilizados de una manera divina y de acuerdo con un divino propósito, inteligentemente comprendido. Cuando ellos han sido así utilizados, el discípulo se halla en armonía Con lo universal y las similares energías y poderes divinos que sustentan las operaciones del mundo natural. Así él se convierte en un trabajador bajo el plan de la evolución y un cooperador con esa gran “nube de testigos”, que a través del poder de sus observaciones, y el resultado de sus logros, constituyen los Tronos, Principados y Poderes por medio de los cuales la Vida Una guía toda la creación progresivamente a una gloriosa consumación.

    Tal es la meta hacia la cual Hércules trabajó, y tal es la meta de la humanidad toda, cuyo logro final, en conjunto, será realizado por las muchas individualidades perfeccionadas.

    (Del libro Los Trabajos de Hercules.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s