Archivo mensual: marzo 2018

los pasos hacia la esencia

Sigamos atendiendo a aquello que nos libera de el caleidoscopio mayávico.
Tierra, cuarto esquema,
“… y también Él domina espiritualmente a los Adeptos iniciados de todo el mundo; es, como se dice, “El Innominado” que posee muchos nombres, sin embargo sus nombres y su propia naturaleza son desconocidos. Es el “Iniciador”, denominado el “Gran Sacrificio”. Porque sentado en el Umbral de la Luz mira hacia allí desde dentro del círculo de Oscuridad, el cual no atravesará ni abandonará su puesto hasta el último Día de este Ciclo de Vida. ¿Por qué este Solitario Observador no abandona su puesto autoelegido? ¿Por qué se sienta al lado de la Fuente de la Primordial Sabiduría, de la cual ya no bebe porque nada le queda por conocer -ni en esta Tierra ni en los Cielos? – Porque los solitarios Peregrinos de lacerados pies que recorren el camino de retorno a su Hogar jamás están seguros, hasta el último instante, de que no extraviarán el camino en este ilimitado desierto de Ilusión y Materia, denominado Vida terrenal. Porque alegremente le indicaría el camino que conduce a esa región de liberación y Luz -de la cual se ha exilado voluntariamente- a todo prisionero que ha logrado liberarse de las ataduras de la carne y de la ilusión. Abreviando, porque se ha sacrificado en bien de la humanidad, aunque sólo unos pocos seres selectos se beneficien por el Gran Sacrificio” D. S. I, 231.

PREFACIO: Cada vez que se publica un libro o UN MEDIO de comunicación, para los aspirantes vehementes, … ¿ NOSOTROS ...? surge el interrogante: ¿Qué línea de instrucción se llevará a cabo para su entrenamiento con mayor rapidez? La rapidez es un factor esencial si se quiere aprovechar correctamente el desarrollo actual y aliviar la tensión y tirantez existentes en el mundo. La enseñanza a dar, deberá acrecentar análogamente la capacidad mental y conducir a esa estabilización del cuerpo emocional, que le permitirá liberarlo rápidamente para prestar servicio. Debe recordarse que el estudio constante sobre la Sabiduría Eterna, y la captación de sus enunciados por medio del oído y de la vista, sólo sirven para aumentar la responsabilidad, o bien producir cansancio mental y estancamiento, con la consiguiente rebeldía a las instrucciones. Únicamente lo que es aplicable en la vida, tiene valor práctico y mantiene su vivencia. Aquellos que nos dedicamos a la enseñanza, (ojo, éso es lo que dice el texto... aquí es compartir)… buscamos inevitablemente sinceridad ante todo.

Estudiando e investigando detenidamente, se establece una interacción y se logra una mayor integración grupales, se vinculan más íntimamente LOS ENTES que lo componen y se fusionan más estrechamente como grupo con el Plan que los Grandes Seres están desarrollando. Construimos y hacemos planes para el futuro y la humanidad, y no para el desarrollo personal de determinado aspirante.

Esto necesariamente implicará la consagración de la entera personalidad para ayudar a la humanidad y la promesa hecha al Yo Superior de que hará el esfuerzo necesario para olvidarse del yo inferior al servir, servicio que se prestará en el lugar y circunstancias que el destino del hombre y su deber le hayan deparado.

Las características principales de Manas (posiblemente podemos traducir a MANAS, por MENTE SUPERIOR) podrían resumirse en tres títulos: Discriminación. Actividad ordenada. Adaptabilidad.
Estudiaremos estos tres aspectos brevemente y observaremos cómo se desarrollarán en días y ciclos futuros.

a. Discriminación. Esta parece ser una afirmación muy trillada. Todo estudiante conoce la cualidad discriminativa de la mente y su capacidad selectiva; reconoce la facultad que permite al hombre distinguir inteligentemente entre el Yo y el no-yo. Por lo general tenemos la tendencia a olvidar que esta facultad subsiste en todos los planos y se manifiesta de tres maneras como:

Primero. La facultad de discriminar entre lo que es la conciencia del Yo y aquello que se conoce como mundo externo. Constituye la capacidad de saber distinguir entre uno mismo y las otras formas existentes. Está universalmente desarrollada y ha alcanzado un grado bastante elevado de evolución.

Segundo. La facultad de discriminar entre el Ego y la Personalidad. Esto restringe el concepto a la esfera de la propia conciencia del hombre, y le permite diferenciar entre su yo subjetivo o alma y los cuerpos que la contienen. Dicha facultad en manera alguna se halla desarrollada universalmente. La mayoría de los hombres no saben distinguir todavía con exactitud la diferencia que existe entre el hombre, el PENSADOR que persiste en tiempo y espacio y el vehículo de vida efímera y transitoria mediante el cual piensa. El reconocimiento real de esta dualidad esencial y su corroboración científica sólo se manifiesta en el místico, en los pensadores avanzados de la raza, en los aspirantes conscientes y en aquellos que se acercan al Portal de la Iniciación.

Tercero. La facultad de discriminar entre el alma y el Espíritu, o la comprensión de que el hombre no sólo puede decir “Yo Soy”, ni únicamente puede entender “Yo Soy Ese”, sino que puede comprender aún más y decir “Yo Soy Ese Yo Soy”.

En estas expansiones y corroboraciones se utiliza la facultad discriminativa de manas.

Por lo tanto, podemos presentir cuál será el futuro desarrollo y hacia dónde conducirá a la humanidad. El hombre ya se conoce como unidad separada de conciencia, sabe distinguir entre él y otros seres materializados; reconoce que es distinto a otras esferas activas de materia, desde el Logos materializado hasta la célula de su propio cuerpo físico y las células de todos los cuerpos en el plano físico. El instinto separatista y su característica autocentralización han sido la cuna donde el niño, el hombre, se ha aislado hasta llegar a su plena virilidad y poder participar así en el trabajo de su grupo. Lo único de valor que se percibe en el hombre cuando se acerca a las etapas finales del sendero de evolución es la fusión voluntaria de los intereses y objetivos, consecuencia de una etapa anterior de autoafirmación e intensa autorrealización. En esta etapa nos hallamos ahora; señala toda la manifestación y constituye la base mediante la cual se mantiene la identidad. Caracteriza:

Al Logos solar y a todas las formas dentro de Su cuerpo.

A los Logos planetarios y a todas las formas dentro de Sus cuerpos.

Al hombre y a todas las formas dentro de su cuerpo.

Lo que se ha de hacer resaltar es el concepto, aún poco comprendido, de que esta afirmación de “Yo soy” no sólo distingue al hombre sino que es la palabra mántrica que preserva la integridad de todos los grupos. Cuando el hombre puede decir “Yo soy Ese”, empieza a presentirse uno con su grupo. Cuando los grupos hacen una afirmación similar, comienzan a darse cuenta de su identidad con todos los otros grupos. Cuando un Logos planetario se hace eco de las palabras “Yo soy Ese” se está acercando al momento de síntesis o de absorción. Cuando un Logos solar pronuncia las mismas palabras, se está acercando al término de un día de Brahma, y se aproxima la hora de Su consciente fusión con Su grupo mayor. En términos generales y en relación con el hombre, se puede decir que:

“Yo soy” se refiere a la conciencia de la personalidad en los tres planos inferiores, o a todo cuanto se considera inferior al cuerpo causal. Se relaciona con la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa en el globo dentro de una cadena.

“Yo soy Ese” se refiere a su conciencia egoica y a los planos de la Tríada. Concierne a la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa dentro de la cadena, (posiblemente, concatenacion) y su relación con el grupo del cual forma parte.

“Yo soy Ese Yo soy” se refiere a la conciencia monádica del hombre y a su relación con los planos de abstracción. Concierne al conocimiento que posee de su posición en el esquema.

Cuando el iniciado puede decir “Yo soy Ese Yo soy”, indica que se ha fusionado con su divina esencia y se ha liberado de la forma. La primera aserción esotérica marca su emancipación de los tres reinos inferiores y su actuación consciente en los tres mundos, que ocurrió al individualizarse por medio de Manas; la segunda señala la emancipación gradual del hombre de los tres reinos inferiores y su liberación dual de la forma inferior, en la quinta iniciación. En la afirmación final el iniciado no sólo distingue entre el Yo y todas las otras formas de manifestación, entre su propia identidad y el alma, lo mismo que la materia en la forma, sino que puede discriminar entre los tres, Espíritu, Alma y Materia. Cuando ha comprendido esto se libera de su manifestación durante este ciclo mayor. Dicha facultad discriminadora, inherente a manas, desplegada en espirales cada vez más elevadas, lleva al hombre

a la materia y a la forma,

a través de todas las formas de materia en todos los planos, y finalmente produce su eventual abstracción de toda forma y materia, conjuntamente con la acumulación de conocimiento transmutado, (procesos alquímicos) proporcionado por el proceso evolutivo.

b. Actividad ordenada. Aquí entra el concepto del propósito inteligente que persigue un plan fijo y establecido y desarrolla, en tiempo y espacio, un ideal preconcebido. El microcosmos viene a la encarnación mediante un impulso basado en el propósito inteligente que, en su caso, se originó en el plano mental, el plano del principio manásico. Cabría indicar un punto interesante: Al quinto plano, el mental, se lo puede considerar en amplia escala, en el caso del Hombre celestial, (conjunto grupal de Almas, Primero, el átomo químico y físico. Segundo, el átomo humano u hombre. Tercero, el átomo planetario, energetizado por el Logos planetario u Hombre celestial. Cuarto, el átomo solar habitado por el Logos o Deidad solar.) como manteniendo una posición simbólicamente análoga a la que mantienen los cuerpos causales de los entes que pertenecen a Su Rayo.

Algunos cuerpos causales se hallan en el tercer subplano y otros en el segundo; su complejidad es excesiva y variada, produciendo formas geométricas, en cierto sentido similares a las descritas en los diagramas. Todo es actividad ordenada de los entes (cada uno persiguiendo su propósito autocentrado y siguiendo las inclinaciones del yo inferior cuyo lema es “Yo Soy”). Esto gradualmente cederá su lugar a la actividad ordenada de los grupos, en los cuales los entes reconocen la unidad de sus propios intereses y, por consiguiente, trabajan activa e inteligentemente y con propósito consciente por el bien del grupo colectivo. La vibración que ocultamente acompaña a la palabras “Yo Soy Ese” pronunciadas por los entes en el plano físico, empieza a hacerse sentir, aunque sólo muy débilmente. Muchos entes en distintos y lejanos lugares expresan dichas palabras a través de sus vidas, difundiendo así la vibración y poniéndola en movimiento, para contrarrestar el significado crudo y áspero de las palabras “Yo Soy”.

Durante la sexta y séptima rondas los grupos activos y ordenados, pronunciarán la frase mántrica final, la cual no alcanzará su máxima vibración en este sistema solar. En este sistema dual el significado de las palabras “Yo Soy Ese” será consumado plenamente, porque en la tercera iniciación el iniciado capta su fuerza mántrica. No obstante, los iniciados de la sexta y séptima Iniciaciones no tendrán preponderancia en este sistema. Después de que la quinta ronda y las dos quintas partes de la familia humana hayan pasado la oscuración temporaria, los entes restantes habrán alcanzado aproximadamente los estados siguientes: Una quinta parte pronunciará mántricamente las palabras ‘Yo soy Ese Yo soy”. Dos quintas partes alcanzarán la quinta iniciación y se conocerán a si mismo como “Yo soy Ese”. También irán respondiendo a una nota más elevada. Una quinta y media parte alcanzará la tercera iniciación, y se reconocerá, con plena conciencia, como “Yo soy Ese”.

Los restantes ENTES recorrerán el Sendero, y comenzarán a reconocerse como grupo.

El siguiente video, ( mirado de “arriba, abajo) … 🙂 : RESULTA POSIBLEMENTE BASTANTE EXAGERADO.

Es importante, según creo comprender, QUE NOS DEMOS CUENTA DE que casi todas las exposiciones verbalizadas, PUEDEN CONTENER GRAVES ERRORES, y que por lo tanto, adoptemos las PREVENCIONES NECESARIAS. Es decir, evitemos autoconstruirnos NUEVAS CARCELES de comprension limitada, lo cual puede sucedernos si adoptamos literalmente alguna vertiente de puntos de vista estereotipados.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Piedra Angular

Alquimia; la Piedra verídica, radiaciones precisas en transubstanciacion,

3   Respondió Jesús y le dijo:   En verdad,   en verdad te digo que el que no nace de nuevo   no puede ver el reino de Dios.

El hecho de fijar nuestra atención en aquello que puede transformar nuestra Alma, nuestro Ser, mediante el fuego alquimico, afectando por lo tanto también a nuestras emociones y constitución, no son cuestiones aleatorias, que planteemos en éste medio como una mera creencia o para conocimiento intelectual, sino que se trata de cuestiones vitales en las cuales nos interesamos, pues las precisamos aprender para vivenciar y practicar, SUPERANDO LAS HIPNOSIS.

Para explicar y entender la doctrina de la Transubstanciación se emplean dos términos filosóficos aristotélicos: (universales) sustancia y accidentes. Sustancia es aquello que hace que una cosa sea lo que es.

El significado de “Accidente” corresponde a las propiedades no esenciales de una cosa (fenoménicas, en sentido semejante a fosfenos) y   las  cuales,  si son perceptibles por los sentidos.

radiacion

La Transubstanciación o Transustanciación es una doctrina católica de la Eucaristía, definida por un canon del Concilio de Trento. Aunque en realidad ya figuraba desde el siglo IV, puesto que Cirilo de Jerusalén ya lo había redactado en el Catecismo a los catecúmenos. Posteriormente el Concilio de Trento no hace más que confirmar lo que hacía 1500 años se venía creyendo en lo referente a que “la consagración del pan y del vino que se opera en el cambio de toda la substancia del pan en la substancia del Cuerpo de Cristo y de toda la substancia del vino en la substancia de su Sangre”.1​ Significando “especie” para estos efectos, los “accidentes” del pan y del vino: color, gusto, cantidad, etcétera.

Esta conversión se opera, de acuerdo a lo establecido en el Catecismo de la Iglesia católica, en la plegaria eucarística con la consagración, mediante la eficacia de la palabra de Cristo y de la acción del Espíritu Santo.2​ Se considera que bajo las especies consagradas del pan y del vino, “Cristo mismo, vivo y glorioso, está presente de manera verdadera, real y substancial, con su Cuerpo, su Sangre, su alma y su divinidad”
(cf Cc. de Trento: DS 1640; 1651)”3​

El Catecismo de la Iglesia católica afirma al respecto:

“La presencia del verdadero Cuerpo de Cristo y de la verdadera Sangre de Cristo en este sacramento, `no se conoce por los sentidos, dice S. Tomás, sino sólo por la fe , la cual se apoya en la autoridad de Dios’. Por ello, comentando el texto de S. Lucas 22,19: `Esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros’, S. Cirilo declara: `No te preguntes si esto es verdad, sino acoge más bien con fe las palabras del Señor, porque él, que es la Verdad, no miente”
S. Tomás de Aquino, s.th. 3,75,1, citado por Pablo VI, MF 1819​

Un comentario, quizás obvio. Los términos que se refieren a "transubstanciacion", y "transfiguración", u otros de ésta índole, seguramente se refieren a procesos que precisan de minuciosa investigación, y por lo tanto LOS ENFOCO en el sentido de el "Hombre Nuevo", NO de los tópicos habituales.

16  De manera que nosotros de aquí adelante á nadie conocemos según la carne  (las apariencias):  y aun si á Cristo conocimos según la carne (imágenes de índole diversa), empero ahora ya no le conocemos. 
17   De modo que si alguno está en Cristo,  nueva criatura es: las cosas viejas pasaron;   he aquí todas son hechas nuevas.

En el Universo Verídico, el Yo es Uno. Ésto nos narran las enseñanzas.

Un vídeo recién publicado por su autora …

Datos increibles respecto a los mundos fisicos:

En comentarios: UN EJEMPLO VIVO DE LAS HIPNOSIS FENOMENICAS, EN CONJUNCION CON LAS VERBALIZACIONES. Testimonios y sucesos de las contiendas … “humanas”.

10 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Metanoia, Piedra Angular