Archivo diario: 6 abril, 2019

las Bromas que se gastan en éste mundo

La relación, sin duda, sería interminable, pues la capacidad HIPNÓTICA e IMAGINATIVA de ” éstos seres ” parece inagotable.

Día 4 de abril de 2019, VUELVEN LOS SEISMOS A LOS ALREDEDORES DE MADRID: 1,9 en Mejorada del Campo.

Todas las grandes Vidas del sistema solar poseen cuerpos construidos de materia mental de nuestro sistema, de allí que todas esas Entidades puedan comunicarse en ese plano.

¿Tendrá ésto ALGO QUE VER, con otros estados de la materia, POR EJEMPLO, EL PLASMA, de lo cual tratamos en la sección de comentarios, de éste posts. ?

Este hecho constituye el fundamento de la comprensión esotérica y la verdadera base de la unificación. Los vehículos de estas grandes Existencias están compuestos de materia de los niveles abstractos del plano mental, y por medio de esa sustancia energetizada pueden ponerse en contacto entre sí, sin tener en cuenta Su meta de realización individual. (ES DECIR, SIN INTERFERIRSE.) Por lo tanto, los cuerpos de dichas unidades pueden similarmente ponerse en contacto con los demás Egos y grupos cuando obtienen la conciencia del plano mental (la conciencia causal) y conocen las diversas “claves”, tonos y colores grupales.

QUISIERA RECALCAR A TODOS, la importancia de éstos planteamientos psico-cientificos-espirituales, porque constituyen la posibilidad de UNA CORRECTA COMUNICACION en lo Universal, y entre TODOS NOSOTROS.

Será evidente para el estudiante atento, que aquí reside la verdadera relación entre los distintos grupos de Egos, sin tener en cuenta su grado de evolución, rayo o esquema en que puedan hallarse. La verdad fundamental involucrada podrá captarse mejor estudiando las siguientes frases esotéricas:

“En el Aula de la Ignorancia rige kama-manas. El hombre agobiado por numerosos malos deseos busca el objetivo que su corazón anhela en las aulas sombrías del maya más denso. Lo encuentra, pero muere antes de haber recogido los frutos apetecidos. Es mordido por la serpiente, y la anhelada alegría queda fuera de su alcance. Todos aquellos que buscan los frutos egoístas del karma deben despreciarse recíprocamente; por lo tanto lucha y codicia, mala voluntad y odio, muerte y retribución, invocación kármica y vengadora centella, caracterizan a esta aula.

En el Aula del Aprendizaje rige el intelecto y trata de guiar. Un deseo más elevado, el fruto de manas y su empleo, reemplazan al deseo kármico inferior. El hombre pesa y valora, y en el ocaso de las Aulas del Intelecto busca el fruto del conocimiento. Lo halla, pero se da cuenta que el conocimiento no es todo; muere en el campo abierto del conocimiento, escuchando el grito que resuena en sus oídos moribundos: “Sabe que el conocedor es más grande que el conocimiento; Aquel que busca es más grande que lo buscado”.

En el Aula de la Sabiduría rige el Espíritu; el Uno dentro de los menores asume el control supremo. La muerte no es conocida en estas aulas, porque se pueden atravesar sus dos grandes portales. La discordia y la lucha desaparecen, y sólo reina armonía. Los conocedores se ven como Uno; reconocen el campo donde el conocimiento surge como disonancia y diferenciación bráhmicas. El conocimiento es conocido como método, un instrumento del propósito empleado por todos. y como simple germen de reconocimiento eventual. Dentro de esta aula, la mutua unión, la mezcla de uno con todos y la unidad de acción, de meta y capacidad, marcan todo esfuerzo superior.”

Si se medita sobre estas palabras, se comprenderá que la verdadera unión reside en la comprensión de que la vida mayor siempre incluye a la menor, y que cada expansión de conciencia acerca más al hombre a esa Unicidad.

Por lo tanto, si pudiéramos aventurarnos a expresar la abstracción y el estado de conciencia en términos de tiempo y espacio, valiéndonos de la limitación del lenguaje, podríamos decir que en niveles egoicos o en los tres subplanos superiores del plano mental, existe un canal de comunicación entre cada uno de los esquemas planetarios, dentro del “círculo no se pasa” solar, basado en la similitud de vibraciones y unidad de esfuerzo. Sólo aquí (respecto a los tres mundos y al reino humano) es posible establecer relaciones egoicas y transmitir sustancia mental entre

entes y grupos egoicos,
grupos,
grupos mayores y grupos menores,
egos de un esquema planetario con los de otros esquemas.

1. Las Características de Manas.

Las características principales de Manas podrían resumirse en tres títulos:

Discriminación.
Actividad ordenada.
Adaptabilidad.

Estudiaremos estos tres aspectos brevemente y observaremos cómo se desarrollarán en días y ciclos futuros.

a. Discriminación. Esta parece ser una afirmación muy trillada. Todo estudiante conoce la cualidad discriminativa de la mente y su capacidad selectiva; reconoce la facultad que permite al hombre distinguir inteligentemente entre el Yo y el no-yo. Por lo general tenemos la tendencia a olvidar que esta facultad subsiste en todos los planos y se manifiesta de tres maneras como:

Primero. La facultad de discriminar entre lo que es la conciencia del Yo y aquello que se conoce como mundo externo. Constituye la capacidad de saber distinguir entre uno mismo y las otras formas existentes. Está universalmente desarrollada y ha alcanzado un grado bastante elevado de evolución.

Segundo. La facultad de discriminar entre el Ego y la Personalidad. Esto restringe el concepto a la esfera de la propia conciencia del hombre, y le permite diferenciar entre su yo subjetivo o alma y los cuerpos que la contienen. Dicha facultad en manera alguna se halla desarrollada universalmente. La mayoría de los hombres no saben distinguir todavía con exactitud la diferencia que existe entre el hombre, el PENSADOR que persiste en tiempo y espacio y el vehículo de vida efímera y transitoria mediante el cual piensa. El reconocimiento real de esta dualidad esencial y su corroboración científica sólo se manifiesta en el místico, en los pensadores avanzados de la raza, en los aspirantes conscientes y en aquellos que se acercan al Portal de la Iniciación.

Tercero. La facultad de discriminar entre el alma y el Espíritu, o la comprensión de que el hombre no sólo puede decir “Yo Soy”, ni únicamente puede entender “Yo Soy Ese”, sino que puede comprender aún más y decir “Yo Soy Ese Yo Soy”.

En estas expansiones y corroboraciones se utiliza la facultad discriminativa de manas.

Por lo tanto, podemos presentir cuál será el futuro desarrollo y hacia dónde conducirá a la humanidad. El hombre ya se conoce como unidad separada de conciencia, sabe distinguir entre él y otros seres materializados; reconoce que es distinto a otras esferas activas de materia, desde el Logos materializado hasta la célula de su propio cuerpo físico y las células de todos los cuerpos en el plano físico. El instinto separatista y su característica autocentralización han sido la cuna donde el niño, el hombre, se ha aislado hasta llegar a su plena virilidad y poder participar así en el trabajo de su grupo. Lo único de valor que se percibe en el hombre cuando se acerca a las etapas finales del sendero de evolución es la fusión voluntaria de los intereses y objetivos, consecuencia de una etapa anterior de autoafirmación e intensa autorrealización. En esta etapa nos hallamos ahora; señala toda la manifestación y constituye la base mediante la cual se mantiene la identidad. Caracteriza:

Al Logos solar y a todas las formas dentro de Su cuerpo.

A los Logos planetarios y a todas las formas dentro de Sus cuerpos.

Al hombre y a todas las formas dentro de su cuerpo.

Lo que se ha de hacer resaltar es el concepto, aún poco comprendido, de que esta afirmación de “Yo soy” no sólo distingue al hombre sino que es la palabra mántrica que preserva la integridad de todos los grupos. Cuando el hombre puede decir “Yo soy Ese”, empieza a presentirse uno con su grupo. Cuando los grupos hacen una afirmación similar, comienzan a darse cuenta de su identidad con todos los otros grupos. Cuando un Logos planetario se hace eco de las palabras “Yo soy Ese” se está acercando al momento de síntesis o de absorción. Cuando un Logos solar pronuncia las mismas palabras, se está acercando al término de un día de Brahma, y se aproxima la hora de Su consciente fusión con Su grupo mayor. En términos generales y en relación con el hombre, se puede decir que:

“Yo soy” se refiere a la conciencia de la personalidad en los tres planos inferiores, o a todo cuanto se considera inferior al cuerpo causal. Se relaciona con la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa en el globo dentro de una cadena. (Globo: posiblemente, esfera aúrica y sus vórtices.)

“Yo soy Ese” se refiere a su conciencia egoica y a los planos de la Tríada. Concierne a la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa dentro de la cadena, y su relación con el grupo del cual forma parte.

“Yo soy Ese Yo soy” se refiere a la conciencia monádica del hombre y a su relación con los planos de abstracción. Concierne al conocimiento que posee de su posición en el esquema.

Cuando el iniciado puede decir “Yo soy Ese Yo soy”, indica que se ha fusionado con su divina esencia y se ha liberado de la forma.

La primera aserción esotérica marca su emancipación de los tres reinos inferiores y su actuación consciente en los tres mundos, que ocurrió al individualizarse por medio de Manas; la segunda señala la emancipación gradual del hombre de los tres reinos inferiores y su liberación dual de la forma inferior, en la quinta iniciación. En la afirmación final el iniciado no sólo distingue entre el Yo y todas las otras formas de manifestación, entre su propia identidad y el alma, lo mismo que la materia en la forma, sino que puede discriminar entre los tres, Espíritu, Alma y Materia. Cuando ha comprendido esto se libera de su manifestación durante este ciclo mayor. Dicha facultad discriminadora, inherente a manas, desplegada en espirales cada vez más elevadas, lleva al hombre

a la materia y a la forma,

a través de todas las formas de materia en todos los planos, y finalmente produce su eventual abstracción de toda forma y materia, conjuntamente con la acumulación de conocimiento transmutado, proporcionado por el proceso evolutivo.

b. Actividad ordenada. Aquí entra el concepto del propósito inteligente que persigue un plan fijo y establecido y desarrolla, en tiempo y espacio, un ideal preconcebido. El microcosmos viene a la encarnación mediante un impulso basado en el propósito inteligente que, en su caso, se originó en el plano mental, el plano del principio manásico. Cabría indicar un punto interesante: Al quinto plano, el mental, se lo puede considerar en amplia escala, en el caso del Hombre celestial, como manteniendo una posición simbólicamente análoga a la que mantienen los cuerpos causales de los entes que pertenecen a Su Rayo. Algunos cuerpos causales se hallan en el tercer subplano y otros en el segundo; su complejidad es excesiva y variada, produciendo formas geométricas, en cierto sentido similares a las descritas en los diagramas.

Todo es actividad ordenada de los entes (cada uno persiguiendo su propósito autocentrado y siguiendo las inclinaciones del yo inferior cuyo lema es “Yo Soy”). Esto gradualmente cederá su lugar a la actividad ordenada de los grupos, en los cuales los entes reconocen la unidad de sus propios intereses y, por consiguiente, trabajan activa e inteligentemente y con propósito consciente por el bien del grupo colectivo.

La vibración que ocultamente acompaña a la palabras “Yo Soy Ese” pronunciadas por los entes en el plano físico, (estado de conciencia suprapersonal, que llamamos verídica o percepción más amplia) empieza a hacerse sentir, aunque sólo muy débilmente. Muchos entes en distintos y lejanos lugares expresan dichas palabras a través de sus vidas, difundiendo así la vibración y poniéndola en movimiento, para contrarrestar el significado crudo y áspero de las palabras “Yo Soy”.

Durante la sexta y séptima rondas los grupos activos y ordenados, pronunciarán la frase mántrica final, la cual no alcanzará su máxima vibración en este sistema solar. En este sistema dual el significado de las palabras “Yo Soy Ese” será consumado plenamente, porque en la tercera iniciación el iniciado capta su fuerza mántrica. No obstante, los iniciados de la sexta y séptima Iniciaciones no tendrán preponderancia en este sistema. Después de que la quinta ronda y las dos quintas partes de la familia humana hayan pasado la oscuración temporaria, los entes restantes habrán alcanzado aproximadamente los estados siguientes:

Una quinta parte pronunciará mántricamente las palabras ‘Yo soy Ese Yo soy”.

Dos quintas partes alcanzarán la quinta iniciación y se conocerán a si mismos como “Yo soy Ese”. También irán respondiendo a una nota más elevada.

Una quinta y media parte alcanzará la tercera iniciación, y se reconocerá, con plena conciencia, como “Yo soy Ese”.

Los restantes entes recorrerán el Sendero, y comenzarán a reconocerse como grupo.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...