Constitucion humana y Esencialidad.

Sólo entonces (cuando se manifiestan las premisas verídicas,) será posible ampliar la revelación.

1. Que el grupo esté dispuesto a revelar el misterio oculto.

La disposición a que aquí se refiere, nada tiene que ver con la disposición personal o con la unidad grupal, sobre la cual he insistido frecuentemente; tampoco con la pureza individual, consagración o desarrollo mental, ni con las relaciones grupales cuando derivan en armonía y comprensión.

Concierne a algo muy distinto de estos factores, que son considerados automáticos y necesariamente presentes. Me refiero al resultado de todos ellos, así como ellos, a su vez, son el resultado del contacto con el alma, es decir, a los efectos forjados en el grupo, debido al control monádico existente y efectivo, que se está logrando en forma creciente. ¿Qué significa esto? Significa que todos y cada uno de los miembros del grupo se hallan en el sendero de la iniciación, en cualesquiera de sus etapas, y que el grupo, como tal, está en proceso de recibir la iniciación, porque en esta etapa la iniciación es un proceso y no un acontecimiento.

Significa también que se está construyendo el antakarana grupal y utilizándose conscientemente, por lo tanto, es presentido (aunque muy imperceptiblemente) el propósito divino y se obedece y se lleva a cabo el Plan. Significa además que los tres hilos del “arco iris” son ahora fuertes y están firmemente anclados, y ello permite no sólo conectar los dos aspectos del equipo mental (mente superior e inferior), sino atravesar los tres niveles de la conciencia triádica, lo cual quiere decir que estos tres hilos están también firmemente enraizados en lo que simbólicamente he denominado la Cámara del Concilio en Shamballa.

La Cámara del Concilio no es una localidad o lugar, sino un estado de conciencia dentro de la omniabarcante Vida. (Pleroma) Los tres puntos de introducción dentro de la esfera de la Conciencia planetaria, o (si les parece mejor, aunque deben recordar que pensamos y hablamos en símbolos) del cerebro planetario, tienen una leve analogía en los tres puntos sensibles que existen en la cabeza del discípulo o del iniciado, es decir, en la región de la glándula pineal del cuerpo pituitario y de la glándula carótida. Éstos, como bien saben, están ubicados en las zonas denominadas centro coronario, centro ajna y centro alta mayor. Aunque dichas analogías son muy reales y funcionan en minúscula escala, el iniciado logra la deseada “perfección” cuando los tres puntos en la cabeza se han relacionado, y el amor, la voluntad y la inteligencia, actúan como síntesis. Aquí descubrimos una semejanza con la tríada espiritual y con los tres puntos existentes en la Cámara del Concilio, presididos por los tres Budas de Actividad, en cuyas excelsas conciencias se unen los tres hilos del antakarana y entran en actividad. en forma incomprensible para ustedes. Lógicamente, este gran antakarana sólo puede ser construido correctamente por quienes análogamente están construyendo el antakarana individual.

Por lo tanto, habrán advertido la necesidad de organizar eventualmente, en el mundo, un grupo que esté muy bien constituido, meticulosamente seleccionado e internamente relacionado, cuyos miembros sean iniciados, que hayan construido sus propios “arco iris”, con comprensión y exactitud, capaces de trabajar en tal completa unión, que el antakarana grupal se convierta en un ininterrumpido canal directo de comunicación desde Shamballa al grupo, porque cada miembro del grupo será un miembro de la Jerarquía. De esta manera los tres centros planetarios entrarán en la necesaria relación y otro gran triángulo emprenderá la verdadera actividad funcionante. Cuando esto tenga lugar, una revelación, jamás soñada, se manifestará en la Tierra; una nueva cualidad divina, de la cual no tenemos la menor idea, hará sentir su presencia, y el trabajo del Buda y del Cristo y el del venidero Avatar, será reemplazado por Aquel que Shamballa y la Jerarquía esperan, Aquel de Quien la doctrina del Mesías y de los Avatares ha sido y es, en la actualidad, un pálido y lejano símbolo. Ellos mantienen en la conciencia de los hombres este concepto de la Gran Revelación, debido a la expectativa evidenciada en la Jerarquía y a través del “trabajo preparatorio” emprendido ahora en Shamballa, “La Luz del Mundo”.

Por lo tanto, esta instrucción no va dirigida al primer grupo o grupos que reciban estos escritos; está destinada a un grupo que se formará posteriormente y preparará el camino, y de él pueden formar parte los aspirantes más avanzados si “caminan humildemente con su Dios”. Éste, hermano mío, es uno de los preceptos más avanzados de cualquier Escritura del mundo, y está contenido en La Biblia. No se refiere en absoluto a la humildad tal como generalmente se la interpreta y entiende. Significa la habilidad de observar la vida con un sentido de divina proporción, desde el ángulo de las perfecciones matemáticas espirituales y (por paradójico que parezca) sin ningún sentido de dualismo. El significado común que se le asigna, es incorrecto. El verdadero, implica aceptación y comprensión del propósito, en tal forma que la personalidad consagrada -controlada por la mónada, por intermedio del antakarana y en colaboración con el único Dios conocido- camine por las sendas de la Tierra como un canal para las tres cualidades divinas (amor, voluntad, inteligencia) y también como un canal para lo que las tres cualidades le permitirán más adelante presentir, conocer y revelar.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Piedra Angular, TopSecret

13 Respuestas a “Constitucion humana y Esencialidad.

  1. Éstas son importantes y solemnes manifestaciones que contienen en sí los elementos de la profecía, pero de una profecía que no tiene, en sentido alguno, relación con la salvación de la humanidad. Se refiere a una Aparición activa que, de acuerdo a la Ley de Síntesis, será Ése que los tres grandes centros planetarios de la vida divina en forma mancomunada están destinados a revelar. Subsiste algo, detrás de los tres aspectos divinos, de tan magna importancia, belleza y potencia reveladora, que todos los acontecimientos del tiempo pretérito hasta la actual y entrante era acuariana, han sido sólo la preparación inicial e iniciática.

    En esta regla están indicados dos pasos preparatorios y cuatro actividades o, si prefieren, pueden denominarlas demostraciones de aptitud para el trabajo a realizar. Las últimas corresponden a las “cuatro cosas que el discípulo debe aprender a captar antes de revelársele el misterio más recóndito”, [como lo expone la Regla para Aspirantes. Existe una definida relación entre ambas reglas y la observaremos a medida que prosigamos.

    Los dos preceptos preliminares resumen simplemente los efectos que han tenido lugar en la vida del discípulo cuando ha aprendido y aplicado la significación de las Reglas para Aspirantes, pero, en la actualidad, los efectos se manifiestan en un grupo de discípulos que ha recibido ciertas iniciaciones y actúa como un grupo unificado. La simplicidad del tema es muy grande, no obstante, siempre se lo considera complejo.

    El aspirante llega a ser consciente del alma y se convierte, por lo tanto, en iniciado; nunca olviden que el alma en su propio plano es un iniciado de todos los grados.

    En último análisis, la iniciación es la comprensión y el reconocimiento, por la conciencia cerebral, de las distintas esferas y estados de divina percepción, con la consiguiente demostración de esta realidad, eterna realidad, en la vida. Debido a ello el hombre piensa únicamente en términos grupales, y lo hace automática e inconscientemente: expresa la integridad grupal como si fuera una mera parte de su naturaleza, en la misma forma que en la etapa de la personalidad y durante los eones transcurridos, desde la individualización, pensó exclusiva y naturalmente en términos del yo separado.

    Mientras una persona realiza conscientes esfuerzos para llegar a tener conciencia del grupo, y se entrena y disciplina a fin de trabajar en forma grupal y como parte de un grupo, está aún centrada en la personalidad. Esta expresión de la personalidad puede ser de orden muy elevado, y el aspirante o discípulo poseer, como persona, un altruismo superior, pero sin llevar una vida grupal.

    La etapa de transición es muy difícil y frecuentemente desalentadora. La conciencia dualista posee sus propios problemas, derivados del nuevo aspecto que se le ha presentado.

    El discípulo reacciona a las condiciones y problemas grupales; sintoniza fácilmente la conciencia de los que forman el grupo; es consciente de las reacciones y aspiraciones del grupo, pero sigue siendo él; está aún atravesando por una etapa de reajuste interno a fin de llegar a un estado del ser y percepción para los cuales las relaciones del pasado no le proporcionaron un antecedente que pueda servirle de guía. Cuando el grupo y sus miembros son capaces de adaptarse (acatar y ajustarse a la Regla Trece para discípulos e iniciados), llegan a fusionarse tan íntimamente en el alma (dentro de sí mismos y con los demás yoes), que la situación se invierte, entonces dichos miembros deben realizar un esfuerzo para pensar y reaccionar como personalidades. He explicado el problema con estas palabras a fin de esclarecerlo, si ello es posible.

    Cuando se ha alcanzado esta etapa de centralización, el grupo puede comenzar a develar el misterio oculto. Todo lo que puedo decir sobre ese misterio es que concierne al propósito y razón por el cual nuestro Logos planetario encarnó y se convirtió en la Vida animadora de nuestro planeta Tierra; concierne a la inherente necesidad de Su propia naturaleza, de llegar a una etapa en la escala cósmica de la evolución que lo trasformará -como resultado- en la Vida animadora de Un planeta sagrado.

    Recuerden que nuestro planeta no es aún sagrado, aunque está próxima esa gran transformación. El enigma cósmico del proceso de transformación está siendo desentrañado por Sanat Kumara, en la actualidad, y cuando Ése que influye sobre Él, durante esta encarnación, haya establecido los cambios necesarios por medio de un proceso de transformación y transmutación, entonces tendrá lugar una gran Transfiguración y Él ocupará Su lugar entre quienes tienen el poder de actuar por medio de un planeta sagrado.

    Dicho proceso complementa el proceso evolutivo. La evolución es un efecto de este trabajo oculto que emana de niveles cósmicos; sólo cuando la evolución haya recorrido su trayectoria a través de la multiplicidad de formas, ciclos, cadenas, esferas, rondas, razas y períodos mundiales, sabremos algo de la verdadera naturaleza del misterio oculto, el cual es tenuemente presentido en la Cámara del Concilio de Shamballa. Buda y Cristo expresan las cualidades que -al ser demostradas más universalmente- indicarán su naturaleza, si así puedo expresarlo. Juntos están movilizando el equipo existente en nuestro planeta, que hará inevitable la revelación del misterio. Lo antedicho dará un indicio y mucho material para reflexionar. Más no puedo decir, y lo dicho lo comprenderán en forma imprecisa. Analicemos ahora el segundo paso preliminar.

  2. 2. Que el grupo demuestre el significado superior de las lecciones aprendidas, aunque cuatro, es una sola.

    Los aspirantes aprenden, al recorrer el sendero de probación, a ver el significado de sus actividades en el plano físico, en términos del mundo de deseos, el plano astral. Lo que ellos hacen tiene su origen en ese plano y da significado a sus actos. Éste es el abecé del ocultismo elemental y de la verdadera psicología. Posteriormente ingresan en un mundo superior de significados y descubren que “como un hombre piensa en su corazón, así es él”. De esta manera es dominada lentamente la lección que comparte el impulso kama-manásico y (durante el aprendizaje) el deseo, impulsado por la mente, complementado por la personalidad, pierde su aferramiento sobre el aspirante. Más tarde y a medida que el alma comienza a dominar, aprende también el significado del amor, y paulatina y frecuentemente, por medio de la subyugación del dolor, absorbe el significado o la significación de la actividad, relación e iniciación grupales.

    Por lo tanto, en esta etapa está preparado (como lo expone la regla) para aprender el significado superior de las cuatro lecciones, procesos o etapas que, no obstante constituyen en sí una sola lección. Las cuatro lecciones, aprendidas hasta este punto, lo han preparado para las cuatro lecciones que -como iniciado, cuya conciencia está centrada en la Triada espiritual- debe ahora dominar. En resumen, constituyen las cuatro fases de una actividad que lo conducirá a un punto de tensión el cual le indicará la siguiente y posible etapa iniciática. Podrían emplearse cuatro palabras para expresar el proceso: Radiación Magnetización, Transmutación, Comunicación. Permítanme explicar brevemente, a quienes poseen conciencia iniciática, algunas de las significaciones elementales de estas palabras:

    1. Radiación. El iniciado es un centro que irradia luz y amor. La radiación tiene dos efectos:

    a. Ha convertido al iniciado en un factor esencial y vital para obtener la unidad en el ashrama del Maestro.

    b. Ha permitido reunir su propio grupo y así comienza a formar su propio ashrama.

    Los miembros del grupo mundial que revelará el misterio oculto serán todos “centros radiantes”, en mayor o menor medida, y por lo tanto invocadores y evocadores. Esta reflexión contiene la clave de la Ley de Síntesis, de unidad y de fusión, dada en la Regla Trece para iniciados.

    2. Magnetización. El iniciado que irradia luz y amor es a su vez magnetizado por el aspecto divino más elevado que se conoce -la Vida, la cual se expresa por medio de la voluntad y del propósito, siendo en consecuencia de carácter dinámico. El iniciado constantemente se carga de vida, y en consecuencia puede trabajar con la impelente Ley de Evolución que (como se dice en la regla que estamos considerando) “llevará al grupo hacia los tres superiores”. ¿Han podido observar cómo las diferentes fases de la enseñanza conducen de una a otra etapa y proporcionan una gran escala para acercarse a la realidad? Llamaré la atención de que en las Catorce Reglas para Aspirantes y las Catorce Reglas para Discípulos e Iniciados, tenemos los dos grandes cursos fundamentales de las futuras Escuelas de los Misterios, sobre las que ya he informado al mundo, en el libro Cartas sobre Meditación Ocultista.

    3. Transmutación. Significa una realización y no un proceso; el trabajo de trasmutar la naturaleza inferior en superior y el deseo en amor, de trasformar el propósito de la personalidad en vivencia y en existencia grupales, ha conducido a la total transfiguración, que hace innecesario el proceso de transmutación. Pero -y esto debe destacarse- como resultado de esa realización, el arte de la transmutación constituye ahora el instrumento que el iniciado puede emplear para transmutar aquello que no es él, y así, conscientemente y con un propósito bien definido, llevar adelante los objetivos de la evolución. La transmutación “desaparece” de su propia vida, pero las fuerzas que han sido trasmutadas en energía espiritual comienzan ahora a producir un efecto dinámico transmutador en el mundo de las formas, donde ha preferido trabajar y servir de acuerdo a su rayo e intención ashrámica.

    4. Comunicación, a la cual se refiere el Libro de las Revelaciones de El Nuevo Testamento, donde dice que al iniciado se le entregó una piedra blanca y que en ella había escrito “un nuevo nombre”, el “oculto nombre egoico”. Aquí no encuentro palabras para explicar su significado superior. Dicha comunicación marca la etapa culminante en la obtención del punto de tensión, donde puede ser oído el Sonido y no sólo la Palabra. Recuerden que O.M. es simplemente una palabra emitida simbólicamente y destinada a introducir en las mentes de los que huellan el sendero, esos dos grandes puntos de tensión donde

    a. se le comunica al discípulo el “oculto nombre egoico” siendo en lo que a él concierne, la Palabra del rayo de su alma, y

    b. se oye el Sonido del cual el O.M. es el símbolo, primera letra del séptuple Nombre del Logos planetario. Nada más puede divulgarse sobre dicho tema, ni tampoco estoy en situación de hacerlo.

    Estos dos preceptos preliminares proporcionarán una idea de la complejidad de la enseñanza contenida en las reglas para iniciados. La comprensión y la expresión de las cuatro reglas para aspirantes, demostradas por el discípulo que se desempeña en un grupo, puede resumirse en la palabra: Ser. Habiendo dicho esto ¿qué significado tiene para ustedes? Ser, en sí, sólo pueden comprenderlo quienes han “revivido” monádicamente y actúan en los tres mundos de la Tríada espiritual en forma más positiva de que lo que pudiera actuar, en los tres mundos de la evolución humana, una personalidad altamente evolucionada; también pueden comprenderlo quienes han captado parcialmente el propósito para el cual vino a la existencia Sanat Kumara, que está llevando a cabo Su intención por medio de la vivencia dirigida.

    Ahora abordaremos los cuatro mandatos principales impartidos al discípulo iniciado cuando se prepara para trabajar, regido por las Leyes del Espíritu, como alma consciente y (para propósitos de servicio) mediante la personalidad. Existen muchos iniciados que actúan sin poseer el cuerpo de contacto que proporciona la personalidad, pero no nos ocuparemos de ellos, sino de los discípulos capaces de trabajar como grupo [i264] en el plano físico, cumpliendo, por un lado, la intención ashrámica y, por otro, preparándose para hollar el Camino de la Evolución Superior. El primer mandato principal es:

    3. Que el grupo comprenda la Ley de Síntesis, de unidad y de fusión.

    La Ley de Síntesis, como es bien sabido, es la ley de la existencia espiritual y una de las tres leyes mayores de nuestro sistema solar y también de nuestro planeta, ley básica cósmica, aplicada desde fuentes desconocidas, como lo son las Leyes de Atracción y Economía. Me he ocupado algo extensamente de estas tres leyes en Tratado sobre Fuego Cósmico, y sobre las otras dos Leyes de Atracción y Economía he dicho e insinuado mucho.

    Poco puedo decir acerca de la Ley de Síntesis, ley que rige las actividades de la Tríada espiritual y que condiciona la vida monádica. No actúa mediante el empleo de la energía del amor ni por la aplicación del principio de economía. El cumplimiento de estas leyes es necesario y preliminar a la comprensión de la Ley de Síntesis y, bajo la égida de esta Ley, se subyuga a los mundos de la ilusión y del espejismo y se rechaza el control de maya; bajo la Ley de Atracción es revelada la naturaleza del amor, ante todo por el deseo de vivir en la forma y luego por la atracción hacia el alma y la consiguiente resolución de la dualidad alma y personalidad, produciendo la unidad que, a su debido tiempo, sirve para revelar un mayor dualismo potencial, el del alma y del espíritu; dualidad fundamental que también debe ser resuelta, y permite que la esencial y universal dualidad planetaria, espíritu-materia, esté presente en tiempo y espacio.

    La Ley de Síntesis se refiere a esta relación y a la veracidad de la colosal aseveración de Helena Blavatsky de que “materia es espíritu en la etapa más inferior de la manifestación y espíritu es materia en la etapa superior”. El grupo debe aprender esta síntesis; también debe comprender dicho relación, y a su debido tiempo conocer la diferencia (porque existe diferencia) entre síntesis, unidad y fusión.

    Quizás piensen que estas palabras significan lo mismo, pero no es así; fusión se relaciona siempre con la unión consciente del alma y la sustancia, hasta obtenerse un punto de equilibrio, en el cual llega a ser posible la unidad y donde se perturba el punto de equilibrio -mediante la obtención de un punto de tensión. Todo ello tiene lugar en tres etapas bien definidas cuando la fusión de la personalidad y el alma se produce por el esfuerzo autoiniciado del discípulo: primero, en el sendero de probación, luego en el sendero del discipulado y, finalmente, durante la tercera iniciación, en el sendero de iniciación.

    Es esencial recordar siempre que la tercera iniciación, la Transfiguración, constituye la primera iniciación desde el punto de vista de la Jerarquía, aunque es la tercera desde la limitada visión del aspirante. El iniciado aprende el verdadero sentido de la unidad, lo cual sólo es posible cuando se puede registrar conscientemente la influencia monádica y el antakarana está en proceso de ser construido conscientemente.

    Quiero destacar la palabra “conscientemente”; gran parte del trabajo para obtener la fusión y la realización se hace inconscientemente, de acuerdo a la fundamental Ley de Evolución, Ley shambállica que personifica la actuación de la inescrutable voluntad de la Deidad. El trabajo que se realiza en las tres etapas del sendero debe ser intencional y, por lo tanto, emprendido conscientemente y planificado inteligentemente; ante todo debe estar respaldado por la determinación luego por la voluntad espiritual y finalmente como aspecto complementario del propósito.

    Por lo tanto, la fusión podría considerarse como el proceso individual de integración espiritual, relacionando -en plena conciencia vigílica- los tres aspectos divinos del hombre. La unidad podría conceptuarse como la adaptación consciente, del discípulo iniciado, a un todo mayor, su absorción en el grupo por el acatamiento de las leyes del alma, como rigiendo su actitud hacia aquello donde vive, se mueve y tiene su ser.

    Esto continúa mientras él no hace distingos ni establece diferencias y mientras sea inconsciente de cualquier reacción separatista, porque en él ya no existe el instinto de separación. Esto se refiere a su unicidad con el mundo de las energías donde actúa, convirtiéndolo en un ininterrumpido canal para la energía y, por consiguiente, en una parte integrante y dúctil de su medio ambiente y, ante todo, del grupo al que ha sido atraído automáticamente, de acuerdo a la ley de su alma. Ha aprendido todo lo que le fue posible, por medio de los procesos de diferenciación, a los cuales estuvo sometido durante eones.

    El principio inteligencia lo controla y el del amor lo motiva, logrando en consecuencia la unidad. Pero, hermanos míos, es la unidad de su rayo, de su ashrama y del Plan; la unidad de la Jerarquía existe para los propósitos del servicio y del trabajo activo en sus siete grupos y tres sectores o secciones principales. En verdad significa realización y liberación. Aún queda mucho por aprender si queremos hollar el Camino de la Evolución Superior y elegir entre los siete Senderos cósmicos -elección que, en forma curiosa, no depende del rayo, pues estos Senderos están regidos por todos los rayos.

    La elección sólo puede hacerse por medio de la síntesis. La Ley de síntesis “actúa por intermedio de los Siete que sólo son Uno; indica los siete caminos, no obstante, quienes se hallan en ellos son uno; inicia lo universal en los muchos, pero mantiene su integridad; origina el plan, pero conserva intacto el propósito; ve la multiplicidad necesaria de acuerdo a la Ley de Sacrificio, pero subordina esa ley a la Ley de Síntesis; exhala los innumerables Alientos, sin embargo, es la Vida Misma”. En esta tentativa de parafrasear una antigua definición de la Ley de Síntesis, he expuesto todo lo que puedo decir sobre el tema. La inspiración llegará sólo a medida que los discípulos construyan el antakarana y actúen como la Tríada espiritual dentro de la Vida monádica, así como aprendieron a establecer contacto con el alma y a actuar en la triple personalidad dentro del alma; luego sobrevino la revelación. Nada se obtendrá si continúo dilucidando el tema. Prosigan el trabajo de construcción del antakarana, que la luz brillará sobre su camino y la revelación guiará sus pasos.

  3. Adquiriendo el poder sobre el mundo:

  4. UN PLANTEAMIENTO, TOTALMENTE DIFERENTE, de la HISTORIA :

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.