Armonía en nuestro Sí-mismo: Aquél, sobre el cual nada puede decirse.

3   Y ésta es la vida eterna: Que te conozcan a ti.  7   Ahora han conocido que todas las caracteristicas que me has dado, son, PROVIENEN de ti.   25  El  mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido:   17    Espíritu de verdad,  a  quien  el  mundo  no  puede  recibir,  porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis; porque mora con vosotros, y estará en vosotros.

Reverencia, a éste Si mismo,
Que en el estado de vigilia, hace la experiencia de todos los objetos, penetrando el Universo entero, con la radiación omnipresente de Su inalterable Conciencia, la cual abraza toda aparente multiplicidad.

Que en el estado de sueño, absorve y realiza, en lo interno de Sí, la experiencia de la multiplicidad, producida por el deseo, a lo cual la mente presta existencia.

Que, en el sueño profundo, goza de la felicidad, y que permite, por la virtud de maya, saborear ésta felicidad.

Que, en fin, es El, a quién en términos de Maya, llamamos el Ser Verdadero, el Supremo, lo inmortal, lo inmutable.

Que Él, el Ser verdadero,

Pueda ser identificado, a través y más allá de toda apariencia e ilusión, en la plenitud universal, realizándose, incluso en el estado de vigilia, trascendiendo toda ignorancia y apego, en la experiencia de la multiplicidad.

Que también, en el estado de sueño, iluminado por su propia luz, hace la experiencia de los objetos sutiles de goce, a los que Su sentido interno presta existencia.

Quien, en fin, en el sueño profundo, al retirar en sí mismo todos los objetos sutiles y groseros, se libra de toda distinción y de toda diferenciaciaón,

! Pueda, éste Ser verdadero, Siempre exento de atributos, concedernos Su protección. !

Éste átman es el Sí mismo, el demostrativo éste, se refiere a lo que parece estar dividido en cuatro espacios, indicando con un gesto de la mano hacia el corazón; “el átman que reside aquí.”

La evolución del Hijo, la encarnación cósmica del Cristo, es de gran importancia para los planes del Ser más grande que el Logos solar, AQUEL SOBRE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE. Los principios animadores de las constelaciones y sistemas afines observan, con aguda atención, el progreso de la evolución del Hijo.

Así como el planeta llamado Tierra es el punto decisivo o campo de batalla entre el Espíritu y la materia y, debido a ello, de gran importancia, así nuestro sistema solar ocupa un lugar análogo en el esquema cósmico. El hombre cósmico, el Arjuna solar, está luchando por obtener Su autoconciencia individualizada perfecta y por liberarse e independizarse de la forma y del no-yo. También en este planeta el hombre trabaja para lograr, en su pequeña esfera, ideales similares; de la misma manera luchan en el cielo Miguel y Sus ángeles o los divinos Hombres celestiales, cuyo problema es el mismo en más elevada escala.

¿QUE ES LA CONCIENCIA? ¿QUE LUGAR OCUPA EN EL ACTUAL ESQUEMA DE LAS COSAS?

Podemos definir la conciencia como la facultad de captar; concierne principalmente a la relación que existe entre el Yo y el no-yo, el Conocedor y lo conocido, el Pensador y lo pensado. Estas definiciones involucran la aceptación de la idea de la dualidad, de lo objetivo y de lo que está detrás de la objetividad.
La conciencia expresa lo que puede ser considerado como el punto medio de la manifestación. No atañe totalmente al polo del Espíritu; se produce por la unión de los dos polos y por el proceso de interacción y adaptación que necesariamente resulta.

El sistema solar personifica, durante la objetividad evolutiva, la relación logoica mencionada, y toda la finalidad del desarrollo progresivo es llevar al Hijo del Padre y de la Madre, a un punto de plena realización, de total autoconciencia y de completo conocimiento activo. Este Hijo es objetivamente el sistema solar, inherentemente voluntad o poder y subjetivamente amor-sabiduría. Esta última cualidad se está desarrollando mediante el empleo de la inteligencia activa.

Las tres Personas manifestadas de la Tríada logoica procuran obtener un pleno desarrollo, dependiendo una de la otra. La voluntad de ser del aspecto Mahadeva, con la ayuda de la inteligencia de Brahma, trata de desarrollar amor-sabiduría, el aspecto Vishnu o hijo. En el sistema microcósmico, reflejo del triple Logos, el hombre procura, valiéndose de los tres vehículos, alcanzar el mismo desarrollo en su propio plano. En los planos superiores, los Hombres celestiales, por medio de atma-budi-manas, tratan de lograr una progresión similar. Los Hombres celestiales además de los entes de Sus cuerpos, compuestos de mónadas dévicas y humanas, forman en conjunto el gran Hombre celestial.

Cuando el hombre Se realiza, los Hombres celestiales también realizan; cuando Ellos alcanzan Su pleno desarrollo y conocimiento y son autoconscientes en todos los planos, entonces el Hijo realiza y el sistema solar (Su cuerpo de manifestación y de experiencia) ha servido su propósito. El Hijo se libera. Extendiendo la idea del triple desenvolvimiento de la conciencia al Logos, en un ciclo aún más amplio (los tres sistemas solares de los cuales el nuestro es el punto medio) se repetirá en los niveles cósmicos, en conexión también con el Logos, el proceso del desarrollo del hombre en los tres mundos.

Menos mal que, el Gobierno Español, ya aumentó el salario mínimo a los Pensionistas, y debido a ésa promesa, salió elegido el actual Gobierno: Los Demonios, ¿siempre pagan bién a quiénes les sirven, VERDAD?.

Por lo tanto, ¿CUÁNDO TERMINARÁ ÉSTA LOCURA.? Sin duda alguna, cuando todo el mundo SEPA QUIÉNES SON LOS CREADORES DE ÉSTA PRETENDIDA PANDEMIA, y las demoníacas consecuencias.

FRECUENCIAS ELECTROMAGNÉTICAS, radiofrecuencias emitidas, ALTERAN Y MODIFICAN NUESTRO ADN: ÉSTO SE ENCUENTRAN PERFECTAMENTE DOCUMENTADO Y PUEDE SER INVESTIGADO:

4 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...

4 Respuestas a “Armonía en nuestro Sí-mismo: Aquél, sobre el cual nada puede decirse.

  1. Habiendo establecido los hechos anteriores con respecto al átomo, podemos ahora extender la idea al hombre, siguiendo el mismo delineamiento general:

    El Hombre.

    Un hombre tiene forma esferoidal. Puede ser visto como un “círculo no se pasa” esférico, una esfera de materia con un núcleo de vida en el centro. Al exponer esto estamos considerando al hombre verdadero en su posición fundamental como Ego, con su esfera de manifestación, el cuerpo causal, punto medio entre Espíritu y materia.
    El hombre contiene en sí mismo átomos diferenciados, que en su totalidad componen su forma objetiva en los planos de la manifestación. Todos los átomos están animados por la vida del hombre, debido a su persistente voluntad de ser; todos vibran de acuerdo al grado de evolución que él haya alcanzado. Visto desde los planos superiores el hombre aparece como una esfera (o esferas) de materia diferenciada, que vibra a determinado ritmo, coloreada por determinado color y girando a un ritmo fijo -el ritmo del ciclo de su vida.
    El hombre se caracteriza por la actividad que despliega en uno o más planos de los tres mundos, y manifiesta las cualidades siguientes:
    Movimiento de rotación, o su determinado período cíclico en la rueda de la vida, alrededor de su polo egoico.
    Capacidad de discriminar, o el poder de elegir y de adquirir experiencia.
    Capacidad de evolucionar, a fin de acelerar la vibración y establecer contactos.
    Contiene en sí mismo tres principios mayores -voluntad, amor-sabiduría, inteligencia activa o adaptabilidad- y su diferenciación en siete principios. Estos, que constituirán eventualmente las diez manifestaciones perfectas, están en proceso de vitalización; pero no han alcanzado todavía plena expresión. En el hombre sólo cuatro principios se hallan activos, y está en proceso de desarrollar el quinto o principio manásico. Obsérvese cuán perfecta es la analogía entre el hombre visto como el cuaternario inferior, desarrollando el principio de la mente, y el átomo con sus cuatro espirillas activas y la quinta en proceso de ser estimulada.
    El hombre está regido por la Ley de Atracción; evoluciona por medio de la Ley de Economía y está entrando bajo el dominio de la Ley de Síntesis. La Ley de Economía rige el proceso material, del cual el hombre no es muy consciente. La atracción rige su vinculación con otras unidades o grupos, y la síntesis es la ley de su Yo interno, la vida dentro de la forma.
    El hombre tiene su lugar dentro de la forma grupal. Los grupos egoicos y los Hombres celestiales están formados por el conglomerado de entes humanos y dévicos.
    El hombre responde al estímulo externo:
    Estímulo eléctrico, que afecta a la forma externa, o respuesta pránica.
    Estímulo magnético, que actúa sobre su vida subjetiva. Ésta proviene de su grupo egoico y más tarde del Hombre celestial, de Cuyo cuerpo es una célula.
    El efecto combinado ole ambos estímulos induce al crecimiento y desarrollo constantes.

    En consecuencia el hombre se caracteriza por:

    Su forma esferoidal. Su “círculo no se pasa” es preciso y perceptible.
    Su distribución interna; toda su esfera de influencia está en proceso de desarrollo. En la actualidad dicha esfera es limitada y su campo de actividad pequeño. A medida que se desarrolla el cuerpo egoico, el núcleo de vida que se halla en el centro aumenta su radio de control, hasta dominar y gobernar todo el conjunto. Su actividad vital, o lo que pueda expresar en determinados momentos su autoconciencia, o el control que ejerce sobre su triple naturaleza inferior. Su séptuple economía interna; el desarrollo de sus siete principios. Su eventual síntesis interna bajo la acción de las tres leyes, las siete en las tres y luego en una. Su relación grupal. Su desarrollo de conciencia, de respuesta al contacto, que implica por lo tanto el desarrollo de la percepción.

  2. ¿ POR QUE LA EVOLUCIÓN SE DESENVUELVE CICLICAMENTE?

    Esta pregunta es desconcertante y nos hace pensar. Vamos a encararla basándonos en lo siguiente: Cuando se piensa en el progreso cíclico surgen ciertos Conceptos que sería conveniente considerar.

    1. El Concepto de Repetición.

    Repetición implica los siguientes factores:

    a. Repetición en el tiempo: El concepto de actividad cíclica comprende períodos de tiempo de diferente duración, ciclos mayores o menores, pero de acuerdo a su duración, uniformes. Un manvantara o Día de Brahma, tiene siempre determinada extensión; lo mismo ocurre con el mahamanvantara. Los ciclos durante los cuales un átomo de cualquier plano gira alrededor de su eje son uniformes en el plano correspondiente.

    b. Repetición de los hechos: Da la idea de un ritmo clave o sonido, en cualquier grupo particular de átomos que entran en la composición de una forma determinada. Este agrupamiento de átomos tenderá a crear una serie de circunstancias y repetirá el compás o sonido, cuando un factor animador influye sobre ellos. Si en determinados períodos la fuerza vitalizadora se pone en contacto con una serie de átomos, evocará un sonido específico, el cual se manifestará objetivamente como circunstancias ambientales.

    En otras palabras, la interacción del Yo y del no-yo es, invariablemente, de carácter cíclico. La misma calidad de tono será evocada por el Yo cuando more en la forma, pero el ritmo ascenderá gradualmente. Es similar al efecto producido al golpear la misma nota en octavas diferentes, empezando por la más baja.

    c. Repetición en el espacio: Este concepto se halla profundamente implicado en un concepto más amplio respecto al karma, ley que realmente rige la materia del sistema solar e inició su acción en sistemas solares anteriores. Tenemos, por lo tanto, ciclos ordenados y repetición en espiral ascendente, regida por una ley precisa.

    Las ideas sugeridas podrían también expresarse de la manera siguiente:

    El sistema solar repite su actividad……..Repetición en el espacio.
    Una cadena planetaria repite su actividad…Repetición en el tiempo.
    La repercusión consecutiva y constante de la nota de un plano, de un subplano y de todo lo que dicha nota trae a la objetividad.Planos de Repetición
    La tendencia de los átomos a perpetuar su actividad y a producir circunstancias ambientales y vehículos similares… Repetición de la Forma.

    Cuando extendemos estas ideas desde todos los planos del sistema solar hasta abarcar los planos cósmicos, penetramos en lo infinito.

    2. La Repetición de la Actividad Cíclica está Regida por Dos Leyes:

    Quizá sea más exacto decir que está regida por una ley primaria y otra subsidiaria. Esto nos lleva a dos tipos de ciclos involucrados en la propia y verdadera naturaleza del Yo y del no-yo. Su interacción trae, con la ayuda de la mente, lo que llamamos medio ambiente o circunstancias.

    Existe una Ley general que produce efectos cíclicos, la Ley de Atracción y Repulsión, de la cual es subsidiaria la Ley de Periodicidad y de Renacimiento. La evolución cíclica es el resultado de la actividad de la materia y de la Voluntad del Espíritu. Tiene lugar por la interacción de la materia activa y del Espíritu que moldea. Toda forma contiene una Vida. Toda vida tiende a unirse con la vida similar latente en otras formas. Cuando el Espíritu y la materia emitan la misma nota cesará la evolución. Cuando la nota emitida por la forma es más fuerte que la del Espíritu, tenemos atracción entre las formas. Cuando la nota emitida por el Espíritu es más fuerte que la de la materia y de la forma, tenemos al Espíritu que rechaza a la forma. Tenemos así la base del campo de batalla de la vida y sus miríadas de etapas intermedias, lo cual podría expresarse de la manera siguiente:

    El período en que domina la nota de la forma es el de la involución.
    El período en que el Espíritu rechaza a la forma es el de la lucha en el campo de batalla en los tres mundos.
    El período en que un Espíritu atrae a otro, y en el que abandona la forma, es cuando se huella el Sendero.
    El período en que domina la nota del Espíritu es el de la evolución en los planos superiores.

    A la sincronización o ausencia de sincronización de las notas se puede atribuir todo lo que ocurre en los ciclos mundiales. Así se produce la armonía; primero, la nota fundamental de la materia: luego, la nota del Espíritu dominando gradualmente la nota inferior y monopolizando la atención, hasta que gradualmente la nota del Espíritu predomina sobre las otras. Sin embargo se ha de recordar que la nota de la vida mantiene unida a la forma. La nota del Sol, por ejemplo, ejerce atracción exacta sobre las esferas circundantes, los planetas. Las notas se sincronizan y armonizan hasta alcanzar una etapa adecuada y el consiguiente período de abstracción. La evolución cíclica prosigue. Similarmente un ser humano (por medio de su nota) mantiene unidos los átomos de los tres cuerpos, representando para ellos, lo que el Sol central representa para los planetas. No obstante se puede afirmar que la Ley de Atracción manifiesta los poderes del Espíritu y que la Ley de Repulsión rige a la forma. El Espíritu atrae al Espíritu durante todo el ciclo mayor. En ciclos menores el Espíritu atrae temporariamente a la materia. La tendencia del Espíritu es unirse y fusionarse con el Espíritu. La forma rechaza a la forma, y así se produce la separación. Pero -durante el gran ciclo de evolución- cuando comienza a actuar el tercer factor, la mente, y el punto de equilibrio constituye la meta, se percibe el despliegue cíclico de la interacción entre el Espíritu y la forma, dando por resultado los ciclos ordenados de los planetas, de un ser humano y de un átomo. Así, por repetición, se desarrolla la conciencia y comienza a adquirirse la facultad de responder.

    Cuando dicha facultad es de tal naturaleza que constituye parte inherente del haber activo de la Entidad, aquélla debe aplicarse en todos los planos, y aquí rige también la actividad cíclica, de allí que la repetición de los nacimientos constituya el método aplicado. Una vez que la facultad consciente e innata, en toda unidad de conciencia, llegue a coordinarse como parte del equipo del Logos en cada plano del sistema solar, sólo entonces cesará la evolución cíclica; el movimiento giratorio en todos los planos del plano físico cósmico vibrará tan uniformemente que iniciará la acción en el plano cósmico inmediato, el astral.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .