Vacuidad del Yo; planos, manifestación.

agujero negro planetario

En el siguiente documento, planteamiento de nuestro condicionamiento en la estructura psíquica «terrestre», y la «puerta bierta» hacia los planos suprafísicos, que pueden acercarnos hacia lo verídico, nuestro Yo espiritual, fuera ó más allá de las estructuras mayávicas.

A continuación, unos párrafos del Tomo I, Sabiduria Hiperborea, según el Sr. Luis Felipe Moyano: El hombre de nuestros días es, en mayor o menor medida, un VIRYA PERDIDO. Vale decir: en él existe una doble naturaleza, divina y humana, tal como afirmaban acertadamente los gnósticos de los primeros siglos de la Era actual y que la Iglesia reservó exclusivamente para un exponente de la «raza sagrada» del Demiurgo Jehová-Satanás. En efecto, la doble natu­raleza que la Iglesia afirma poseía Jesús Cristo es, en realidad, la condición natural de todo virya, el cual PARTICIPA de la divinidad absoluta del Espíritu eterno. Para ocultar este hecho, y evitar que el hombre se convierta en Dios, la Iglesia comenzó por destruir la Gnosis con una implacable persecución y continuó por apoderarse de la verdad para aplicarla solamente a Je­sús Cristo. Después de la traición de Constantino a los Dioses del Imperio Romano, y del concilio de Nicea y posteriores, la verdad Gnóstica de la doble naturaleza del virya se trans­formó en el dogma de la divinidad de Jesús Cristo. Y todo posterior intento por revelar este secreto a los hombres, desde los maniqueos y cátaros hasta Nietzsche e Hitler, fue ahogado en sangre por la conspiración sinárquica de la judeomasonería, el judeomarxismo, el judeocris­tianismo, etc.

El pasú primitivo era una fase en el proceso evolutivo del Arquetipo Manú. A ese esta­do había llegado luego de una evolución de millones de años que no comenzó aquí sino en otro planeta, el cual se dividió luego en cuatro partes y formo las lunas de la Tierra. ¿Cómo era la psique del pasú a la venida de los extraterrestres? Respuesta: Poseía un sujeto racional bastan­te desarrollado y una incipiente esfera de preconciencia con la que no alcanzaba a adquirir «conciencia de si», es decir, individualidad psíquica. En esta falta de individualidad radicaba, justamente, la falla evolutiva del pasú. En otros incisos se demostrará que el Demiurgo pro­puso una finalidad para el destino del pasú cuyo objetivo es doble: el «objetivo microcósmico de la finalidad» exige que el pasú desarrolle la «esfera de conciencia» y convierta al microcos­mos en «ente autónomo», capaz de «poner sentido en el macrocosmos»; este objetivo permite que se cumpla, también, el «objetivo macrocósmico de la finalidad»: producir cultura. Se en­tiende que el primer objetivo, «desarrollar la esfera de conciencia» es particular y el segundo, «producir cultura», es colectivo.

La «falta de individualidad», la «incipiente esfera de preconciencia», la natural e insupe­rable animalidad, causaron la falla del objetivo microcósmico de la finalidad; y tal estanca­miento particular produjo, en consecuencia, el fracaso del objetivo macrocósmico: las «culturas» pasú no progresaron en miles de años. (Posiblemente, porque son periódico-cíclicas, subordinadas a objetivos superiores)

Por otra parte, cabe destacar que, en sentido general, el pasú exhibía un instinto grega­rio altamente desarrollado que le permitía superar en organización a cualquier otra sociedad animal PUES ERA EL ÚNICO CAPAZ DE CREAR UNA CULTURA. Sin embargo, por no estar totalmente individualizado, participaba, junto con otros miembros de su comunidad, de una especie de «alma grupal», o «egrégoro», dotada de cierta inteligencia pero cuya motivación principal la constituía EL DESEO.

estructura psiquica terrenal

EN ESE MOMENTO de su historia la estructura psíquica del pasú se componía de dos esferas bien desarrolladas (afectiva y racional) y de una tercera (preconciencia) en lento pro­ceso de formación. En el esquema de la figura 11 se han representado las esferas «afectiva» (4) y «racional» (3) excéntricamente con respecto a la esfera más débil, «preconciencia» (2), pero más importante desde el punto de vista potencial. En efecto, la esfera (2) es, si se quiere, la clave del drama pues el fracaso evolutivo del pasú radicaba en el casi nulo desarrollo de esta esfera tras millones de años de «actividad del Manú». La entelequia del pasú, la perfección de igualarse al Arquetipo Manú, se apoyaba fundamentalmente en la evo­lución de la «esfera de conciencia» (entonces de «preconciencia») pues ella era NECESARIA PARA COMPLETAR EL DESCUBRIMIENTO POSTERIOR DE LA OBRA Y, desde la obra, DEL AUTOR, es decir, «de los entes, del ente y de Dios (El Uno)». Por tal motivo hemos centrado en la figura 11 a la esfera (2) aunque será a las esferas (3) y (4), más desarrolladas, a las que habrá que prestar mayor atención.

estructura psiquica

No obstante la posibilidad apuntada, de poder reconstruir la estructura cultural, o de construir la misma con pulcra perfección, la Sabiduría Hiperbórea no otorga a la misma ningu­na importancia pues sus vías secretas de liberación espiritual permiten a todo virya acceder al conocimiento en forma gnóstica. La gnosis hiperbórea, en efecto, brinda un conocimiento ilimi­tado, que no requiere intervención de la razón o de la estructura cultural porque se obtiene fuera de la estructura psíquica, en una esfera llamada Ehre que hay que crear con la voluntad graciosa luciférica. En la Segunda Parte se expondrá la forma en que el virya perdido debe ac­tuar para crear tal esfera superior.

actual pasu

En resumen, lo que importa para profundizar la Sabiduría Hiperbórea y conocer el Misterio del encadenamiento espiritual, paso previo de la gnosis hiperbórea, es la pureza de sangre, la presencia viva del linaje hiperbóreo, el recuerdo primordial, la Minne, la Voz de la sangre, el Símbolo del Origen, es decir, UNA HERENCIA ESPIRITUAL que nada tiene que ver con la estructura cultural o las funciones del cerebro. (Sistemas de creencias, Mitos, Imaginerias tradicionales, etc.,)

Música espiritual. Hermosa música cátara – Oh, Sagrada Minné.

EL PARLAMENTO EUROPEO, REGULA POR LEY, EL DERECHO A LA DESCONEXION DE TODA LA TECNOLOGIA DIGITAL.

10 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular

10 Respuestas a “Vacuidad del Yo; planos, manifestación.

  1. DEMOSTRADO CIENTIFICAMENTE:

    EXISTE UNA RELACION DIRECTA, ENTRE RADIACIONES ELECTROMAGNETICAS, Y LA ENFERMEDAD QUE LLAMAN covid :

  2. EL JUEGO DE «los virus», CONTINUARÁ PARA SIEMPRE EN LA TIERRA: lógicamente, pues se trata de un «juego de inteligencia» :

  3. ¿Qué propone la Sabiduría Hiperbórea a los viryas perdidos en este Día del Espíritu? Lo explicaremos paso a paso, pues la respuesta debe estar claramente relacionada con el problema de la liberación espiritual.

    No importa aquí el motivo de la decisión: la intuición del Yo Infinito o del Símbolo del Origen, o haber escuchado la Canción de A-mort de los Siddhas, etc. Lo importante es que, cuando el virya perdido se decide a procurar la liberación del Espíritu, SU PRIMER PASO SOLO PUEDE CONSISTIR EN LA BUSQUEDA DEL SELBST, EL ASIENTO DEL YO DESPIERTO. La concreción de esa búsqueda implica un SALTO GNOSTICO que separa al Yo de su confusión con el sujeto consciente, de su identificación con el tiempo inmanente, y lo traslada hacía el selbst, convertido así en Yo despierto, en sujeto atemporal. Desde el selbst el Yo despierto podrá, al fin, realizar el desencadenamiento del Espíritu y trasmutarse, si lo desea, en Siddha Berserkr. Se advierte, entonces, el valor de ese “primer paso” que conduce al selbst y se comprende, también, el interés sumo que para el virya perdido reviste su ejecución.

    Los Elegidos son aquéllos viryas perdidos que comprenden y aceptan los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea. Sin embargo no todos los viryas perdidos son aptos para comprender y aceptar tales fundamentos en el día de hoy, es decir, en el Día del Espíritu: algunos son víctimas de su propio extravío interior, de la sumisión del Yo perdido en el sujeto consciente, de *identificar al Espíritu con la conciencia y de creerse alma;* otros, los más, son presa de la Estrategia exterior enemiga, de las determinaciones objetivas que introducen en la estructura cultural del virya las superestructuras de las culturas externas: “para la Sinarquía, la cultura es un arma estratégica”. Pero, de entre los viryas perdidos en el Día del Espíritu, la Orden de Caballeros Tirodal sabe distinguir a los Elegidos, a quienes convoca “para afrontar con Honor el próximo Fin de la Historia”. Desde luego, en la confirmación que la Orden realiza para asegurar que tal o cual virya perdido es un elegido, intervienen una pluralidad de acciones esotéricas, entre las que se cuentan, por ejemplo, la investigación de sus registros innatos para conocer su historia espiritual, la detección de ciertas señales orgánicas que delatan su condición luciférica, la consulta a los Siddhas de Agartha, etc. Empero, existe un rasgo primero que se toma en consideración pues, por así decirlo, es el que lo diferencia de los verdaderos viryas perdidos, el que anuncia de manera inequívoca que “este virya” es distinto de los otros, que en él el Yo perdido se halla “preorientado” hacia el Origen. Vamos a describir semejante rasgo en esta Segunda Carta porque todo Elegido ha de ser capaz de reconocerlo en sí mismo, como carácter innato, sin necesidad de recurrir a nuevos conocimientos o explicaciones teóricas: este rasgo, este carácter, es a priori de todo conocimiento y de toda explicación y, por el contrario, el conocimiento y las explicaciones, de cualquier tipo, suelen provenir de la búsqueda desesperada por comprenderlo. A partir de ahora, quien reconozca este rasgo en sí mismo, comprobará de inmediato que la Orden no se ha equivocado al convocarlo, tendrá la seguridad de que “el conocimiento y las explicaciones teóricas” que ofrece la Sabiduría Hiperbórea le serán útiles a su particular condición, podrá intuir que la Iniciación Hiperbórea es el camino que su Espíritu reclama.

    Para sintetizar, vamos a denominar aquí PREDISPOSICION GNOSTICA al rasgo mencionado, el cual es una cualidad interior innata, propia del Yo perdido, que el Yo perdido manifiesta compulsivamente durante toda a vida sobre al sujeto anímico con indiferencia hacia cualquier forma cultural que éste asuma. Hay que distinguir de entrada a la PREDISPOSICION GNOSTICA de un simple caso de fe: la fe suele ser la creencia ciega en el producto de una intuición irracional, de la intuición incomprensible del contenido de los símbolos sagrados; la fe es netamente psicológica, un carácter del alma, la relación que el sujeto anímico establece con los símbolos, sagrados arquetípicos, representantes de los Mil Rostros de El Uno, en su evolución hacia la autonomía óntica de la entelequia Manú. Contrariamente, la PREDISPOSICION GNOSTICA es expresión de la sabiduría innata del Espíritu y es ella misma una sabiduría. Vale de decir, que la PREDISPOSICION GNOSTICA está fundada en la sabiduría innata y consiste en el conocimiento de la Verdad del Espíritu, de su esencia inmaterial e increada por El Uno, El Creador de las formas que ordenan la materia.

    El Elegido SABE interiormente, con absoluta certeza, de la existencia del Espíritu increado y de su calidad superior a la de cualquier existencia, óntica u ontológica, creada por Uno. Por eso no necesita CREER en el Espíritu ni en ninguna intuición irracional inducida por los símbolos sagrados: su PREDISPOSICION GNOSTICA se manifiesta como sabiduría innata de la Verdad del Espíritu, un saber que no puede ser ni afirmado ni negado por la razón anímica porque consiste en una Verdad absoluta e indudable. Es claro que la PREDISPOSICION GNOSTICA no actúa siempre con la misma intensidad pues su presencia está ligada a la fuerza volitiva del Yo perdido, a la fuerza expresada por el Espíritu encadenado: en efecto, la PREDISPOSICION GNOSTICA es una especie de MISTICA INTERIOR, es decir, de acuerdo a la definición adelantada en la Primera Parte, es la “forma de un contenido carismático”; tal contenido es la “voluntad graciosa luciférica”, la esencia del Yo, cuya presencia en el Yo perdido no es constante sino que su fuerza es más o menos intensa durante la vida del virya de acuerdo al grado de confusión estratégica que este padezca. El Elegido, aunque posea el rasgo de la PREDISPOSICION GNOSTICA, no por eso deja de ser un virya perdido, sometido a los vaivenes kármicos que le impone la Estrategia enemiga para mantenerlo en la confusión; contando SOLO con la PREDISPOSICION GNOSTICA no es posible despertar en el Día del Espíritu: es necesario disponer también de la Sabiduría Hiperbórea; mas, aunque alguien que NO ES un Elegido consiga los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea, si no posee la PREDISPOSICION GNOSTICA, tampoco logrará despertar pues los Fundamentos de la Sabiduría Hiperbórea, sin PREDISPOSICION GNOSTICA, jamás serán para el virya perdido verdadera Sabiduría. Pero al Elegido, que exhibe la PREDISPOSICION GNOSTICA, la Orden de Caballeros Tirodal le ofrece la Sabiduría Hiperbórea que hará posible su despertar espiritual en el Día del Espíritu, para afrontar con Honor el próximo Fin de la Historia.

    “Uno es el Absoluto (la ausencia del “yo soy”), dos es la consciencia (el “yo soy”), tres es el espacio (el mundo). Si has entendido realmente, no pueden surgir preguntas; las preguntas le surgen sólo a una entidad. Como entidad, quieres conocer el Absoluto; no es posible, porque eres el Absoluto. Incluso cuando la consciencia desaparece tú prevaleces —siempre estás— como lo Absoluto. Debe suceder que la consciencia ya no sea consciente de sí misma El conocimiento en su estado último es no-conocimiento, no-saber. Siempre exististe y existes por toda la eternidad. Cuando la existencia/eseidad se olvida de sí misma, ese estado es Parabrahman.

    Una vez que descartas este uniforme de constante “yo-soydad”, lo que queda es el Parabrahman,
    No deberías implicarte en lo que ha aparecido,

    Basta con comprender, sin la más mínima duda, con gran convicción, que existe un estado previo al surgimiento de la consciencia.

    Estabilízate en el conocimiento de que “yo soy” y, en el proceso, trasciéndelo.

    Tú, el Absoluto, observas la consciencia; por lo tanto, no eres ella.

    Sin la sensación de “yo soy”, tú todavía eres. Pase lo que pase, mantén la confianza de que eres el Brahman manifiesto, o de que eres el Absoluto.

    Cualquier cosa que pienses, no eres tú; no puedes pensar en ti mismo (no puedes conceptualizarte). Percibe esto claramente y sé libre de pensamientos.

    Comprende la existencia/eseidad y su juego, trasciéndela y permanece en el estado previo a la concepción.

    “Tú”, el Absoluto, no eres el cuerpo, y ni siquiera el ser interior

    Cuando el dhyana-yoga se hace correctamente, el ser se disuelve gradualmente en el “no-ser

    Trascendiendo la individualidad, uno es únicamente la eseidad manifiesta. En este proceso, lo Inmanifestado se revela.

  4. Analicemos brevemente, y en líneas generales, las consecuencias que la PREDISPOSICION GNOSTICA causa en la vida del elegido. La PREDISPOSICION GNOSTICA consiste, según se dijo, en el conocimiento de la Verdad del Espíritu, conocimiento que procede de la sabiduría espiritual innata. Provisto de este conocimiento, el Elegido comienza a buscar desde el principio en las Religiones y Doctrinas teológicas que ofrece la cultura colectiva, la confirmación de su saber espiritual. Y aquí se produce el principal y paradójico hecho que determina su vida: más tarde o más temprano, el Elegido acaba por comprobar que ninguna Religión o Doctrina teológica comúnmente aceptada explica o describe su certeza interior. Algunas hablan, por ejemplo, del “Espíritu y hasta le atribuyen un Creador: el mismo que creó a los gusanos, a los perros y al pasú y que cría a este, último esperando recibir su dolor. Ese “Espíritu de las Religiones y Doctrinas teológicas no es mas que una equívoca denominación del alma, La expresión manifestada en la materia de la mónada arquetípica creada por El Uno a su imagen y semejanza: su destino, como todo lo anímico, no es otro que el de evolucionar hacia una perfección entelequial que culmina en la asignación de un puesto específico en el orden universal, un puesto que supone la sumisión final a El Uno en un grado secundario de existencia. Puede ocurrir, entonces, que el Elegido se confunda momentáneamente y acepte el concepto falso de un “Espíritu creado”, intentando por consiguiente dirigirse al Creador, al Dios del Universo; en ese caso, el resultado de la búsqueda no puede ser más sorprendente: el pretendido Dios, supuestamente creador del Espíritu, del ser conocido por la PREDISPOSICION GNOSTICA del Elegido, demuestra hacia su creatura una indiferencia total; el Elegido puede dirigirse de muchos modos al Dios Creador sin que éste responda jamás, en cuanto se refiera a lo conocido por la PREDISPOSICION GNOSTICA, a sus interrogantes: ni la devoción más sumisa, ni los reclamos más exigentes, logran otra cosa que el silencio de El Uno. Por supuesto que tal efecto sucede porque el Elegido se ha dirigido al Dios equivocado, no al “Creador del Espíritu” sino al Creador del alma en la cual esta encadenado su Espíritu eterno: y El Uno solo puede ser Indiferente ante un Espíritu que es extranjero en su Creación.

    Si el Elegido no advierte a tiempo el motivo de esa indiferencia divina quizá reaccione de manera típica, y paradójica, convirtiéndose en un “místico sin Dios”, en un “ateo espiritual, etc.; para quien ha tomado este camino no hay otra alternativa porque la PREDISPOSICION GNOSTICA le muestra con absoluta certeza, en todo momento, la Verdad del Espíritu, en tanto que el “Dios Creador” se niega a responder: esta actitud incomprensible, por parte de quien debiera atender con presteza a sus criaturas más espirituales, causa esa típica sensación, de abandono en el Elegido, un sentimiento de culpa, la sospecha de ser portador de un pecado desconocido. He aquí el primer drama del Elegido: abandonado por “Dios”, pero sabedor de la Verdad del Espíritu, conocedor de que existe un ser absolutamente superior a la materia, quizá pase años buscando en el fondo de sí mismo la culpa inexistente por la cual, supone ha sido castigado con la indiferencia divina.

    Pero el Espíritu eterno del Elegido no tiene ninguna culpa que purgar aunque deba soportar efectivamente el castigo del encadenamiento a la materia: lo que a existido en el Origen no es una culpa sino una Traición y un Engaño, tal como se ha expuesto en la Primera Parte; por esa Traición y ese Engaño, perpetrado por los Siddhas Traidores, el Espíritu eterno fue revertido y encadenado a la estructura psíquica del pasú para acelerar su evolución. Y solo hoy, en el Día del Espíritu, luego de un período de más de diez mil años de oscuridad, los viryas perdidos tienen nuevamente la posibilidad de liberar su Espíritu eterno por la praxis de la Iniciación Hiperbórea.

    Copia literal; Parte II tomo I de Sabiduria Hiperborea.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.