Archivo diario: 28 noviembre, 2021

Las Iglesias, se encuentran dispuestas:

4   Juan, a las siete iglesias que están en —- :   Gracia a vosotros y paz, de aquel que es y que era y que ha de venir, y de los siete Espíritus que están delante de su trono.

LOS DIOSES DEVORAN A SUS REBAÑOS:
No son humanos. Los que han ideado e implementado este Plan Genocida no son humanos. Son los dioses, según les llaman todas las leyendas y todas las biblias. No se manifiestan más que cuando reciben energía vibratoria proveniente del dolor humano. ¿Suena loco? Pues espera, porque esto va a peor:
La estrategia que los dioses han usado para lograr que unos seres inteligentes (tú eres un ser inteligente, ¿sabes?) hagan, voluntariamente y sin caer en la cuenta de que son manipulados, lo que los dioses quieren, es lograr unir las mentes de muchos humanos, pues uno solo de ellos no produce energía suficiente para nada. Para lograrlo, los dioses idearon uno de los fenómenos sociológicos más antiguos que registra la historia: las religiones. Ha sido desde siempre así, es una de las estrategias de los dioses, la adecuada para obtener sus fines: Qué buscan los dioses de nosotros:
Buscan las ondas que produce un cerebro humano excitado (sobre todo atormentado).
Buscan las ondas de la vida, es decir, la energía que desprende un cuerpo viviente cuando muere violentamente. Buscan la sangre derramada, porque cuando ésta está fuera del cuerpo, libera muy fácilmente una energía que ellos quieren. Buscan las ondas que desprenden todas y cada una de las células, que todavía siguen vivas por un buen rato después de que el hombre o animal ya ha muerto.

LAS INYECCIONES CON NANOTECNOLOGIA OCULTA, SON UN CRIMEN CONTRA LA HUMANIDAD : https://ejercitoremanente.com/2021/01/16/la-vacuna-covid-es-un-crimen-contra-la-humanidad/

16  En su mano derecha tenía siete estrellas, y de su boca salía una aguda espada de dos filos;  su rostro era como el sol cuando brilla con toda su fuerza.  17  Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y El puso su mano derecha sobre mí, diciendo: No temas, yo soy el primero y el último,  18  y el que vive, y estuve muerto;   y he aquí, estoy vivo por los siglos de los siglos, y tengo las llaves de la muerte y del Hades. 19  Escribe,  pues, las cosas que has visto, y las que son,  y las que han de suceder después de éstas.  20  En cuanto al misterio de las siete estrellas que viste en mi mano derecha y de los siete candelabros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candelabros son las siete iglesias.

Verdaderamente, esta es mi revelación central. Estoy aquí, detrás de esta mitología, para despertar tu ser animal a nuestra relación para que puedas matar tu vanidad. Esa es la distorsión entre nosotros. No hay tiempo o espacio que nos separe y disminuya nuestra relación conciente. Es tu deseo de sobresalir dentro de la cueva de tu existencia y derivar gratificación de esto y solo esto.Yo dejaré a otros que definan la sabiduría psicológica y conductas de sentido común de éxito. Mis palabras penetran en otro lado; en un lugar dentro de ti que es susceptible, inocente, creyente y siempre a la escucha del indicio tonal de mi presencia. Cuando es encontrada, esta parte de ti, como un instrumento encarrilado por una poderosa resonancia, vibrará en conformidad a mis emanaciones verídicas autorealizadas.

LA VARIANTE «OMICRON», OTRA MENTIRA MÁS PARA JUSTIFICAR LAS MUERTES DE SU «VACUNA» – PROGRAMA 196 https://odysee.com/@laquintacolumna:8/LAVARIANTEOMICRONOTRAMENTIRAM%C3%81SPARAJUSTIFICARLASMUERTESDESUVACUNA-PROGRAMA196-:4

DOMINGO CON LOS HIJOS DE CORTÉS Y PIZARRO https://www.twitch.tv/videos/1218593197

1  Después de esto miré, y vi una puerta abierta en el cielo;  y la primera voz que yo había oído, como sonido de trompeta que hablaba conmigo,   decía:   Sube acá y te mostraré las cosas que deben suceder después de éstas.

LO QUE NO INTERESA A CASI NADIE, MEJOR OLVIDENLO : https://odysee.com/@laquintacolumna:8/DR.CAMPRAENDISTRITOTV27NOVIEMBRE2.021:d

7 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular, Sociedad