Archivo del Autor: agoralibre

Acerca de agoralibre

Ágora representa a un grupo de personas, en colaboración .

superando el hackeo de la conciencia

18  Y Jesús vino y les habló, diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra. 19 Por tanto, id, y  mostrad  a todas las naciones  la  inmersión del alma, que es realizada en el nombre del Padre,  y  del Hijo, y  del Espíritu Santo; 20 enseñándoles que guarden éstas cosas en el corazón; pues he aquí que Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin, que es lograr el propósito creativo del mundo.

Al entrar a considerar “la vida dual del proceso iniciático”, quisiera llamar la atención sobre las palabras empleadas y particularmente acerca de su significado en relación con el proceso iniciático. Como veremos, no se refiere al esfuerzo del discípulo por vivir simultáneamente la vida del mundo espiritual y la vida práctica de servicio en el plano físico, sino exclusivamente a la preparación del discípulo para la iniciación y, por lo tanto, a su vida y actitud mental.

Podría considerarse que esta afirmación concierne principalmente a dos aspectos principales de su vida mental y no a la vida de relación entre alma y personalidad. En consecuencia es conveniente ver paralelamente la dualidad existente en la conciencia del discípulo y sus dos aspectos:

1. La vida de percepción en la cual expresa la actitud del alma, la percepción y la conciencia del alma por intermedio de la personalidad en el plano físico. Aprende a registrarlo y expresarlo conscientemente.

2. La vida definidamente privada y puramente subjetiva en la que él -la personalidad fusionada con el alma-, orientado en el plano mental, pone en creciente relación a:

a. La mente concreta inferior y la mente abstracta superior.

b. Él y el Maestro de su grupo de rayo, desarrollando así la conciencia ashrámica; la comprension de las capacidades liberadoras.

c. Él y la Jerarquía como un todo, llegando a ser acrecentadamente consciente de la síntesis espiritual que subyace en la unidad de los ashramas. De esta manera, se acerca consciente y firmemente al Centro radiante de este Ashrama solar, el Cristo Mismo, el primer Iniciador.

Esta vida interna, con sus tres objetivos lentamente revelados, concierne esencialmente a la vida de preparación para la iniciación.

No hay iniciación para el discípulo hasta no haber comenzado a construir conscientemente el antakarana, poniendo en estrecha relación la Tríada espiritual y la mente, con el aspecto superior en el plano físico, demostrando nuevamente de este modo un claro alineamiento y un canal directo que va desde la Tríada espiritual al cerebro, por conducto del antakarana, el cual ha vinculado la mente superior con la inferior.

Ello implica excesivo trabajo, gran capacidad interpretativa y mucho poder de visualización. Selecciono mis palabras cuidadosamente. Esta visualización no tiene necesariamente que ver con la forma ni con las presentaciones mentales concretas; concierne a la sensibilidad pictórica y simbólica que expresa e interpreta la comprensión espiritual, impartida por la intuición incipiente -el agente de la Tríada espiritual. El significado de esto se va esclareciendo a medida que prosigue el trabajo. Es difícil, para quien comienza a construir el antakarana, captar el significado de la visualización cuando se la considera que está relacionada con una creciente respuesta a lo que le imparte el grupo ashrámico, a su visión emergente del Plan divino, tal como existe en realidad, y a aquello que se le ha confiado como efecto o resultado de cada sucesiva iniciación. Prefiero la palabra “efecto” a la palabra “resultado”, porque acrecentadamente el iniciado trabaja conscientemente con la Ley de Causa y Efecto, en planos que no son el físico. Empleamos la palabra “resultado” para expresar las consecuencias de esa gran Ley cósmica cuando se manifiestan en los tres mundos de la evolución humana.

En conexión con este esfuerzo descubre el valor, empleo y propósito de la imaginación creadora, la cual es todo lo que eventualmente le queda de la vida astral activa e intensamente poderosa que ha vivido durante muchas vidas; a medida que prosigue la evolución, su cuerpo astral se convierte en un mecanismo de transformación; el deseo es trasformado en aspiración, y la aspiración en una creciente y expresiva facultad intuitiva. La realidad de este proceso se demuestra en el surgimiento de esa cualidad básica que ha estado siempre inherente en el deseo mismo: la cualidad imaginativa del alma, complementando el deseo y convirtiéndose constantemente, a medida que el deseo se traslada a estados cada vez más elevados, en una facultad creadora superior que conduce a conocimientos siempre más elevados. Eventualmente esta facultad invoca las energías de la mente, y la mente, más la imaginación, se trasforma con el tiempo en un gran agente invocador y creador. De esta manera la Tríada espiritual es puesta en relación con la triple personalidad.

En escritos anteriores he dicho que, básicamente, el plano astral no existe como parte del Plan divino; es fundamentalmente producto del espejismo, de kama-manas -espejismo que la misma humanidad ha creado y en el cual total y prácticamente ha vivido enteramente desde los primeros días atlantes. El efecto de un creciente contacto con el alma no ha sido simplemente disipar las nieblas del espejismo, sino que ha servido para consolidar y emplear por lo tanto efectivamente la imaginación con su poderosa y abrumadora facultad creadora. Esta energía creadora, complementada por una mente iluminada (con su capacidad de crear formas mentales), es entonces manejada por el discípulo, a fin de establecer contactos más elevados que los del alma, y convertir en un símbolo aquello de lo cual es consciente por medio de una línea de energía -el antakarana-, que va construyendo firme y científicamente.

El alma humana (en contraposición con al alma, cuando actúa en su propio reino, libre de las limitaciones de la vida humana) está aprisionada y sujeta al control de las tres energías inferiores, durante la mayor parte de su experiencia. Luego, en el sendero de probación, la energía dual del alma empieza a acrecentar su actividad, y el hombre trata de emplear su mente en forma consciente, y por lo tanto en consecuencia, expresar amor-sabiduría en el plano físico.

Podemos decir que las energías que animan al cuerpo físico y a la vida inteligente del átomo, los sensibles estados emocionales y la mente inteligente, deben oportunamente ser fusionados y trasmutados en energías que animan al alma. Éstas son la mente espiritual, que imparte iluminación; la naturaleza intuitiva, que confiere percepción espiritual, y la vivencia divina. Todo cuanto ha aprendido el hombre en el transcurso de los siglos ha sido aplicado al mundo de los fenómenos y procesos naturales y no al reconocimiento del Yo, del Conocedor, del Testigo, del Observador.

planos dimensionales

Todo esto se realiza por la acción de los tres rayos sobre los átomos y sobre la vida de cada uno de ellos. La relación entre estos rayos y los átomos permanentes puede compendiarse de la manera siguiente:

El Rayo de la Personalidad ejerce acción directa sobre el átomo físico permanente.

El Rayo Egoico ejerce una acción similar sobre el átomo astral permanente.

El Rayo Monádico tiene una estrecha relación con la unidad mental.

El efecto que éstos producen es triple pero no simultáneo; actúan, como todo en la naturaleza, en ciclos ordenados. (En los siguientes gráficos, pretendidas imágenes simbólicas de la creación de las vias de retorno, antahkarana micro y macro cósmicas)

el puente

reino de Dios

Deja un comentario

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones..., Metanoia

en la vida serena de el Alma universo

El Alma es el iniciado; captemos la esencia básica de la Vida en que nos hallamos, situándonos en concordancia.

1. El cerebro es un delicado mecanismo de recepción y transmisión.

a. Responde a la información que, desde el plano emocional y el de la mente, le llega por intermedio de los sentidos.

b. Por su intermedio el yo personal inferior adquiere conciencia de su medio ambiente, de la naturaleza de sus deseos y de sus peculiaridades mentales, así como de los estados emocionales y de los pensamientos de las personas con quienes establece contacto en el medio ambiente, y de la sociedad en conjunto.

2. El cerebro está ampliamente condicionado por el sistema endocrino, y esto mucho más de los que admiten los endocrinólogos:

a. Está poderosamente condicionado por tres glándulas principales, que se hallan en estrecha relación con la sustancia cerebral, y son: el cuerpo pituitario, la glándula pineal y la glándula carótida.

b. Ellas forman un triángulo, prácticamente sin relación en el hombre primitivo, en relación ocasional en el hombre común, y en estrecha relación en el hombre espiritual.

c. Estas glándulas son analogías objetivas de los tres centros de energía por medio de los cuales el alma, o el hombre espiritual que mora internamente, controla su vehículo físico.

d. Donde existe una estrecha relación entre las tres glándulas -como sucede acrecentadamente en el caso de los discípulos- se establece siempre un triángulo de energías circulantes.

e. Este triángulo, por intermedio de la glándula carótida, en la médula oblongada, se relaciona con las otras glándulas y centros.

3. El cerebro, como transmisor, se convierte en un poderoso agente directriz:

a. Como receptor y transmisor de energía pura o vida, emplea la glándula carótida controlada por el centro alta mayor, y establece estrecha relación con el corazón y el centro cardíaco.

b. Como receptor de energía mental o energía del alma, el centro ajna se convierte en agente directriz; este centro controla al cuerpo pituitario.

c. Estas energías son recibidas vía el centro coronario, que controla a la glándula pineal. La energía emocional penetra en el sistema de la personalidad vía el centro plexo solar, donde ejerce control o es trasmutada y elevada.

     Este triple mecanismo en la cabeza -objetivo y subjetivo- emplea al cerebro físico como agente receptor o transmisor, el cual es llevado a la actividad creadora, y así es controlado por el discípulo en entrenamiento o en preparación para la iniciación. Hasta ahora no he acentuado esto, ni deseo hacerlo, pues no es deseable para el discípulo o aspirante, ocuparse consciente y deliberadamente del mecanismo de la cabeza. Debe aprender a controlar, a emplear conscientemente la mente y entrenarla para recibir o percibir desde tres fuentes:

    1.- Los tres mundos de la vida común, permitiendo a la mente actuar como “sentido común”.

    2.-El alma, y así convertirse conscientemente en discípulo, en trabajador en un ashrama, iluminado por la sabiduría del alma y reemplazando gradualmente el conocimiento obtenido en los tres mundos. Ese conocimiento, correctamente aplicado, se transforma en sabiduría.

    3.-La Tríada espiritual, que actúa como intermediaria entre el cerebro de la personalidad y la mónada. Esto puede tener lugar eventualmente, porque el alma y la personalidad están fusionadas y mezcladas en una unidad funcionante, reemplazando nuevamente a lo que queremos significar cuando empleamos la frase errónea “el alma”. Así, la dualidad toma entonces el lugar de la triplicidad original.

     Fue necesario hacer estas observaciones algo elementales y aclarar estos puntos, si queremos tener una verdadera comprensión de lo que constituye la vida dual del discípulo o del Maestro y en qué difieren.

     Hay una prueba del proceso iniciático, hasta ahora totalmente inesperada. Las pruebas que se esperan y para las cuales se realiza una preparación, no son las verdaderas, en el sentido real de la palabra, esotéricamente entendido. Es una prueba -impuesta con creciente rigidez a medida que se recibe una iniciación tras otra- para ver simplemente hasta qué punto el iniciado es capaz de retener o conservar en su conciencia cerebral los hechos registrados de distintos mundos o planos de conciencia; es decir, los tres mundos del esfuerzo humano y el mundo de la conciencia egoica, o ambos y el mundo del ashrama; o también éstos y la actividad de la Jerarquía, considerándolos como un todo completo; o sino todos ellos y el mundo de la experiencia triádica, hasta llegar a la etapa donde se puede registrar y mantener una ininterrumpida continuidad de conciencia, directamente desde la Cámara del Concilio del Señor del Mundo hasta los Maestros que actúan en un cuerpo físico y, por lo tanto, emplean un cerebro físico. En cada caso la prueba (a fin de ser pasada correctamente) debe involucrar a la conciencia cerebral; los hechos registrados en los planos más sutiles, deben ser correctamente registrados, reconocidos e interpretados simultáneamente en el plano físico.

     Por sí mismos podrán ver que ésta es una indicación esencial y necesaria respecto a una percepción en desarrollo; un Maestro debe ser consciente, a voluntad, en todo momento y en cualquier plano. También podrán ver que esto es una percepción progresiva y creciente para la cual las etapas intermedias, entre iniciaciones, preparan al iniciado. Gradualmente, cada uno de los cinco sentidos, más el sentido común (la mente), demostrará la efectividad de su analogía superior y también la de un mecanismo sutil en desarrollo. Por medio de este mecanismo, el iniciado se pone en contacto con zonas, en expansión, del divino “estado de la mente” o con la conciencia planetaria, hasta que la mente del iniciado se convierte realmente en “la mente que está en Cristo”, con todo el significado y significación esotéricos que esas palabras implican. Conciencia, Sensibilidad, Percepción, Relación Planetaria, Conciencia Universal -palabras que debemos considerar y desarrollar secuencialmente y en su verdadero sentido esotérico.

     Tienen aquí un cuadro amplio y general que involucra la meta, el medio o método, el punto de prueba y el cerebro físico, cuatro factores que han merecido poca o ninguna atención, cuando se ha considerado la iniciación en los escritos. Sin embargo tienen mucha importancia. Me ocupo de ellos debido a la etapa de desarrollo alcanzado hoy por la mente humana, a su creciente y estrecha relación con el cerebro físico y a que hay tantos aspirantes preparados para hollar el sendero del discipulado, el sendero del entrenamiento iniciático. Están en posición de trabajar conscientemente en la tarea de establecer un proceso dual y constante de reconocimientos espirituales y físicos.

 Respecto a la vida dual del discípulo, los factores involucrados son: la triple personalidad (con una incipiente u observadora conciencia centrada o enfocada en el cerebro), el alma, que al principio parece ser la meta final de la realización, pero que más tarde es considerada un mero sistema o cúmulo de atributos espirituales, que se están fusionando, y el aspecto inferior de la Tríada espiritual, la mente abstracta. El discípulo cree que si puede lograr inmediatamente la fusión de estas tres conciencias, habrá alcanzado la realización; comprende también que ello involucra la construcción del antakarana. Todos estos factores, para quien ha sido aceptado en el sendero del discipulado y recién encuentra lo que Es, parecen una empresa difícil que absorbe todo el poder que posee.

Al principio registra lentamente lo que siente o ve en los planos más sutiles o del alma; los contactos y el conocimiento obtenidos tardan en penetrar, desde los niveles superiores, en su cerebro físico. Este hecho (cuando lo descubre) tiende a desequilibrar su conciencia del tiempo; por lo tanto el primer paso se da en el sendero donde no existe el tiempo, hablando simbólicamente.

La vida dual que llevan los discípulos logra una rápida interpretación mental, esencial para registrar sensatamente la vida fenoménica de los variados planos y estados de conciencia superiores. Recuerden que nuestros planos son subplanos del plano físico cósmico, por lo tanto son de naturaleza fenoménica. Cuando se establece contacto con ellos y se registra y trasmite el conocimiento al cerebro físico, por intermedio de la mente, debe ir acompañado siempre de una verdadera interpretación y un correcto reconocimiento de las “cosas tal como son”. Es aquí donde los síquicos se desvían, porque su interpretación es casi siempre fundamentalmente errónea, y toma tiempo (lo cual cabe dentro del ciclo de limitación) interpretar con inteligencia y registrar con veracidad aquello con lo que la conciencia perceptora ha hecho contacto.

Cuando el factor tiempo ya no rige, ( entonces el Alma Es consciente) las interpretaciones registradas por el cerebro son infaliblemente correctas. He dado aquí una información muy importante.

Por lo tanto, verán que en el proceso iniciático anterior, el factor tiempo es observado por el iniciado y también por los Maestros que lo presentan. Un ejemplo de la lenta penetración en el cerebro físico, de la información que proviene del plano de la iniciación, puede observarse en que muy pocos aspirantes y discípulos registran el hecho de haber recibido la primera iniciación, el nacimiento del Cristo (Alma Verídica) en la caverna del corazón.

Por lo tanto, en esta etapa del entrenamiento del aspirante común, verán la gran urgencia de poner un constante énfasis sobre la necesidad del alineamiento, o la creación de un canal de relación directa desde el cerebro al punto de contacto deseado. A este alineamiento entrenado debe añadirse eventualmente la construcción del antakarana y su empleo consiguiente en un creciente sistema de alineamientos. El antakarana debe estar concluido y establecido el contacto directo con la Tríada espiritual (es decir: Voluntad, Amor, Sabiduria;) en el momento de recibir la tercera iniciación. Luego sigue la cuarta iniciación, con su destrucción del cuerpo egoico, causal o del alma, debido a la completa fusión del alma y la personalidad. Así termina la vida dual del discípulo.

La Existencia Dual del Maestro.

     Quisiera que observen aquí la diferencia entre el encabezamiento anterior y éste. En uno me refiero a la vida dual del discípulo y en el otro a la existencia dual del Maestro. La diferencia es deliberada e intencional. El discípulo vive en los tres mundos y, hasta la tercera iniciación, demuestra su vivencia estrictamente en relación con el alma y la personalidad y, por lo tanto, con el mundo fenoménico y los diversos niveles del plano denso físico cósmico.

     El Maestro funciona en el plano del SER, demostrando el hecho que el Él eternamente ES, que existe como un aspecto divino en los niveles amorfos de los planos etérico cósmicos; esto es algo muy distinto de la vida del discípulo, a la cual se le ha prestado muy poca atención. Existencia, Ser, Vida Esencial, Energía Dinámica, Fuego Eléctrico.

Le resulta difícil al discípulo -que lucha contra el espejismo y la ilusión- comprender que las iniciaciones superiores están libres de toda preocupación y reacciones emocionales o autocentradas, hacia el trabajo que tienen por delante o hacia el aspecto forma de la manifestación; es casi imposible para el neófito visualizar el momento en que se verá libre de todas las reacciones engendradas por la vida en los densos planos físico cósmicos y de todas las limitaciones de la vida en los tres mundos.

Con arreglo a éstos datos, podemos comprender que “inframundo” se refiere posiblemente la constitucion de los planos inferiores terrestres, incluyendo sus criaturas, tendencias o emanaciones.

El mundo medio, se corresponderia a las civilizaciones, (mundo propiamente terrestre) tal y como las conocemos en las temporalidades cíclicas.

El mundo Superior, se referiria “al mundo de” los pretendidos “dioses”, incluyendo a los supuestos aspectos de “conciencias superiores” y dó-mines, entendidas fenoménicamente.

Por lo tanto, el “nacimiento de la conciencia crística en el corazón”, es la encarnación del Alma, el Segundo Aspecto de la Realidad Divina Universal.

Comprobemos, que ésta descripcion de la Vida en los mundos de el átomo Planetario, incluye aspectos coincidentes, en relacion con lo Universal: el cosmos es TOTALMENTE diferente a lo que pretenden hacernos creer, y muchísimo más sofisticado: en las siguientes imagenes, un plano dimensional de los contenidos  “en  el-los toroides”, con sus aspectos  o “planos” colindantes, el “superior” o celeste, y el  “inferior”  o  Sheol.

planeta tierra

Los Universos, concebidos como sistemas creativos, de perfecionamiento para todas las criaturas Divinas

planeta

Los últimos informes, y la sabiduria ancestral … ¿ El espacio … se trata de una ilusión y mentira, un montaje para sepultar nuestra esencia …?

6 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...