Archivo de la categoría: Superando Matrix

preparacion universal, las iniciaciones

¿Quién puede disipar los   espejismos  planetarios, sino aquéllos que lo reconocen por lo que es y lo  estamos  experimentando en nuestra  vida diaria? ¿Cómo puede haber éxito en extirpar el espejismo del mundo mediante la iluminación, si esta iluminación no es producida por quienes  estamos  aprendiendo a dirigir el faro del alma en los lugares oscuros, y diluyendo o discerniendo,  trabajando como individuos o grupo, el espejismo que  nos  circunda?

Consideremos el esfuerzo que toda la humanidad realiza por comprender el problema, y su capacidad de llegar a resoluciones en sus propias vidas, para contribuir a solucionar este   formidable   problema mundial.

Disipamos  los espejismos cuando  nos  hallamos morando en la  claridad,  en  la  cual  mantenemos  la mente firme en las  intenciones  de  comprensión,  la  cuales  nos  permiten   disipar  las brumas de los engaños  que  nos  esclavizan en  los  mundos,  planos astrales de manifestacion. A éstas cuestiones es a lo que llaman Servir.

La resolución de estas dualidades tiene lugar cuando el alma, el verdadero hombre espiritual, no se identifica ya con ninguno de los opuestos, sino que se mantiene libre en este camino medio; el discípulo ve ante sí “el Camino iluminado”, aprendiendo a recorrerlo sin ser atraído por los mundos del espejismo que se extienden a ambos lados. Va directamente hacia su meta.

septenario

  • La etapa en que el hombre reflexivo e inteligente, ya sea discípulo, aspirante bien intencionado o iniciado de primero o segundo grados, debe aprender a distinguir entre la verdad y las verdades, el conocimiento y la sabiduría, la realidad y la ilusión. Cuando esta etapa ha sido superada lo conduce a la tercera iniciación, donde la personalidad (propensa al maya, espejismo e ilusión) permanece libre. Experimenta de nuevo una sensación de unificación. Esto se debe al desarrollo del sentido de la intuición, que pone en manos del discípulo un instrumento infalible para discriminar y discernir. Su percepción se agudiza y se halla relativamente libre del engaño y de las erróneas identificaciones e interpretaciones.
  • Habrán observado en qué forma la carrera de la vida del hombre ha progresado, de una crisis de dualidad, a una de relativa unidad, sólo para hallar que ese sentido de unificación ha sido perturbado por un renovado reconocimiento de que existe una dualidad superior y más profunda. Esta dualidad produce momentáneamente otra brecha en la vida del hombre, y así se reinicia el torturante proceso de establecer un puente o de “salvar esotéricamente”  esa brecha que existe en la continuidad de la conciencia espiritual. Les recordaré aquí que esa sensación de paz o percepción de la separación es en sí una ilusión, de la misma naturaleza del espejismo, y se funda en el sentido pasajero de identificarse con aquello que resulta temporal o ilusorio, y que por lo tanto, no es el yo o alma.
  • El problema puede ser resuelto totalmente si la conciencia deja de identificarse con las experiencias inferiores y se identifica con el hombre real y verdadero.

Etapa tras etapa, el hombre ha progresado de un estado de ilusión o de espejismo a otro, de un punto de oportunidad discriminativa a otro, hasta que ha desarrollado en sí mismo tres capacidades fundamentales:

La capacidad de manejar fuerza.
La capacidad de hollar el camino medio entre los pares de opuestos.
La capacidad de utilizar la intuición.

Ha desarrollado dichas capacidades resolviendo los pares de opuestos en los planos físico, astral y mental inferior. Ahora enfrenta la resolución culminante, equipado con estos poderes. Se hace consciente de esas dos grandes entidades aparentemente antagónicas (con las que se encuentra concientemente identificado), el Ángel de la Presencia y el Morador en el Umbral. Detrás del Ángel presiente tenuemente, no a otra dualidad sino a una gran Identidad, una viviente Unidad que -a falta de mejor término- denominamos PRESENCIA.

Por favor, profundicemos serenamente ESTAS cuestiones y palabras.

APUNTES EN ESTE BLOG: LOS LIBROS DE LA VIDA.

Otros escritos en éste blog, sobre dimensiones y partículas cuánticas.

1 comentario

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones..., Superando Matrix

portales búdico-crísticos en el Alma

Comprobemos, la necesidad que tenemos de realizar la doble tarea de desenmascarar, y de restablecernos en lo que es auténtico.
Conocemos que todas las enseñanzas nos indican que la sabiduría se apoya en una roca. ¿Cuál será ésta roca … y cómo aprender …? …descubramos la piedra, ésa, la cual fué directamente mencionada sobre la cual se construirá el Reino.

20  Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Necesitamos desenmascarar, porque sinó tendremos el peligro de vitalizar aquello que nos esclaviza, tanto a nosotros mismos como a los demás, en los fuegos de éste mundo. Ésto es un asunto que requiere ejercitarnos en intencion y determinadas cualidades que se vitalizan con la práctica. El silencio y el trabajo interior en diafanidad pueden ayudarnos serenamente a observar; hasta lograr servir desinteresadamente.

Simultáneamente anhelamos la correcta cohesion, a pesar de la multiplicidad de ideas, lo cual representa posiblemente el restablecimiento de el Alma, que puede conducirnos a todos hacia la sabiduria; quizás ésto requiere más laboriosidad paciencia y tiempo, que los flash desenmascaradores, que seguramente pueden ser instantáneos.

Intentaremos, por lo tanto, ir exponiendo respecto a los campos practicos de servicio, teniendo en cuenta que en éstas cuestiones, tan solamente estamos intentando balbucear unas ciencias que precisan descubrimientos eficientes en muy diferentes maneras, y que precisamos descubrir muchas cuestiones al respecto, y en las cuales, debemos de alcanzar la practica fisica.

OTROS ESCRITOS, Y DATOS COMPLEMENTARIOS, pulsar, AQUI.

mariham 13 febrero, 2017

última parte de las preguntas a Anita Moorjani sobre su ECM.

–P . ¿ Qué opinión tienes del servicio y de servir a los demás?

–R. Cuando el servicio nace del núcleo de nuestro ser, constituye la forma más elevada de amor hacia uno mismo. Podemos reconocer que el ánimo de servicio proviene de nuestro centro cuando nos sentimos dichosos sirviendo; ¡entonces no supone ningún esfuerzo y además resulta placentero! Esa forma de servicio nos enaltece por igual a nosotros mismos y al receptor, y ayuda a incrementar el sentimiento de autovalía de quien lo recibe.

Pero si, por el contrario, realizamos el servicio por obligación o por sentido del deber, lo sentimos como algo serio y pesado que incluso drena nuestra energía. Eso no nos hace ningún bien, ni tampoco le aporta gran cosa al receptor, sobre todo si este siente que lo hacemos por obligación. Esa forma de servicio suele hacer que el receptor se sienta disminuido y sin valía.

Además, cuando una acción emerge desde el centro de nuestro ser no es ya una acción: es quienes somos y lo que somos. Cuando la acción emerge del núcleo de nuestro ser no necesitamos pensar en ello o esforzarnos: somos un instrumento para que el servicio se manifieste en este planeta. En eso se diferencia el auténtico “servir” del mero hecho de “realizar un servicio”.

Esa forma de servicio conectado aflora cuando te das cuenta de que no hay separación entre tu y el Universo. Es el resultado de saber que lo que yo hago por el Todo también lo estoy haciendo por mi misma, y viceversa.¡ Es un estado verdaderamente placentero y regocijante!.

–P. ¿ Qué piensas de la religión? Me he dado cuenta de que hablas muy poco o nada sobre ese tema cuando cuentas tu experiencia.

–R. Eso es porque la muerte trasciende toda religión. Creamos una religión para ayudarnos a vivir o para intentar comprender la muerte, pero después de experimentar el otro ámbito, intentar encajar una realidad infinita en el marco de una religión , cualquiera que sea, no conduce más que a limitarla.

Otra razón por la que realmente no hablo de ese tema es porque creo que la religión puede ser causa de división, y no hay nada más alejado de mi intención que ello. Prefiero sin duda ser inclusiva que exclusiva. Lo que yo experimenté es que todos somos Uno y que, cuando morimos, vamos todos al mismo lugar. Da igual que creas en Jesús, en Buda, en Shiva, en Alá o en ninguno de ellos; lo que importa es “cómo te sientes contigo mismo” justo aquí y justo ahora, porque eso es lo que determina cómo desarrollas tu vida “aquí”. No hay más tiempo que el momento presente, así que lo importante es que seas tú mismo y vivas tu propia verdad.
..—-

Bueno, continuaría con más porque es muy interesante toda su experiencia pero,.. 🙂 .. en algún lugar hay que poner el cierre . Un saludo a todos.

Adjunto aquí, unos datos en éste vídeo, que pueden resultar polémicos … 🙂

32 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Superando Matrix, TopSecret