personalidades Integradas, en los misterios que envuelven el yo

15    Él les dice:    ¿Y  vosotros  quién  decís  que  soy  yo  ?

Quizás estemos de acuerdo, en que EL YO, es un principio UNIVERSAL, que algunos dicen que resulta COMPARTIDO, y que incluso quienes se dicen maestros nos indican QUE EL YO ES UNO, pléroma, y singular.

personalides integradas

Desconocemos de dónde procede ÉSTE YO, si es de alguna galaxia, de las profundidades terrestres, o de los altos cielos, pero supongo que todos lo sentimos como bastante cercano, y que incluso nos sentimos identificados con Él. Por lo tanto, es normal QUE NOS PREGUNTEN, qué hacemos CON ÉL, qué y cómo nos expresamos acerca de él, y cómo disfrutamos y usamos, de la presumida autoconciencia, cosa misteriosa en donde las haya, y que no sabemos de dónde procede, ni mucho menos a dónde vá.

También pudiera ocurrir, que tengamos diferentes disociaciones, y por la mañana tengamos UN YO, y por la tarde, otro.

Claro, que la ciencia nos explica que se trata de un fenómeno químico, que se produce en nuestro cerebro por arte de birlibirloque, y que no nos hagamos ninguna ilusión de permanencia al respecto.


Aries, el Iniciador, Leo, el Yo, y Capricornio, el Agente Transfigurador, constituyen algunas implicaciones relacionadas con el primer rayo y la humanidad. La nota clave del sacrificio o “proceso de integración” corre a través de todo lo que concierne al aspecto voluntad cuando actúa por inter­medio de los siete rayos; esto se evidencia bellamente en la acti­vidad del segundo rayo, pues es el canal para la voluntad de Dios.

En el proceso de sacrificio, lo que es el Todo sustentador, el núcleo interno de toda vida y principio de integración, realiza dentro de Sí Mismo las siguientes etapas de conciencia:

Se conoce a Sí Mismo como la voluntad trascendente, la vo­luntad que ve todo el proceso desde el principio, pero que se limita a sí misma a una gradual expresión de esa voluntad, debido a las limitaciones de esos aspectos de Sí Mismo cuya conciencia no es la del Todo. Aquello que inicia, ve el final desde el principio y trabaja hacia la meta en etapas progre­sivas, no para Sí Mismo, sino para esos aspectos que aún están limitados, inconscientes, ciegos y no ven ni razonan.

Se conoce a Sí Mismo como la voluntad transmisora, actuando desde el punto de síntesis, aminorando las energías dis­tribuidas, de acuerdo al plan creador evolutivo. La Vida de nuestro planeta es vivida en tres etapas principales, parti­cularmente desde el ángulo de la conciencia, es decir, por conducto de Shamballa, la Jerarquía y la Humanidad. Desde allí la Vida transmisora se exterioriza en todos los reinos de la naturaleza. Por lo tanto, cada gran centro es un agente transmisor. La cuarta Jerarquía Creadora, el reino humano, es el agente por el cual serán enfocadas oportunamente las energías de Shamballa y de la Jerarquía para redimir la vida de todos los reinos subhumanos. Esto podrá tener lugar sólo cuando la humanidad pueda actuar con la voluntad enfocada, engendrada por la vida de Shamballa, inspirada por el amor, fomentada por la Jerarquía y expresada por medio del inte­lecto, que la humanidad misma ha desarrollado -aplicado todo dinámica y conscientemente bajo la presión de lo que es inherentemente superior y más grande que Shamballa.

Se conoce a Sí Mismo como la voluntad tras formadora, o ese proceso aplicado y sostenido que da lugar a las mutaciones Y cambios necesarios, por medio de la acción del constante in­centivo de la voluntad al bien. Sin embargo, al mismo tiempo, no está identificado de manera alguna con el proceso. Estas mutaciones producen la transformación del Uno en los Muchos y más tarde, en tiempo y espacio, de los Muchos en el Uno, llevándose a cabo desde un punto de voluntad enfocada y dinámica, el “Punto en el Centro” que no cambia, sino que permanece siempre infatigablemente sujeto a su propio inhe­rente propósito.

18   Yo también te digo que Tú eres piedra de realizacion … y sobre esta roca  intuicion divina viviente, …edificaré   los  conjuntos  de  lo  verídico …

Personas interesadas en éstas cuestiones pueden dirigirse: agoralibres@gmail.com

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones..., Piedra Angular, TopSecret

Misterios en la transformacion esencial, las sendas liberadoras

Todos los accesorios fenoménicos, nos preparan a nuestra integración original. Así que, intentaremos volver a replantear nuevamente las cuestiones de estudio que pueden orientarnos en las sendas.

Es interesante comprender que el desarrollo de la naturaleza del amor abre la puerta que conduce al Camino de Evolución Superior y que ninguna otra cosa puede abrirla. Este Camino lleva al Maestro fuera del plano físico cósmico hacia el plano astral cósmico, a un nivel de percepción cósmica, donde es generado ese impulso cósmico que llamamos Amor.

La así llamada tercera iniciación, la Transfiguración, es sólo la primera iniciación principal desde el ángulo de la Jerarquía; señala el momento en tiempo y espacio en que el iniciado ve realmente y por primera vez, el portal que se abre hacia la sendas liberadoras.

1. El alma -en su propia naturaleza- es consciente del grupo y no tiene ambiciones o intereses individuales ni está en forma alguna interesada en las metas de la personalidad. El alma es el iniciado. La iniciación es un proceso por el cual el hombre espiritual que mora en la personalidad, llega a ser consciente de sí mismo como alma, con los poderes, relaciones y propósitos del alma cualidad del espiritu.

2. Únicamente el hombre, cuyo sentido de identificación comienza a expandirse y a ser incluyente, puede “recibir la iniciación” (como se acostumbra a denominar, erróneamente). Si la iniciación fuera una realización puramente personal, arrojaría al hombre nuevamente a la conciencia separatista, que está tratando de evadir. Ello no constituiría un progreso espiritual.
Cada paso en el sendero de iniciación acrecienta el reconocimiento álmico.
La iniciación es esencialmente una serie de reconocimientos incluyentes en expansión.

El sendero de probación precede al sendero de iniciación o santidad, (Seres Perfectos) y señala esa etapa de la vida del hombre cuando se pone definidamente del lado de las fuerzas de la evolución, trabajando al mismo tiempo en la construcción de su propio carácter. Entonces se controla a sí mismo, cultiva las cualidades de que carece y procura controlar afanosamente su personalidad. Construye su cuerpo causal con deliberado propósito, llenando los vacíos que puedan existir y tratando de convertirlo en adecuado receptáculo para el principio crístico. La analogía entre el período prenatal del ser humano y el desarrollo del espíritu interno, es sumamente interesante, y podría ser considerada como:

El momento de la concepción, que corresponde al de la individualización.

La gestación de nueve meses, que corresponde a la rueda de la vida.

La primera iniciación, que corresponde a la hora del nacimiento en lo Real.

El sendero de probación corresponde al último período de gestación, a la formación del Cristo niño en el corazón. En la primera iniciación el niño comienzo el peregrinaje en el sendero, lo cual representa simplemente el paso de un grado a otro. Se establece una estructura para el recto vivir, recto pensar y recta conducta. A esto se lo llama carácter, y ahora debe ser vivificado e internamente vivido. Thackeray ha descripto muy bien este proceso de construcción en las palabras frecuentemente citadas:

“Siembra una idea y cosecharás una acción; siembra una acción y cosecharás un hábito; siembra un hábito y cosecharás un carácter; siembra un carácter y cosecharás un destino”.

El destino inmortal de cada uno y de todos, consiste en alcanzar la conciencia del yo superior y, por lo tanto, la del Espíritu Divino.

Es necesario QUE CONOZCAMOS ESTAS COSAS, porque “ELLOS” están sabiendo TODO también de “nosotros”, posiblemente de cada uno, Y LOS FALSOS MENSAJES de extraterrestres QUE NO LO SON, así los delatan.

15 comentarios

Archivado bajo Piedra Angular, TopSecret