Archivo de la etiqueta: comprensión

comprension e intuición, interacción telepática en las vias espirituales

Nuestro interés en captar la verdad, la realidad de las cosas, implica una apertura hacia lo nuevo que nos resulta desconocido, así como genera en nosotros, prevenciones respecto a las manipulaciones, lo cual nos sitúa en una posición tan delicada como interesante, pues todos queremos aprender.

Si nos damos cuenta, de que éste interés es compartido, podemos establecer las bases de una comprensión intuitiva, que son los viajes permanentes entre lo concreto a lo abstracto, y de ésto a la verificación consciente, en donde las intenciones sin temor, son la responsabilidad individual.

El mundo material, se encuentra dominado por la inercia y la ceguera, y no debemos hacernos ilusiones respecto a su capacidad de respuesta. La interacción inteligente puede manifestarse entre las personas, superando las dificultades aparienciales, y también se ha planteado nuestra eventual relación con cualidades espirituales, que consideramos existentes en la Verdad.

Y vi un cielo nuevo y una tierra nueva, porque el primer cielo y la primera tierra pasaron,  y   el  mar,  la   conciencia  emocional fluctuante  manipulada,  ya no existe, pues hemos desenmascarado su falsedad.
2
   Y ví  la  ciudad  santa,  la nueva Jerusalén,  que  descendía  del  cielo, de la Bienaventuranza  interior,  de  Dios,  preparada  como  una  novia  “ataviada”  para  su esposo,  habitando  entre  los  seres  humanos.

23  Porque  la  hora  viene,  y  ahora  Es,  cuando  los  verdaderos  adoradores  adorarán  al   Padre  en  espíritu  y  en verdad; porque ciertamente a los tales el Padre busca que le adoren. 24  Dios  es espíritu,  y  los que le adoran deben adorarle en espíritu y en verdad.

21  Jesús  le  dijo:   Mujer, créeme; la hora viene cuando ni en éstos montes, (también puede significar “colinas”, siete colinas ) ni en Jerusalén, adoraréis al Padre de los cielos.

agoralibre
marzo 14, 2014

Podemos darnos cuenta, de las diferentes parafernarias que pueden transmitirse através de las palabras; todos necesitamos incentivar el propio discernimiento, que nos permita un conocimiento claro.

A pesar de las apariencias, del asombro, y de las aparentes contradiciones,
nos encontramos en el punto central del equilibrio armónico universal.

Así, podemos ir comprendiendo algo, de la infinitud inmarcesible de la perfección espiritual divina: pensamiento y ciencia inconmensurable.

Anuncios

15 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...

La música de la vida

Hermann Hesse es uno de esos escritores que, a través de su narración, te conecta con algo más profundo que las meras palabras y sus significados.
En su libro “Siddharta” nos transporta al tiempo de este hindú, de la casta de los brahmanes. Como si acompañáramos al protagonista, podemos sentir su insatisfacción,  su sufrimiento, su búsqueda a través de diferentes filosofías y sectas, así como su posterior liberación, tras convertirse en barquero y abandonar toda creencia.

De Jiddu Krishnamurti; su imagen y sus palabras hablan por él, también hoy. 

“El mundo se ha sumido en el caos porque nosotros hemos perseguido valores falsos. Hemos dado importancia a lo terrenal, a la sensualidad, a la gloria y a la inmortalidad personales, cosas todas que engendran conflictos y dolor.

El verdadero valor se halla en el recto pensar; y no hay recto pensar sin conocimiento propio. El conocimiento propio nos llega cuando adquirimos clara y alerta conciencia de nosotros mismos.”

Jiddu Krishnamurti

El río corría hacia su meta. Siddharta observaba ese río formado por él, por los suyos, por todas las personas que había visto. Todas las corrientes de agua se deslizaban con prisa, sufriendo hacia sus fines, y en cada meta se encontraban con otra, y llegaban a todos los objetivos, y siempre seguía otro mas; y el agua se convertía en vapor, subía al cielo, se transformaba en lluvia, se precipitaba desde el cielo, se convertía en fuente, en torrente, en río y de nuevo se deslizaba corriendo hacia su próximo FIN.

Pero aquella voz ansiosa había cambiado. Aun sonaba con resabios de sufrimiento y ansiedad, pero a ella se le unían otras voces de alegría y sufrimiento, voces buenas y malas, que reían y lloraban. Cien voces…mil voces.

Siddharta escuchaba. Ahora permanecía atento, totalmente entregado e esa sensación; completamente vacío, solo dedicado a asimilar, se daba cuenta de que acababa de aprender a escuchar.

Ya en muchas ocasiones, había oído las voces del río, pero hoy sonaban diferentes. Ya no podía diferenciar las alegres de las tristes, las del niño y las del hombre, todas eran UNA; el lamento del que anhela y la risa del sabio, el grito de ira y el suspiro del moribundo. Todas estaban entretejidas, enlazadas y ligadas de mil maneras.

Y todo aquello unido era el mundo, todas las voces, los fines, lo anhelos, los sufrimientos, los placeres; el río era la música de la vida. Y cuando Siddharta escuchaba con atención al río, podía oír esa canción de mil voces; y si no se concentraba en el dolor o en la risa, si no ataba su alma a una de aquellas voces, adentrándola en su Yo, entonces percibía únicamente el total, LA UNIDAD.
En aquel momento la canción de mil voces consistía en una sola palabra: el OM, la perfección.
En aquel momento, Siddharta dejó de luchar contra el destino. En su cara se dibujaba la serenidad que da la sabiduría del que ya no siente deseos en conflicto, del que ha encontrado la salvación, del que está de acuerdo con el río de los sucesos, con la corriente de la vida, lleno de comprensión y compasión, entregado a la corriente, perteneciente a la UNIDAD.

Titulo: Siddharta,  Autor: Hermann Hesse

12 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Superando Matrix