Archivo de la etiqueta: humanidad

El hijo del Hombre, 5 vibraciones vida

A finales del año 2014 tuve un extraño sueño. Sobre un fondo oscuro, casi negro, aparecía suspendido un enorme 5, de un color azul intenso.
No recuerdo si debajo de este número había una frase o alguien lo decía, pero el mensaje era: “faltan cinco años”. Sentí una gran emoción porque algo largamente esperado, se materializaba.
Fin del sueño

Aunque no creo en fechas concretas, si estoy atenta a las señales. He buscado información para interpretar estos símbolos, hasta armar mi propio puzzle, que hoy comparto. Aunque todo está relacionado con todo, le quiero dar un enfoque colectivo y arquetípico; un significado en el que nos podamos reconocer y ver la perfección de todo. También es el reflejo de algo que se concreta, algo en lo que todos estamos involucrados.

Entre el año 2012 (un año que nos marcó a todos de una u otra manera) y el 2019 hay una diferencia de 7 años.

Muchas cosas en la naturaleza están regidas por el número 7: 7 días de la semana, 7 días de la creación,…símbolo de organización, de “algo que se ha completado” o “un ciclo terminado”.  Por ejemplo, los fisiólogos dicen que las células del cuerpo humano se renuevan totalmente cada 7 años. Igualmente se dice que todo lo grabado en nuestra mente en este plazo, conformará nuestro personal paradigma en el tramo siguiente.

El color azul se asocia con la estabilidad, profundidad, lealtad, confianza, sabiduría, inteligencia, fe, verdad, eternidad.

Los números eran considerados por los Pitagóricos como ideas perfectas o la primera etapa de la creación, una especie de arquetipos que al materializarse se convierten en figuras geométricas, presentes en toda la naturaleza. Todo en la creación parece estar regido por los números.

El Tao, engendra al Uno: La nota DO, el “Hágase la Luz”, como un primer impulso o voluntad de ser, simbolizado por lo masculino, la luz, lo activo, ascendente, el yang. Como punto de partida no basta por si mismo, necesita algo sobre lo que accionar, surgiendo simultáneamente las tinieblas como una contraparte receptiva -el Dos-, simbolizado por la voluntad de no ser, lo oscuro, lo pasivo, lo frío, lo femenino, el yin. Así queda establecida la dualidad o polaridad básica indispensable para la existencia. Ambos polos son mutuamente dependientes

El Tres surge como elemento equilibrante de la tensión entre los extremos (1+2), como germen de vida nueva.Considerado como la materia fecundada por el espíritu, o el triángulo pitagórico original, o la tríada padre-madre-hijo, el tres es fuente y origen de todas las cosas existentes.

El Tao Te King dice: «El Tao engendra al Uno. El Uno engendra el Dos. El Dos engendra el Tres. El Tres engendra las diez mil cosas.»

El Cuatro presenta probablemente, el mayor potencial. Se relaciona con la cruz, el cuadrado, las estaciones del año, puntos cardinales, los cuatro elementos… Es la expresión más elemental de las diez mil cosas creadas; es la forma condensada de todo lo existente, representando la estabilidad, lo que se conserva en el tiempo. El Cuatro fusionado vuelve a representar al Uno, al Todo materializado que, polarizado y combinado en diferentes proporciones, produce la variedad de todas las cosas. Todas las cosas describen a la totalidad. Pero cada pequeña totalidad, cada microcosmos, singulariza un paso dado más allá de la elementalidad de la materia, un punto adelante que hace que sea esa cosa y no otra, una esencia que define o determina su naturaleza.

El Cinco es el vínculo entre el Uno y la diversidad, el puente que une lo corpóreo con lo divino. El Cinco es la quinta esencia de los alquimistas, magma fundamental del que emerge toda !a materia.

En música es el pentagrama, sustrato del sonido original que produjo la creación, y la nota Sol. Es el hombre unificado, el que culminó su proceso de individuación, con conciencia de sí, enfrentado a la materia (el Cuatro), con la que puede crear, interactuar, sublimar. Él es el mediador entre los elementos y el surgimiento de lo nuevo a través de un acto de creatividad. Sólo la luz-quinto elemento-, que surge de la interacción de los cuatro elementos (el cuatro), o energía del amor puede acabar con la oscuridad

Yavé representa el gran nombre de cuatro letras -el “cuatro”-, mientras que “Iesuhé” es el cinco”.Este “cinco”, es el número secreto de Jesús de Nazaret. El “dos” es su número “natural” al ser la manifestación del Verbo segunda persona de la Trinidad divina. El Hijo del Hombre, el Hijo de Dios.

Anuncios

28 comentarios

Archivado bajo Colaboraciones, Herederos del Tiempo

Reunificación: pasado, presente y futuro

“En el día cuando estabais juntos os separasteis, mas cuando os hayáis separado ¿qué haréis?”.Tomás en su Evangelio 33

Tras la primera (pinchar aquí) y segunda parte (aquí), paso a resumir la tercera y última, ( al menos, de momento …) correspondiente al libro de Lucile y Jean Pierre Garnier-Malet “Cambia tu futuro por las aperturas temporales”. En esta parte trata de las posibles consecuencias de una reunificación de nuestro pasado-presente-futuro en un mismo tiempo:

Es importante saber que existen gamberros que fabrican vuestros futuros, modificando vuestros pensamientos para vivir según sus deseos. Si buscamos solos los objetivos de nuestra vida podemos actualizar futuros peligrosos o sin interés. Nuestro juicio puede verse perturbado por intercambios de informaciones en las aperturas temporales con desconocidos del futuro que nos inculcan falsos valores aprovechándose de nuestra ignorancia sobre la Ley del Tiempo.

tiempo  cuántico

Las informaciones del futuro a menudo están llenas de mentiras.

En efecto, nuestras propias mentiras acarrean inmediatamente consecuencias falsas en esta realidad imperceptible, que mas adelante pueden ser actualizadas en nuestro presente. Para evitar este riesgo potencial, nunca habría que mentir. Como no es el caso en la Tierra, debemos desconfiar de las informaciones que proceden de nuestro futuro. No son seguras, pero a menudo tienen apariencia de verdad.

¡Cuántos médium siguen de esta manera falsas pistas!. Es importante reconocer el origen de cada una de nuestras intuiciones y de utilizar el mecanismo científico de los intercambios de informaciones de manera correcta. Si no, “parasitage”, posesión, hechizo y esquizofrenia están al orden del día. En las aperturas temporales, a menudo escuchamos a aquéllos que se hacen pasar por ángeles guardianes. Para manipularnos mejor, a los desconocidos del futuro les gusta hacerse pasar por criaturas angélicas cercanas al Creador, así modifican más fácilmente nuestros pensamientos a cada instante porque nos “tragamos” sus declaraciones, sin discernimiento.

Nuestro Doble puede modificar los futuros que nosotros hemos creado; sin embargo, en nuestra vida presente sólo puede actuar a través de sugerencias. Nuestra libertad es siempre total. En el transcurso de esos intercambios, da a nuestros músicos del futuro la partitura que él ha compuesto, arroja a los malos, se queda con los buenos, corrige las notas falsas y vuelve a marcar el compás.

La mejor forma de quedarnos dormidos es pedir a nuestro doble que nos envíe el mejor futuro que hemos podido crear. “¡Que se haga tu voluntad!” Es la única forma de expresar esta idea sencilla. Si consideráis al doble como la parcela del Creador que vive eternamente en vosotros, volvéis a la conocida oración de los cristianos: “Padre nuestro que estás en los cielos (es decir, en otro tiempo inaccesible durante nuestro desdoblamiento) ¡que se haga tu voluntad!” .
El ciclo de desdoblamiento solar ofrece, cada 2.070 años, una apertura hacia las Criaturas Inmortales que han mantenido su doble en su futuro, actuando como un vínculo con el Creador que permite ajustar nuestro tiempo presente con su futuro.

Al principio de nuestra  era, para la mayoría de nosotros, nuestros dobles eran Ángeles Caídos, evolucionando en los futuros prohibidos. Tras la muerte de Jesús de Nazaret, nuestros dobles regresaron hacia la luz.

1 Creador

4 Criaturas Inmortales (entre ellos Jesús)

7 Sus dobles

(entre ellos, el paráclito)…/cerrojo/…1 Nuestros dobles              tras la redención

4 Nosotros (encarnación)    redención

7 Nuestros dobles               antes de la redención

Buda abrió esta etapa y por ello según envejecía percibía a su doble cada vez más facilmente. Mahoma la cerró y su conexión se hizo cada vez más difícil. Jesús de Nazaret  se benefició del equilibrio de los tiempos, por lo que tenía siempre a su doble junto a él. Fue el único en poder decir: “El Padre está en mí y yo estoy en el Padre”. La muerte de Jesús permitió el retorno de nuestros dobles al futuro del Creador. Los futuros potenciales peligrosos que habíamos creado quedaban borrados. Desde entonces su doble se encuentra al lado del cerrojo (paracleis en griego) que lo separa de los nuestros. Un pensamiento de Jesús crea el futuro en las aperturas temporales de su paráclito en donde vivimos. “Es de mi bien que se os dará”

Tras nuestra muerte, podremos elegir entre ir hacia el pasado o hacia el futuro. Reuniéndonos con nuestro doble estaremos en su tiempo ralentizado. Nuestra vida ya no será entonces más que un recuerdo lejano comprimido por
una ralentización fulgurante del tiempo. Sin embargo, si nos entretenemos en el futuro, viviremos los miles de millones de “nada” a los que hemos dado demasiada importancia y que han creado innumerables potenciales más o menos válidos. La elección es muy importante, porque al lado de nuestro doble, sólo quedará un poquito de ese todo, algunos instintos que deberán asegurar nuestra supervivencia en el momento de la yuxtaposición del pasado y del presente que termina con nuestro desdoblamiento.

El final de un ciclo de desdoblamiento de 24.840 años desemboca en un periodo de 1.080 años que permite la reunificación con nuestro doble. Hoy en día, ignorantes de este desdoblamiento vital, ya ni siquiera sabemos por qué necesitamos rehacer nuestra unidad.
Usando nuestra vida terrestre para escuchar las preguntas de nuestro doble y fabricándole los futuros potenciales correspondientes, nuestra reunificación en el momento del Apocalipsis no será ningún problema. Nos devolverá una inmortalidad perdida. Siendo dos, podremos examinar nuestras posibilidades futuras sin miedo a la muerte.

En realidad, el tiempo de nuestro doble se yuxtapondrá con el nuestro un muy corto instante para permitir nuestra reunificación instantánea. Esta breve yuxtaposición final necesita de una comprensión inmediata entre las dos partes desdobladas. Nos devuelve la “vestimenta pala de Señorío” de los Sumerios o, como nos decía San Juan35, nos permite “vestirnos con nuestras vestiduras blancas” después de la apertura de “los siete sellos del Apocalipsis”. Abriendo las doce puertas zodiacales, estos sellos corresponden a las siete explosiones solares de envergadura de las que ya hemos hablado. Esta gran apertura que une el pasado con el futuro se decía “caos” (chaos) en griego en que la ch es una cruz, símbolo de este fin. El Apocalipsis (o descubrimiento) es posible gracias a este “caos” cíclico que, a menudo, corresponde a violentos cataclismos, de ahí la confusión entre la causa y el efecto.”El Apocalipsis caótico” es sencillamente el “descubrimiento debido a una apertura enorme” entre el pasado y el futuro.

El final de los diferentes tiempos necesarios a nuestro desdoblamiento nos permitirá ir en el tiempo y el espacio de nuestra comprensión. Algunos reharán su unidad con su doble en el pasado y se beneficiarán de esta manera de los intercambios con el Creador. Otros arrastrarán a sus dobles al futuro en donde se podrán tomar más tiempo para intentar entender y recuperar los preceptos de una supervivencia instintiva cerca del Creador.

Justo antes de ese período apocalíptico, es decir, ahora, algunas de esas criaturas del futuro intentan rehacer su reunificación en nuestro mundo y nuestro tiempo. Lo pueden hacer desde esa famosa explosión solar del 13 de marzo de 1989 que les ha abierto los tres espacios zodiacales hacia nuestro mundo. Algunos de los dobles de las tinieblas ya han enviado al ser que desdoblan a encarnarse sobre la Tierra en nuestro tiempo presente, que para ellos, digámoslo de nuevo, es una realidad de su pasado luminoso.

Provenientes de un tiempo acelerado, experimentando soluciones futuras a nuestros problemas, esos niños son unos superdotados cuyo cuerpo energético vibra entre el azul y el negro. Llamados “niños índigo” debido a esta vibración que les rodea, nos sorprenden por su saber anticipativo. Los primeros nacieron en 1990. Con un doble en el futuro, el niño Índigo tiene además acceso inmediato a las soluciones de los problemas causados por nuestros potenciales. Sin embargo, la mayoría de estos problemas no tiene interés para él, pues él viene a nuestro mundo en busca de las preguntas en autenticidad, de su pasado de las cuales se ve privado.

Asimismo, lo que creemos que son leyendas de antaño podrían volverse las tristes realidades de mañana. Al final de un ciclo, las Criaturas evacuan los lugares peligrosos. Otras, inconscientes o temerarias, se dejan encerrar dentro. Nosotros somos de ésas. ¿Sería un error vivir en el lugar en donde podemos utilizar los instintos de supervivencia que entendemos? Sin duda nos hace falta un poco más de tiempo para conseguir mejores instintos y sólo el futuro nos posibilita esta larga reflexión. Sin embargo, es importante entender el funcionamiento del tiempo cuando por fin se presente la posibilidad de salir de las limitaciones de la temporalidad.

La Tierra puede ser considerada como un paraíso por aquéllos que ignoran el Principio Creador. Para las criaturas inmortales, es un lugar infernal en el que se “pare con dolor” y en donde se trabaja “con el sudor de su frente” en la piel de un mortal. Nuestro doble se encuentra todavía en la luz creadora y sus informaciones pueden pues sacarnos de nuestra desdicha actual. No posee la verdad universal, posee sólo la nuestra, aquélla para la cual ha sido programado por las preguntas del Creador. No es la de los demás. Por eso debemos dejar de lado todo proselitismo. No es un terráqueo, es un ser de luz. Está dotado de la fuerza creadora de una estrella que es nuestro polo de reunificación y de reconstitución. El Creador se ha dividido para conocerse mejor. Cada uno de nuestros dobles le aporta una respuesta. Aquél que quisiera conocerlo debería reunirse con los diez billones de billones de criaturas correspondientes a los diez billones de billones de estrellas de nuestro universo observable. Entonces se daría cuenta que no se conoce a sí mismo y que, por eso, no conoce al Creador.

“Cada alma tiene una estrella y el que lleva una vida intachable durante el tiempo que le es acordado tornará a su estrella.” Platón (Timeo/Critias).

Pronto, frente a nuestros ojos atónitos, podrán materializarse criaturas inmortales. Algunos pensarán, erróneamente, que se renueva la hazaña de Jesús ante sus apóstoles. No tiene nada que ver, pues estas criaturas no estarán unidas al Creador, sino a su doble, evolucionando en los futuros prohibidos. Predichas al final de los tiempos, tendrán poderes increíbles. Estos falsos profetas manejarán futuros peligrosos que habrán estudiado y explorado mucho antes que nosotros, provocarán enfermedades para luego curarlas, conmocionarán al planeta para luego calmarlo. Esta invasión apocalíptica ya ha sido preparada por los intercambios de informaciones que llevamos a cabo sin el control de nuestro doble.

El “parasitage” es tan grande que la desinformación es casi total. En todos los países del mundo abundan publicaciones y escritos, a menudo esotéricos, siempre sectarios, supuestamente inspirados por Dios, los ángeles o los extraterrestres. Nos hacen tragarnos graves errores.Para infiltrarse, los pensamientos parásitos usan escudos religiosos para poder penetrar mejor en nuestros pensamientos. El amor siempre tiene “buena espalda” para atraer hacia sí a aquéllos que viven del odio y del pensamiento único procedente de un futuro colectivo que da miedo y que difunden en todas las mentes para imponer mejor sus leyes.Hay que saber que ninguna predicción es definitiva. Muchos pensamientos terrestres pueden ser anulados o reforzados, así como los cataclismos que éstos construyen en el futuro.

Seguimos siendo durante algún tiempo dueños de nuestras aperturas temporales. Nadie nos impide volver a tomar nuestro lugar de directores de orquesta y de mandar a nuestros músicos a sus atriles. Nuestro mundo ya ha conocido épocas parecidas.

Cuatro mil años antes de J.-C., una apertura del tiempo dejó pasar falsos dioses: era la época de los Sumerios. Tras mil años de proezas, estos inmortales morían dejándonos como testamento mensajes escritos, grabados en numerosos monumentos y tumbas. Hoy en día preferimos hablar de extraterrestres, de abducciones y de experimentos genéticos. ¿Por qué no de cruces que ya se estarían realizando en “otro lugar” más rápido que en la Tierra? Dentro de algunos años seremos capaces de percibir lo que hoy en día es todavía imperceptible en las aperturas temporales. De aquí a entonces, los diversos testimonios relacionados con los “Objetos Voladores No Identificados” -y difícilmente identificables con nuestra percepción del presente- permanecerán en la sombra. Un estupendo parasitage y gobiernos ávidos de nuevas técnicas militares facilitan una futura invasión peligrosa. Nuestra curiosidad nos empuja hacia fenómenos e informaciones que juzgamos, erróneamente, paranormales.

pirámides en la antártida

Si entendemos que no hay ningún misterio, que tan sólo se trata de una ley rigurosa,evitaremos actualizar en nuestro mundo futuros prohibidos y caóticos.El problema reside pues en que entendamos nuestra responsabilidad en las enfermedades y en los trastornos planetarios que empiezan a perturbarnos de manera sorprendente. Hemos abierto la puerta de los futuros catastróficos. ¡Intentemos volverla a cerrar antes de que nos aplasten.!

Anexo; de ágora: Diálogos internos; serenidad, ante la presencia divina en el corazón.

27 comentarios

Archivado bajo Biblioteca, Colaboraciones, Superando Matrix