Archivo de la etiqueta: La Tierra Pura

nuestra Tierra Pura, conciencia Búdica,

Vivimos en MUNDOS netamente metafisicos, rodeados de unas fenomenologias aparentes que nos mantienen apegados y esclavizados en las falsas ilusiones de los conceptos virtuales INVENTADOS.

Nuestros Tres estados de conciencia existenciales habituales cíclicos, que llamamos Vigilia, Sueño con sueños, y Sueño Profundo, se corresponden con los Tres estados Búdicos de la Mente, y posiblemente con la esencialidad de los Tres Budas en Nosotros. En toda situacion podemos comportarnos con arreglo a nuestra esencialidad Búdica, la cual disuelve lo falso y afirma la autenticidad de lo Real.

Nuestro Cuarto estado de conciencia procede de Átma Logoico, el cuerpo que llaman Causal. Por ésso a la ciencia de la Verdad, la denominan Atma-Vidya desde tiempos inmemoriales.

3  Bienaventurados los pobres en espíritu: (conscientes de la gran pobreza de éste mundo) porque de ellos es el Cielo Real.

5   Bienaventurados los mansos: porque ellos recibirán la tierra por heredad.

6   Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia: porque ellos comprenderán.

7   Bienaventurados los misericordiosos: porque ellos alcanzarán misericordia.

8   Bienaventurados los de limpio corazón: porque ellos verán á Dios.

9  Bienaventurados los pacificadores: porque ellos serán llamados hijos de Dios.

13 Vosotros sois la sal de la tierra: y si la sal se desvaneciere (amoldándose a las ideologias y comportamientos temporales) ¿con qué será salada? no vale más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por la mentalidad perecedera temporal imperante.

Comprendamos lo que significan éstas cuestiones, aprendamos como afrontar la anomalias y dificultades ante las cuales nos encontramos en los Tiempos Actuales.

De la misma manera que el ser humano tiene una fuente de origen, la Mónada, y un vehículo semipermanente, el cuerpo causal, que se manifiesta por medio de sus principios inferiores (de los cuales el físico denso no constituye uno de ellos), así también el Hombre celestial tiene una fuente de origen, su Mónada, un cuerpo semipermanente en los niveles monádicos del sistema solar, pero manifestado por medio de tres envolturas inferiores, nuestros planos átmico, búdico y manásico. Para Él los planos astral y físico no constituyen un principio, así como para el hombre no lo es el físico. El hombre vitaliza el cuerpo físico con su fuerza y su calor, pero no lo considera ocultamente un principio. Así el Hombre celestial es ajeno a los dos planos inferiores de la manifestación, aunque los vitaliza con Su fuerza.

El ser humano se da cuenta de su relación (como la célula la tiene con el cuerpo) con el Hombre celestial únicamente cuando desarrolla la conciencia del Ego en su propio plano. Permítaseme expresarlo de la siguiente manera: el cuerpo causal constituye la forma más inferior por la cual se manifiesta un Hombre celestial, así como el cuerpo físico es la forma más inferior a través de la cual se manifiesta el ser humano, y ello en su significado etérico.

LAS MANIFESTACIONES DE EL ESPIRITU: astralismo y Conciencia Búdica.

… quien tenga oidos para oir … escuche en nuestros comentarios … 🙂

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Piedra Angular, TopSecret