Archivo de la etiqueta: Shakti

personalidad y Alma, triángulo mónada

¿Está la CONCIENCIA DE EL ALMA, destinada a erradicar el mal, de los Planetas y seres, mediante las energías de la MONADA.?
¿Cuales son las maneras de relacion correcta entre energías matizadas, fuerzas y magnetismo y/o polaridades de electricidad bioenergética …?

Por lo tanto: ¿Es imprescindible, que cada personalidad pueda captar, la esencia Espiritual Universal, que llaman Verdad.?

KUNDALINI Y LA COLUMNA VERTEBRAL I. El Kundalini y los tres triángulos. (recordemos la simbologia de las Tres Cruces)
1. En la cabeza.
2. En el cuerpo.
3. En la base de la columna vertebral.

II. El despertar del Kundalini.

Debemos tener presente que tratamos con la contraparte etérica de la columna vertebral, no con la estructura ósea a la cual denominamos espina dorsal o columna vertebral. Por lo general este hecho no lo tienen en cuenta suficientemente quienes tratan dicho tópico. Se ha dado preponderancia a los tres canales que componen esta triple columna vertebral.

Estos canales tienen importancia respecto al sistema nervioso del hombre, pero en relación con el tema que estamos estudiando no son tan importantes como el canal etérico que los encierra. Por lo tanto, se ha recordar que tratamos estrictamente con

    1. el canal etérico,
    2. el fuego que asciende por éste,
    3. la conjunción de este fuego con el fuego irradiante y energetizador del cuerpo físico, en un punto situado entre los omóplatos,
    4. la ascensión conjunta hacia la cabeza,
    5. su fusión oportuna con el fuego manásico, que energetiza los tres centros localizados en la cabeza.

I. EL KUNDALINI Y LOS TRES TRIANGULOS

El fuego que energetiza el triángulo de la cabeza es la analogía superior del triángulo de prana situado en la parte media del cuerpo y tiene su reflejo inferior en la base de la columna vertebral. En consecuencia, en el ente humano tenemos tres triángulos importantes:

 En la cabeza: el triángulo formado por los tres centros mayores,

  1. la glándula pineal,
  2. el cuerpo pituitario,
  3. el centro alta mayor.
  1. En el cuerpo:el triángulo de prana formado por
    1. el punto entre los omóplatos,
    2. arriba del diafragma y
    3. el bazo
  2. En la base de la columna vertebral: el triángulo formado por los tres centros inferiores
    1. un punto en la base de la columna vertebral y
    2. y c. el par de órganos sexuales principales de los cuerpos.

La fusión de los fuegos de la materia con los de la mente da por resultado la energetización de todos los átomos de materia que componen el cuerpo. También estimula enormemente los tres centros superiores del cuerpo -cabeza, corazón y laringe-, y electrifica esta zona del cuerpo. Estos centros superiores forman entonces un campo de atracción para el descenso del tercer fuego, el del Espíritu, entrando en extraordinaria actividad el centro de múltiples pétalos, situado en la cúspide de la cabeza, el centro coronario sintético, suma total de todos los centros. El estímulo correspondiente a los centros del cuerpo es duplicado por la vivificación consiguiente del Loto de múltiples pétalos, punto de reunión de los tres fuegos, del cuerpo, de la mente y del Espíritu. La unificación con el Ego se produce cuando está plenamente estimulado, iniciándose la combustión; esto se repite en los vehículos sutiles, trayendo la consumación final y la liberación del Espíritu.

La fusión de los fuegos de la materia es el resultado del crecimiento evolutivo, cuando la acción del tiempo permite un desarrollo lento y normal. La conjunción de ambos fuegos viene efectuándose desde los comienzos de la historia del hombre, y produce esa vigorosa salud de que goza quien lleva una vida limpia y posee ideas elevadas. Una vez que los fuegos de la materia han ascendido (unidos) algo más por el canal etérico de la columna vertebral, se ponen en contacto con el fuego de manas a medida que irradia del centro laríngeo. Es esencial pensar aquí con claridad, pues será necesario dilucidar algo este tema tan abstruso.

 1. Los tres centros mayores de la cabeza (desde el punto de vista físico) son:

      1. el centro alta mayor,
      2. la glándula pineal,
      3. el cuerpo pituitario.


2. Forman un triángulo manásico después de unirse con los fuegos de los dos triángulos inferiores, por ejemplo, al sintetizarse.

3. Pero el triángulo puramente manásico, antes de esta fusión, está formado por

      1. el centro laríngeo,
      2. la glándula pineal,
      3. cl cuerpo pituitario.

El siguiente: un video informativo con algunas perspectivas interesantes; unos datos valiosos con cierta imaginación … 🙂

Quisiera  indicar con toda claridad, que los “prejuicios”  respecto A LOS ASUNTOS, pueden obstaculizar la comprensión:  13  Por consiguiente, ya no nos juzguemos los unos a los otros, sino más bien decidid esto: no poner obstáculo o piedra de tropiezo al hermano. 14   Yo sé, y estoy convencido en el Señor Jesús, de que nada es inmundo en sí mismo; pero para el que estima que algo es inmundo, para él lo es.

Los siguientes vídeos, también trata específicamente de éstos asuntos.

cyranoferdinand

En un punto del recorrido inevitablemente se suspende el juicio y la categorización, Han sido sustituidos por la contemplación y la comprensión. Para La Consciencia no hay nada que sea irrelevante ni tampoco nada que sea importante. Todo tiene su razón de ser -aunque no se entienda- todo es humilde porque nada le pertenece. Nada es por sí mismo y lo ínfimo influye en el todo.
La verdad se encuentra igualmente en nuestro interior que en las pequeñas cosas exteriores. No es menos importante el que todavía no ha llegado a tu verdad, y su verdad es más fundamental aunque la tuya sea más amplia o elaborada.
Solamente somos compañeros de aventura en el espíritu, nos comunicamos vivencias, las compartimos.
Por tanto huimos de interferir, de manipular de oprimir.
Y también lo hacemos con nosotros mismos, puesto que tenemos integrados los estados de consciencia y valores precedentes, también somos eso y no lo reprimimos: podemos disfrutar de la comida, y el sexo, de la familia, y los amigos, del heroísmo y las gestas, del orden y la civilización del raciocinio y el pensamiento, de la globalidad de Gaia, del arte y la belleza, de nuestra personalidad -el ego- y de la iluminación del no ego, del gozo de no ser y ser el todo. Contemplar y contemplarnos sin juicio, la inmensa riqueza de no poseer nada. Hemos decretado la paz con nosotros mismos y milagrosamente se extiende al universo entero.
No son palabras bonitas ni altisonantes -pedantes- es una experiencia vital de los últimos años, que comparto porque creo que pueda haber sido también vuestra.

Anuncios

16 comentarios

Archivado bajo Mensajes, comentarios, aclaraciones...