Archivo de la etiqueta: Sí mismo

EL Rayo de el Ego y el Fuego Solar

49   Fuego vine a  introducir  en la tierra;   ¿y qué quiero,  si ya  está  encendido?

TENEMOS QUE PREGUNTARNOS: ¿ A qué tipo de "fuego", se refieren éstas palabras ...?

34  Porque donde está vuestro tesoro,   allí también estará vuestro corazón.

A mi entender, ésta cita demuestra que quien la dijo, desde luego NO es ningún alucinado.

27  Considerad los lirios, cómo crecen: no labran, ni hilan; y os digo, que ni Salomón con toda su gloria se vistió como uno de ellos.

¿Serían los HIPPIES de los tiempos antiguos, quienes dijeran ésto ...?

Concelebremos y compartamos conscientemente las energías Vitales que nos sostienen.

b. Los planos y la energía ígnea. Seria bueno considerar aquí las analogías de cada plano,con sus siete subplanos, recordando al estudiante que estamos hablando de los planos no sólo como el campo para el desarrollo del hombre, sino como el campo de evolución de un Logos solar. En el sistema solar tenemos:

Primero, los tres planos superiores, correctamente denominados los planos de los tres aspectos; segundo, el séptimo principio logoico que se halla en el primer plano y puede considerarse como el impulso de la materia física que produjo Su cuerpo objetivo.

En el segundo plano se hallan los siete Hombres celestiales que constituyen Sus centros principales de fuerza. Existen otros, pero de Ellos no nos ocuparemos, porque han logrado ya una meta determinada,  y  personifican los centros que ahora se hallan e estado pasivo o fuera de manifestación, pues el kundalini logoico ha dirigido su atención hacia otra parte.

Según otra clasificación constituirían los diez que corresponden a la vida esotérica, pudiendo también clasificarse como doce, formando así el Loto de doce pétalos o centro cardíaco del Cuerpo de  AQUEL SOBRE QUIEN NADA PUEDE DECIRSE.

En el cuarto éter cósmico, el plano búdico, se encuentran los centros etéricos del Logos. Allí están también los planetas esotéricos y el Sol, considerados como el centro de los principios búdicos; desde allí el Logos anima a Su manifestación física densa.

Finalmente, en los tres planos inferiores tenemos Sus cuerpos o envolturas gaseosa, líquida y densa, que peculiarmente forman en conjunto una unidad; constituyen un todo coherente, así como los tres planos superiores forman análogamente la triple expresión unificada de las tres personas de la Trinidad.

Existe una analogía similar en los subplanos de cada plano del sistema, y ésta se hará más evidente a medida que el hombre vaya adquiriendo una visión más clara y pueda conscientemente comprobar por si mismo la verdad respecto a la vida subjetiva. Nos ocuparemos brevemente de estos planos y estudiaremos la vida o manifestación de fuerza en cada uno, dándole más importancia a los cuatro inferiores por ser los planos que conciernen más de cerca al hombre.

Anuncios

13 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular