Archivo de la categoría: Piedra Angular

Éste aspecto, espero lo podamos tratar, en algún momento…

El Tao, es una vasija vacía,
y, su uso, es inagotable,
insondable…

…el espíritu del valle, no perece…
es llamado Mística, pues evoca al Secreto…

Se la ha llamado Sophia, la Madre del Mundo…
… cuya puerta,
es la raiz del cielo y de la tierra…

… ¿ sabes quién eres… ?

comprension Rayo Sutratma; sistemas planetarios

Todos podemos comprender que necesitamos profundos cambios para alcanzar y estabilizarnos en aquellos estados de conciencia que llamamos verídicos. Éstos reconocimientos tienen matices diferentes en cada persona. Estamos acostumbrados a las envolturas o “matices religiosos”, pero quisiera señalar algo, lo que considero entender,  se trata de otros “caminos”, los cuales pudieran incluso ser más nítidos, pero que actualmente carecen de denominativos, permanecen por lo tanto,  desconocidos.

La necesidad esencial del propio conocimiento y de los aspectos vitales en los cuales nos encontramos, incluye el planteamiento de las nuevas ciencias de el conocimiento planetario, y la necesidad lectiva que tenemos de disponer de las aperturas en la conciencia universal.

buda

En el gráfico siguiente: esquema del OTORGAMIENTO ACTUAL de la FUERZA SALVADORA “sutratma planetario” con arreglo a los datos AAB-DK

fuerza salvadora

” En esta instrucción quisiera darles una nueva perspectiva de los procesos iniciáticos, presentándoles un nuevo incentivo para el esfuerzo constructivo y para un acercamiento sensato a este tema. Lo hago por la razón expuesta en mi última instrucción donde dije: “Cuando coinciden las crisis humana y espiritual, llega uno de los principales períodos de oportunidad y de decisión, de allí la extrema gravedad del momento actual”. Por lo tanto, sugeriría que estudiáramos el problema del proceso iniciático desde el ángulo de la Penetración, la Polarización y la Precipitación. Estas palabras son de utilidad práctica si las comprenden correctamente; les pediría también que las consideren desde el ángulo de su acercamiento individual al Iniciador. En consecuencia esta necesaria consideración tiene dos aspectos: el de ustedes, el discípulo individual, y el del grupo, del cual deberían ser parte integrante (¿lo son?). (¿Podemos entender en referencia a "nosotros" ---?) Por lo tanto, tomemos estos puntos y veamos lo que podemos extraer de ellos. ¿Qué es lo que penetran? o como discípulos de lo verídico, ¿en qué tratan de penetrar? ¿dónde están polarizados? y ¿qué quieren realmente significar cuando emplean esta palabra? ¿Qué es lo que se precipita cuando obtienen éxito en los procesos de penetración? o ¿cuándo alcanzaron cierta medida de polarización? Estos aspectos de la enseñanza son de importancia, de lo contrario no aplicarían la percepción inteligente ni emplearían palabras significativas.

La iniciación es esencialmente una penetración en zonas de la conciencia divina, que no están dentro del campo normal de la conciencia de un ser humano. Esta penetración iniciática la realiza el discípulo por la meditación reflexiva, el desarrollo de la comprensión espiritual interpretativa, más la aplicación de la mente discernidora entrenada. Esto conduce oportunamente a la estabilización de su conciencia en el nuevo campo de percepción, de manera que se polariza allí y puede trabajar inteligentemente desde el punto de percepción y de visión consciente alcanzado. Una vez que puede hacerlo y es consciente de las nuevas energías con las cuales trabaja, entra en la etapa en que puede precipitar estas energías en los tres mundos del servicio humano y las emplea para llevar adelante el Plan jerárquico. Estas tres etapas de actividad consciente -penetración, polarización y precipitación- son etapas definidas y reconocidas en cada iniciación, excepto la primera. El discípulo (según rezan las Escrituras) “toma el reino de los cielos por la violencia”, y de ese modo penetra en la palestra donde actúa el Iniciador; se polariza dentro de esa zona de influencia espiritual y dinámica, cuyos resultados están condicionados por la particular iniciación que está recibiendo. Desde este punto, lleva adelante la tarea de precipitar las energías con las cuales ha entrado en contacto, y aprende a disponer de ellas cuando trabaja para la humanidad.

Al mismo tiempo, el Iniciador “polariza” las energías del discípulo que “penetra” y las “precipita” por medio de su vehículo, de acuerdo con la Voluntad o el Propósito de la divinidad.  La etapa en la que el discípulo demuestra el hecho subjetivo de que es un iniciado, se denomina etapa de penetración, donde enfrenta  1. al Ángel de la Presencia,  2. al Iniciador,  3. a los Maestros Iniciadores,  y   se  denomina la etapa de polarización.  Luego, cuando el proceso iniciático se completa y él   “vuelve a su lugar de origen para llevar a cabo el Plan”,  tiene lugar la etapa de precipitación.  Por lo tanto hay dos procesos de actividad que se realizan simultáneamente, es decir, el que complementa el Iniciador y aquel del cual es responsable el iniciado que progresa.

Desde el momento en que un discípulo entra en el sendero de la iniciación -desde la segunda a la novena iniciaciones- actúa en una de estas etapas. Penetra en nuevas zonas de conocimiento divino y profundamente en la Mente de Dios, o aprende a vivir y actuar desde la etapa alcanzada, denominada de polarización, o ayuda, hasta donde es capaz, a precipitar las energías que posibilitarán la manifestación del reino de Dios en el plano físico.
(aab-dk, Discipulado en Nueva Era II)

esquemas yo superior

Esquema planetario: LOS MUNDOS SUPERIORES DE CONCIENCIA
comprobamos que, según éste gráfico, el contacto extra-planetario verídico sólo se produce en la “etapa liberadora superior”, lo cual interpreto que otros pretendido “contactos”, pueden ser falsificaciones de egregores u otros entes

mundos superiores

en las siguientes imágenes: Sutratma IMAGINATIVO INDIVIDUAL

La Relación de Dios con el Individuo

5:0.1 (62.1) SI LA mente finita del hombre es incapaz de comprender cómo un Dios tan grande y majestuoso como el Padre Universal puede descender de su morada eterna en perfección infinita para fraternizar con cada criatura humana, entonces tal intelecto finito debe hallar la certidumbre de la comunión divina en la verdad del hecho de que un fragmento real del Dios viviente reside en el intelecto de cada mortal urantiano de mente normal y moralmente consciente. Los Ajustadores del Pensamiento residentes son parte de la Deidad eterna del Padre Paradisiaco. El hombre no necesita ir más allá de su propia experiencia interior de contemplación del alma de esta presencia de realidad espiritual para encontrar a Dios e intentar la comunión con él.

sutratma

2:1.4 (34.3) El Padre satisface, constante e infatigablemente, la necesidad de las diferenciales de demanda de él, según ésta cambia de tiempo en tiempo, en varias secciones de su universo maestro. El gran Dios se conoce y se comprende; es infinitamente autoconsciente de todos sus atributos primordiales de perfección. Dios no es un accidente cósmico, ni un experimentador del universo. Los Soberanos del Universo pueden emprender aventuras; los padres de las Constelaciones pueden hacer experimentos; los líderes del sistema pueden practicar; pero el Padre Universal ve el fin desde el principio, y su plan divino y su propósito eterno realmente abarcan y comprenden todos los experimentos y todas las aventuras de todos sus subordinados en todos los mundos, sistemas y constelaciones de todos los universos de sus vastos dominios.

2:1.5 (34.4) Ninguna cosa es nueva para Dios, y ningún acontecimiento cósmico le resulta una sorpresa; él habita el círculo de la eternidad. Sus días no tienen principio ni fin. Para Dios no hay pasado, ni presente, ni futuro; todo el tiempo es presente en cualquier momento dado. Él es el grande y el único YO SOY.

2:1.6 (34.5) El Padre Universal es absolutamente y sin cualificaciones infinito en todos sus atributos; y este hecho, en sí mismo y por sí mismo, le separa automáticamente de toda comunicación personal directa con los seres materiales finitos y otras inteligencias creadas inferiores.

sutratma

5:1.3 (63.1) Aunque el acercamiento a la presencia del Padre en el Paraíso debe esperar a que alcancéis los más altos niveles finitos de progresión espiritual, debéis regocijaros en el reconocimiento de la posibilidad siempre presente de una comunión inmediata con el espíritu otorgado por el Padre y tan íntimamente asociado con vuestra alma y con vuestro ser espiritualizante.

5:1.7 (63.5) El hombre está espiritualmente habitado por un Ajustador del Pensamiento sobreviviente. Si la mente de un hombre está sincera y espiritualmente motivada, si tal alma humana desea conocer a Dios y hacerse como él, si honestamente desea hacer la voluntad del Padre, no hay influencia negativa alguna de carencia mortal ni fuerza positiva de posible interferencia que pueda prevenir la ascensión certera de dicha alma divinamente motivada, hasta las puertas del Paraíso.

Anuncios

10 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular

Misterios universales del Yo, en cosmos

118:0.1 (1294.1) En cuanto a las diversas naturalezas de la Deidad, se puede decir que:
118:0.2 (1294.2) 1. El Padre es un yo autoexistente.
118:0.3 (1294.3) 2. El Hijo es un yo coexistente.
118:0.4 (1294.4) 3. El Espíritu es un yo conjunto-existente.
118:0.5 (1294.5) 4. El Supremo es un yo evolucionario-experiencial.
118:0.6 (1294.6) 5. El Séptuple es divinidad autodistributiva.
118:0.7 (1294.7) 6. El Último es un yo transcendental-experiencial.
118:0.8 (1294.8) 7. El Absoluto es un yo existencial-experiencial.

3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el Yo verdadero.

La meta trascendente de los hijos del tiempo es encontrar al Dios eterno, comprender la naturaleza divina, reconocer al Padre Universal. «Sed vosotros perfectos, así como yo soy perfecto» 1:3.5 (25.5) Dios es un espíritu universal; Dios es la persona universal. La realidad personal suprema de la creación finita es espíritu; la realidad última del cosmos personal es espíritu absonito. Sólo los niveles de infinidad son absolutos, y sólo en tales niveles hay finalidad de unicidad entre la materia, la mente y el espíritu.

1:3.7 (26.1) En la experiencia interior del hombre, la mente está vinculada a la materia. Estas mentes vinculadas a lo material no pueden sobrevivir al fallecimiento mortal. La técnica de la supervivencia está contenida en esos ajustes de la voluntad humana y en esas transformaciones de la mente mortal por los cuales ese intelecto con conciencia de Dios paulatinamente llega a estar enseñada por el espíritu y finalmente guiada por el mismo.

5:2.4 (64.7) Es debido a este fragmento de Dios que reside en ti que puedes esperar, según progresas en armonía con la dirección espiritual del Ajustador, discernir más plenamente la presencia y el poder transformador de esas otras influencias espirituales que te rodean y sobrecogen pero que no funcionan como parte integrante de ti. El hecho de que no tienes intelectualmente conciencia de un contacto estrecho e íntimo con el Ajustador residente no refuta en lo más mínimo tan elevada experiencia. La prueba de la fraternidad con el Ajustador divino consiste totalmente en la naturaleza y grado de los frutos del espíritu que rinden en la experiencia vital del creyente. «Por sus frutos los conoceréis».

(Los siguientes datos, están tomados de Siete Rayos; aab-dk) “Las siete energías de rayo, que expresan la voluntad pro­totípica divina en siete formas son:
1er. Rayo. La voluntad de iniciar.
2do. Rayo La voluntad de unificar.
3er. Rayo La voluntad de evolucionar.
4to. Rayo La voluntad de armonizar o relacionar.
5to. Rayo La voluntad de actuar.
6to. Rayo La voluntad de causar.
7mo. Rayo La voluntad de expresar.

sol galaxia El libro de Urantia.Documento 118 El Supremo y el Ultimo—Tiempo  Espacio

118:0.9 (1294.9) Aunque Dios el Séptuple es indispensable para el logro evolucionario del Supremo, el Supremo es también indispensable para la emergencia eventual del Último. Y la presencia dual del Supremo y del Último constituye la asociación básica de la Deidad subabsoluta y derivada, porque son interdependientemente complementarios en el logro del destino. Juntos constituyen el puente experiencial que vincula los comienzos y los cumplimientos de todo crecimiento creador en el universo maestro.

118:0.10 (1294.10) El crecimiento creador es sin fin pero es por siempre satisfactorio, sin fin en extensión pero siempre puntualizado por aquellos momentos de satisfacción de la personalidad por el logro pasajero de un objetivo que sirve tan eficazmente como preludio de la movilización hacia nuevas aventuras en el crecimiento cósmico, la exploración del universo y el logro de la Deidad.
urantia
1. El Tiempo y la Eternidad
118:1.1 (1295.1) Es útil para la orientación cósmica del hombre obtener toda comprensión posible de la relación de la Deidad con el cosmos. Aunque la Deidad absoluta es eterna en su naturaleza, los Dioses están relacionados con el tiempo como experiencia en la eternidad. En los universos evolucionarios la eternidad es la perdurabilidad temporal —el ahora sempiterno.
118:1.2 (1295.2) La personalidad de la criatura mortal puede eternizarse mediante la autoidentificación con el espíritu morador a través de la técnica de elegir hacer la voluntad del Padre. Dicha consagración de la voluntad es equivalente a la realización de la eternidad-realidad de propósito. Esto significa que el propósito de la criatura se ha vuelto fijo en cuanto se refiere a la sucesión de los momentos; dicho de otra manera, que la sucesión de los momentos no presenciará ningún cambio en el propósito de la criatura. Un millón o mil millones de momentos no significan una diferencia. El número ha cesado de tener significado en cuanto al propósito de la criatura. Así, la elección de la criatura más la elección de Dios eventúan en las realidades eternas de la unión perdurable del espíritu de Dios y la naturaleza del hombre en el servicio eterno de los hijos de Dios y de su Padre del Paraíso.
118:1.3 (1295.3) Existe una relación directa entre la madurez y la unidad de la conciencia del tiempo en cualquier intelecto determinado. La unidad de tiempo puede ser un día, un año o un período más prolongado, pero inevitablemente es el criterio por el cual el yo consciente evalúa las circunstancias de la vida, y por el cual el intelecto que concibe mide y evalúa los hechos de la existencia temporal.
respiracion cosmos
118:1.7 (1295.7) Madurar significa vivir más intensamente en el presente, escapándose al mismo tiempo de las limitaciones del presente. Los planes de madurez, fundados en la experiencia pasada, se están concretando en el presente para de tal manera enaltecer los valores del futuro.

118:1.8 (1295.8) La unidad de tiempo de la inmadurez concentra el significado-valor en el momento presente para de tal manera divorciar el presente de su relación auténtica con el no presente —el pasado-futuro. La unidad de tiempo de la madurez está dimencionada para de tal modo revelar la relación coordinada del pasado-presente-futuro que el yo comienza a obtener discernimiento en la totalidad de los acontecimientos, comienza a visualizar el paisaje del tiempo desde una perspectiva panorámica de horizontes ampliados, comienza tal vez a sospechar el continuo eterno, sin comienzo ni fin, los fragmentos del cual se llaman tiempo.

118:1.10 (1296.2) En el nivel absoluto y eterno, la realidad potencial es tan significativa como la realidad actual. Sólo en el nivel finito y para las criaturas ligadas al tiempo, parecería que existiera tan enorme diferencia. Para Dios, como absoluto, un mortal ascendente que ha hecho la decisión eterna ya es un finalista del Paraíso. Pero el Padre Universal, a través del Ajustador del Pensamiento residente, no está limitado de esta manera en su conciencia, sino que también puede saber y participar en toda lucha temporal con los problemas del ascenso de la criatura desde los niveles de la semejanza con los animales hasta los niveles de la existencia semejanza con el Perfecto.

1:5.1 (27.3) No permitáis que la magnitud de Dios, su infinitud, obscurezca ni eclipse su personalidad. «Aquel que concibió el oído, ¿no oirá? Aquel que formó el ojo, ¿no verá?» El Padre Universal es la cumbre de la personalidad divina; él es el origen y el destino de la personalidad a través de toda la creación. Dios es infinito y personal; es una personalidad infinita. El Padre es verdaderamente una personalidad, a pesar de que la infinitud de su persona le coloca por siempre fuera del alcance de la plena comprensión de los seres materiales y finitos.

12 comentarios

Archivado bajo Piedra Angular, Superando Matrix