Archivo de la etiqueta: discernimiento

Estar en el mundo, sin Ser de el mundo.

44  Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere;  y yo le resucitaré en el día postrero.  45   Escrito está en los profetas: Y serán todos enseñados de Dios. Así que, todo aquel que oyó del Padre, y aprendió, viene a mí.

Las características principales de Manas podrían resumirse en tres títulos:

Discriminación.
Actividad ordenada.
Adaptabilidad.

Estudiaremos estos tres aspectos brevemente y observaremos cómo se desarrollarán en días y ciclos futuros.

a. Discriminación. Esta parece ser una afirmación muy trillada. Todo estudiante conoce la cualidad discriminativa de la mente y su capacidad selectiva; reconoce la facultad que permite al hombre distinguir inteligentemente entre el Yo y el no-yo. Por lo general tenemos la tendencia a olvidar que esta facultad subsiste en todos los planos y se manifiesta de tres maneras como:

Primero. La facultad de discriminar entre lo que es la conciencia del Yo y aquello que se conoce como mundo externo. Constituye la capacidad de saber distinguir entre uno mismo y las otras formas existentes. Está universalmente desarrollada y ha alcanzado un grado bastante elevado de evolución.

Segundo. La facultad de discriminar entre el Ego y la Personalidad. Esto restringe el concepto a la esfera de la propia conciencia del hombre, y le permite diferenciar entre su yo subjetivo o alma y los cuerpos que la contienen. Dicha facultad en manera alguna se halla desarrollada universalmente. La mayoría de los hombres no saben distinguir todavía con exactitud la diferencia que existe entre el hombre, el PENSADOR que persiste en tiempo y espacio y el vehículo de vida efímera y transitoria mediante el cual piensa. El reconocimiento real de esta dualidad esencial y su corroboración científica sólo se manifiesta en el místico, en los pensadores avanzados de la raza, en los aspirantes conscientes y en aquellos que se acercan al Portal de la Iniciación.

Tercero. La facultad de discriminar entre el alma y el Espíritu, o la comprensión de que el hombre no sólo puede decir “Yo Soy”, ni únicamente puede entender “Yo Soy Ese”, sino que puede comprender aún más y decir “Yo Soy Ese Yo Soy”.

En estas expansiones y corroboraciones se utiliza la facultad discriminativa de manas.

Por lo tanto, podemos presentir cuál será el futuro desarrollo y hacia dónde conducirá a la humanidad. El hombre ya se conoce como unidad separada de conciencia, sabe distinguir entre él y otros seres materializados; reconoce que es distinto a otras esferas activas de materia, desde el Logos materializado hasta la célula de su propio cuerpo físico y las células de todos los cuerpos en el plano físico. El instinto separatista y su característica autocentralización han sido la cuna donde el niño, el hombre, se ha aislado hasta llegar a su plena virilidad y poder participar así en el trabajo de su grupo. Lo único de valor que se percibe en el hombre cuando se acerca a las etapas finales del sendero de evolución es la fusión voluntaria de los intereses y objetivos, consecuencia de una etapa anterior de autoafirmación e intensa autorrealización. En esta etapa nos hallamos ahora; señala toda la manifestación y constituye la base mediante la cual se mantiene la identidad. Caracteriza:

Al Logos solar y a todas las formas dentro de Su cuerpo.

A los Logos planetarios y a todas las formas dentro de Sus cuerpos.

Al hombre y a todas las formas dentro de su cuerpo.

Lo que se ha de hacer resaltar es el concepto, aún poco comprendido, de que esta afirmación de “Yo soy” no sólo distingue al hombre sino que es la palabra mántrica que preserva la integridad de todos los grupos. Cuando el hombre puede decir “Yo soy Ese”, empieza a presentirse uno con su grupo. Cuando los grupos hacen una afirmación similar, comienzan a darse cuenta de su identidad con todos los otros grupos. Cuando un Logos planetario se hace eco de las palabras “Yo soy Ese” se está acercando al momento de síntesis o de absorción. Cuando un Logos solar pronuncia las mismas palabras, se está acercando al término de un día de Brahma, y se aproxima la hora de Su consciente fusión con Su grupo mayor. En términos generales y en relación con el hombre, se puede decir que:

“Yo soy” se refiere a la conciencia de la personalidad en los tres planos inferiores, o a todo cuanto se considera inferior al cuerpo causal. Se relaciona con la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa en el globo dentro de una cadena.

“Yo soy Ese” se refiere a su conciencia egoica y a los planos de la Tríada. Concierne a la comprensión del hombre respecto al lugar que ocupa dentro de la cadena, y su relación con el grupo del cual forma parte.

“Yo soy Ese Yo soy” se refiere a la conciencia monádica del hombre y a su relación con los planos de abstracción. Concierne al conocimiento que posee de su posición en el esquema.

Cuando el iniciado puede decir “Yo soy Ese Yo soy”, indica que se ha fusionado con su divina esencia y se ha liberado de la forma. La primera aserción esotérica marca su emancipación de los tres reinos inferiores y su actuación consciente en los tres mundos, que ocurrió al individualizarse por medio de Manas; la segunda señala la emancipación gradual del hombre de los tres reinos inferiores y su liberación dual de la forma inferior, en la quinta iniciación. En la afirmación final el iniciado no sólo distingue entre el Yo y todas las otras formas de manifestación, entre su propia identidad y el alma, lo mismo que la materia en la forma, sino que puede discriminar entre los tres, Espíritu, Alma y Materia. Cuando ha comprendido esto se libera de su manifestación durante este ciclo mayor. Dicha facultad discriminadora, inherente a manas, desplegada en espirales cada vez más elevadas, lleva al hombre

a la materia y a la forma,

a través de todas las formas de materia en todos los planos, y finalmente produce su eventual abstracción de toda forma y materia, conjuntamente con la acumulación de conocimiento transmutado, proporcionado por el proceso evolutivo.

4 comentarios

Archivado bajo Herederos del Tiempo, Metanoia, Piedra Angular

… y vereis las puertas dimensionales de los Cielos abiertas … Reinos Planetarios:

51 De cierto, de cierto os digo:   De aquí adelante (vosotros) veréis el cielo abierto, y los ángeles de Dios (Seres Afines) que suben y descienden sobre el Hijo del hombre. (es decir, sobre la conciencia suprapersonal, el Alma que es la Vida misma, también en Vd.)

Las “Tinieblas son Padre-Madre; la Luz su Hijo”, dice un antiguo proverbio oriental. La luz es inconcebible, a no ser que se la considere como viniendo de algún origen que sea causa de la misma; y como en el caso de la Luz Primordial aquel origen es desconocido, si bien claman enérgicamente por él la razón y la lógica, por esto lo llamamos “Tinieblas” desde un punto de vista intelectual. En cuanto a la luz prestada o secundaria, cualquiera que sea su origen, puede tener tan sólo un carácter temporal y mayávico. Las Tinieblas constituyen, pues, la Matriz Eterna, en la cual los Orígenes de la Luz aparecen y desaparecen. En este nuestro plano nada se añade a las tinieblas para convertirlas en luz, o a la luz para transformarla en tinieblas. Ellas son permutables, y científicamente la luz es tan sólo un modo de las tinieblas y viceversa Sin embargo, ambas son fenómenos del mismo nóumeno.” “La esencia del hombre es el espíritu, por lo cual únicamente despojándose de su modo de ser finito y rindiéndose por propia voluntad a la pura conciencia de si mismo, es como alcanza la verdad. “

Suponiendo que el lector no conoce nada respecto de los Dhyâni-Buddhas, conviene decir desde luego que, según los orientalistas, hay cinco Dhyânis, que son los Buddhas Celestiales, cuyas manifestaciones en el mundo de la forma y la materia, son los Buddhas humanos.

Esotéricamente, sin embargo, los Dhyâni-Buddhas son siete, de los cuales tan sólo cinco se han manifestado hasta el presente, y dos tienen que venir en las Razas Raíces Sexta y Séptima. Ellos son, por decirlo así, los eternos prototipos de los Buddhas que aparecen en esta tierra, cada uno de los cuales posee su divino prototipo particular. Así, por ejemplo, Amitâbha es el DhyâniBuddha de Gautama Shâkyamuni, manifestándose por medio de él siempre que esta gran Alma encarna en la tierra.

Como síntesis de los siete Dhyâni-Buddhas, Avalokiteshvara fue el primer Buddha (el Logos), y Amitâbha es el “Dios” interno de Gautama, a quien en China llaman Amida (Buddha). Ellos son, como dice bien el profesor Rhys Davids, “los gloriosos complementos en el mundo místico, libres de las condiciones depresivas de esta vida material”.

De cada Buddha mortal y terreno –los Mânushi-Buddhas libertados y designados para gobernar la Tierra durante esta Ronda—. Son los “Buddhas de Contemplación”, y todos son Anupâdaka (sin padre), o sea nacidos por sí mismos de la esencia divina. La enseñanza exotérica de que cada Dhyâni-Buddha posee la facultad de producir de sí mismo un hijo igualmente celestial, un Dhyâni-Bodhisattva, quien después de la muerte del Mânushi-Buddha tiene que continuar la obra de este último, se apoya en el hecho de que, mediante la Iniciación más elevada, llevada a efecto por un protegido del “Espíritu de Buddha” –¡de quien dicen los orientalistas que creó los cinco DhyâniBuddhas!–, un candidato se convierte virtualmente en Bodhisattva, creado tal por el sumo Iniciador.

EL ASPIRANTE Y LOS MISTERIOS DE LA INICIACION
DELINEAMIENTO DE LA CONTEMPLACIÓN REFLEXIVA PARA LA CONSTRUCCIÓN DEL ANTAKARANA (Antahkarana, símbolo de la Sanación Séptuple, los Siete espíritus ante el Trono)
I. Puntos a recordar: Este trabajo de construcción concierne al manejo de la energía. Los estudiantes harían bien en reflexionar acerca de la diferencia que existe entre energía y fuerza. Depende del uso de la imaginación creadora. Los estudiantes deberían también reflexionar sobre la relación que existe entre la imaginación y la intuición y entre ambas y la mente.

La construcción del antakarana debe llevarse a cabo con la máxima comprensión consciente.

II. Los seis pasos o métodos en la construcción del antakarana.

1. Intención. ( La necesidad de AYUDAR ó servir, en las necesidades de la crisis humana actual.)

a. La obtención de una correcta orientación: hacia el alma, hacia la Tríada espiritual, LO QUE ES REAL. es decir, (Átma, Budhi, Manas,) nuestras estructuras sutiles capaces de manifiestar UNICIDAD ALMICA: voluntad, Amor, Sabiduría.

b. La necesidad de una comprensión mental del trabajo a realizar.

c. La creación de un “círculo no se pasa” formado de energías conscientemente reunidas y mantenidas en estado de tensión.

d. Un período de claro pensar sobre el proceso de la Intención debe ser ensayado.

e. Luego el mantenimiento de un punto de tensión.

2. Visualización.

a. El empleo de la imaginación creadora o facultad de crear imágenes.

b. La respuesta a la impresión intuitiva o búdica.

Actualmente se le enseña al estudiante-discípulo a trabajar mucho más en los planos internos del significado, y no a depender, como hasta ahora, de la actividad externa del sonido. Debe recordarse que no está creando en el plano externo. Por lo tanto el sonido o sonidos físicos, es relativamente de poca importancia. Lo que importa es la capacidad para sentir el significado de la Palabra de Poder cuando la emite silenciosamente. La cualidad de su idea es la que producirá el efecto correcto, y no el modo en que produce un sonido con la ayuda de las cuerdas vocales y la boca.

Posiblemente, lo importante es que comprendamos que, en nuestro pequeño ciclo humano, los estados de conciencia superiores, (que llaman Crísticos o Búdicos en el Sutratma,) se encuentran a nuestra disposición pues son UNIVERSALES, si tenemos interés.

Cualesquiera detalles de comprensión, cientifíca ó pseudo-sentimental, es totalmente secundario pues se trata de meros “puntos de vista”, relativos a la propia formación y experiencias. SEGURAMENTE COMPRENDER ó valorar ÉSTO ES IMPORTANTE.

reinosOtros posts complementarios: https://agoralibre.wordpress.com/2016/04/29/sutratma-vida-divina-universal-en-el-ser/

Día 17 de diciembre 2019. Las noticias dicen que “el Gobierno, ya no garantiza subir las pensiones.”

El número 1 de los compromisos sociales con que el PSOE se presentó a las elecciones del pasado 10 de noviembre se titulaba, “Pensiones protegidas cada año y para siempre”. Tras adelantar que las prestaciones quedarán blindadas en la Constitución, el PSOE se comprometía a actualizar las pensiones de 2020 de acuerdo con el IPC real “el próximo mes de diciembre”. Fue el propio Pedro Sánchez quien presentó este compromiso el pasado 7 de octubre en Madrid.

14 comentarios

Archivado bajo Metanoia, Piedra Angular