Universo Fractal: La Resurrección en Alma y Cuerpo.

La Iglesia triunfante (Latín: Triumphans Ecclesia), dentro de la teología de la Iglesia católica, son los cristianos que ya están en los cielos con Dios, en plena comunión con Él. ​La Iglesia triunfante es uno de los estados que tiene la iglesia católica, los otros estados son Iglesia purgante e Iglesia peregrina. Según el catecismo de la Iglesia católica, estos tres estados forman el cuerpo espiritual suprafisico de Cristo.​

Observarán, por lo tanto, que la tercera iniciación es un punto culminante, que inaugurará además un nuevo ciclo de actividad que conduce a la séptima Iniciación de la Resurrección. Quisiera llamar la atención sobre el hecho de que la tercera, quinta y séptima iniciaciones, están controladas por el quinto, primero y segundos rayos.

El trabajo previo realizado antes de la tercera iniciación y en ella, es puramente preparatorio para este tipo de servicio, requerido para un «transmisor de energía». Por esa razón es aplicado en la séptima iniciación, el rayo predominante de nuestro planeta, el segundo Rayo de Amor-Sabiduría. En nuestro planeta no existe ninguna energía de igual potencia, y ninguna expresión de la misma tiene una cualidad tan pura y constructiva como la cualidad a que el iniciado está sometido en la séptima iniciación. Esta séptima culminación iniciática marca otro punto culminante en la carrera del iniciado e indica su entrada en un ciclo de experiencia totalmente distinta.

La cruz a la cual se hace referencia, en relación con esta iniciación particular, es la Cruz Cardinal de los cielos. El discípulo se traslada a esta cruz, en la cuarta iniciación, desde la Cruz Fija de los cielos. Sobre esta cruz fija ha estado crucificado desde el momento en que entró en el sendero de probación y pasó al sendero del discipulado. En ese sendero -habiendo trascendido el mundo de los fenómenos y establecido un contacto ininterrumpido con la mónada, vía el antakarana- el discípulo renuncia a la Cruz Mutable de la existencia en los tres mundos (el mundo de las apariencias) y, después de cierto período, se transfiere a la Cruz Fija, erigida en el mundo de los significados, donde aprende constantemente a vivir. Esto abarca el período de las tres primeras iniciaciones. Ahora, habiéndose liberado, mediante la renunciación, no necesita someterse a las pruebas, experiencias y dificultades, que inevitablemente implica la crucifixión en la Cruz Fija; entonces puede ocupar su lugar sobre la cruz cardinal, con todas sus implicaciones y oportunidades cósmicas, que le son conferidas. Esto -en lo que al individuo concierne- es necesariamente simbólico y figurativo en su enseñanza. Sin embargo, en lo que se refiere al Hombre celestial, la aplicación no es simbólica. Es mucho más real.

Las Tres «Iglesias».

1. La Cruz Mutable rige a los tres mundos y al plano astral en particular. Sobre esta cruz el hombre común está «crucificado» hasta adquirir la experiencia necesaria y se reorienta conscientemente hacia otra fase de desenvolvimiento.

2. La Cruz Fija rige los cinco mundos del desarrollo humano y condiciona las experiencias de todos los discípulos. Por medio de la disciplina y las experiencias así obtenidas, mientras está sobre dicha cruz, el discípulo pasa de una renunciación a otra, hasta que logra la completa libertad y liberación.

3. La Cruz Cardinal rige al Maestro cuando pasa por las restantes cinco iniciaciones; la cuarta iniciación, curiosamente, no está regida por la Cruz Fija ni por la Cruz Cardinal. El discípulo desciende de la Cruz Fija y trata de ascender a la Cruz Cardinal y está regido prácticamente por este período de transición y experiencia. En consecuencia podría observarse que son tres las iniciaciones que prueban al discípulo, respecto al conocimiento y experiencia: la primera, la segunda y la tercera; luego viene una iniciación de transición, seguida por cinco iniciaciones que el Maestro pasa en la Cruz Cardinal.

Debe recordarse que la naturaleza distintiva del hombre sobre la Cruz Mutable es la de la autoconciencia, que el discípulo sobre la Cruz Fija va siendo rápidamente consciente del grupo, cuando las experiencias soportadas han sido correctamente asimiladas, y que sobre la Cruz Cardinal el Maestro se caracteriza por una conciencia universal que pasa finalmente a la conciencia cósmica -un estado del ser, desconocido por ustedes, aún en los vuelos más descabellados de la imaginación. El primer indicio del crecimiento de la conciencia cósmica le llega cuando pasa por la sexta Iniciación de la Decisión. Entonces determina (por medio de Su voluntad iluminada y no de Su mente) cuál de los siete senderos decidirá seguir. A partir de ese momento, la conciencia de la vida mayor que engloba a nuestro Logos planetario, como Él engloba a la humanidad dentro de Su conciencia, controla acrecentadamente la actitud, la percepción y las actividades del Maestro.

La Iniciación de la Crucifixión tiene un rasgo instructivo sobresaliente, conservado para nosotros en el nombre dado frecuentemente a la cuarta iniciación: La Gran Renunciación. Una enorme experiencia es concedida al iniciado en este momento; comprende (porque ve y sabe) que el antakarana ha sido exitosamente completado y que allí hay una línea directa de energía desde la Triada espiritual hasta su mente y cerebro, vía el antakarana. Esto pone en el primer plano de su conciencia, el reconocimiento repentino y asombroso de que el alma misma, el cuerpo egoico en su propio nivel, y lo que durante edades ha sido la supuesta fuente de su existencia, su guía y mentor, ya no es necesario; como personalidad fusionada con el alma tiene ahora relación directa con la mónada.

La belleza de la interpretación de esta iniciación y la recompensa para quienes tratan de penetrar en su verdadero significado y significación, son inexpresables; sin embargo, requiere la enseñanza de Occidente y de Oriente para llegar a la verdadera comprensión de la experiencia. Se evidencia que debe romperse totalmente con la antigua vida en los tres mundos de la experiencia, que ha caracterizado el trabajo del alma durante tanto tiempo. Esto significa la muerte en su forma más real y útil; toda muerte, como sucede hoy en el plano físico, es por lo tanto de naturaleza simbólica, y marca el momento en que el alma finalmente «muere» para todo lo material y físico, así como el ser humano muere para todo contacto en los tres mundos, antes de volver a reasumir la vida encarnada.En el plano búdico o intuitivo (el cuarto nivel del plano físico cósmico) la naturaleza de la mente -aún la de la mente superior o el nivel del pensamiento abstracto- pierde su control sobre el iniciado, y de allí en adelante sólo es útil para prestar servicio. Entonces tiene lugar la intuición, la razón pura, el total conocimiento iluminado por el propósito amoroso de la Mente divina -para mencionar algunos de los nombres de este cuarto nivel de percepción o de sensibilidad espiritual- y el iniciado vive de allí en adelante en la luz del conocimiento correcto o directo, expresándose en sabiduría en todos los asuntos -a ello se debe los títulos de Maestro de Sabiduría o Señor de Compasión, dados a Quienes han pasado la cuarta y la quinta iniciaciones, recibiéndolas muy cerca una de la otra. El Maestro actúa desde el nivel búdico de percepción, en él vive Su vida, emprende Su servicio y desarrolla el Plan en los tres mundos, para los cuatro reinos de la naturaleza. Esto no se debe olvidar. Recuérdese también que el logro del enfoque y la obtención de la liberación no son el resultado de una ceremonia simbólica, sino de vidas de sufrimiento, de renunciaciones menores y de experiencia consciente. Esta experiencia que conduce a la cuarta iniciación es una empresa definidamente planificada, obtenida a medida que es gradualmente conferida la verdadera visión, presentido el Plan divino y se colabora con ese Plan, y la aspiración inteligente reemplaza a los vagos anhelos y esfuerzos esporádicos «por ser bueno», como normalmente lo expresan los aspirantes. En consecuencia se evidenciará por qué esta cuarta iniciación está regida por el cuarto Rayo de Armonía a través del Conflicto. La armonización de los centros inferiores con el superior, la armonización o el establecimiento de rectas relaciones entre los tres mundos de la evolución humana y el plano búdico, la relación gradualmente creada sucesivamente por cada iniciación entre la humanidad y la Jerarquía, más el servicio prestado para establecer rectas relaciones entre los hombres -son algunos de los resultados que ustedes ahora pueden captar teóricamente; algún día los captarán en forma práctica y sustancial, por propia experiencia. Con esta energía de rayo trabaja el iniciado cuando hace la Gran Renunciación, y por ello es transferido a la Cruz Cardinal de los Cielos. Ésta energía le permite vivir en el Eterno Ahora y renunciar a las ataduras del tiempo.

Nota del Blog Ágoralibre: Nos podrá gustar ó no, lo que se explica, PERO ÉSTO ES LO QUE DICEN EN ÉSTOS ESCRITOS. Se desconoce si son posibles «otras» opciones, en las cuales no hay ningún «problema» IMAGINARIO Ó PROVOCADO. Sea lo que sea, cualquier cosa, que sirva verdaderamente para Develar, Ser y conocer nuestra verdadera identidad y permanecer LIBRES RIGIENDO el propio destino, es invaluable. Los automatismos, ataduras y creencias imaginarias ó impuestas, carecen de valor para los verdaderos humanos.

DIRECTO NOCTURNO DE LA QUINTA COLUMNA – PROGRAMA 379

Efectivamente, el asunto consiste en averiguar quién ó quiénes, están detrás de los acontecimientos mundanos y porqué lo hacen.

LA PRETENDIDA «UNIDAD» ó NO-DUALIDAD, SOLAMENTE ES POSIBLE EN LA VERDAD, EN LO QUE ES VERIDICO Y NUNCA ESTARÁ EN LOS MONTAJES DE CUALQUIER ÍNDOLE: ÉSTE ES NUESTRO VEREDICTO:

DIRECTO NOCTURNO DE LA QUINTA COLUMNA – PROGRAMA 380

Microchip de niños y nanotecnología en inyecciones anti-Covid: una realidad que ya no ocultan

Anuncio publicitario

14 comentarios

Archivado bajo Sociedad, TopSecret

14 Respuestas a “Universo Fractal: La Resurrección en Alma y Cuerpo.

  1. 2   Así también es la resurrección de los muertos.  Se siembra en corrupción se levantará en incorrupción;  43    Se siembra en vergüenza, se levantará con gloria; se siembra en flaqueza, se levantará con potencia;  44   Se siembra cuerpo animal, resucitará espiritual cuerpo. Hay cuerpo animal, y hay cuerpo espiritual. 45  Así también está escrito: Fué hecho el primer hombre Adam en ánima viviente; el postrer Adam en espíritu vivificante. 46  Mas lo espiritual no es primero, sino lo animal; luego lo espiritual. 47   El primer hombre, es de la tierra, terreno: el segundo hombre que es el Señor, es del cielo. 48   Cual el terreno, tales también los terrenos; y cual el celestial, tales también los celestiales. 49   Y como trajimos la imagen del terreno,    traeremos también la imagen del celestial.

    50Esto empero digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni la corrupción hereda la incorrupción. 51   He aquí, os digo un misterio: Todos ciertamente no dormiremos, mas todos seremos transformados.  52   En un momento, en un abrir de ojo, á la final trompeta; porque será tocada la trompeta, (trompeta = vórtice chákrico ¿? ) y   los muertos (el ser espiritual, alma) serán levantados sin corrupción,   y nosotros seremos transformados.

  2. EL ASPIRANTE Y LAS INICIACIONES MAYORES LA QUINTA INICIACION – LA REVELACION

    Al entrar a considerar la siguiente iniciación, tres factores surgirán en la conciencia con una nueva luz. Por lo que diré se inferirá también que son factores relacionados con pasadas experiencias y, sin embargo, se refieren a experiencias que están aún muy lejos en el sendero, las cuales quizás no lleguen a comprenderlas realmente, y son: El factor de la Ceguera, que conduce a la revelación. El factor de la Voluntad, que produce la síntesis. El factor del Propósito, que se exterioriza por medio del Plan. Todos están implícitos en la nueva experiencia iniciática, pero deben ser encarados con toda la intuición de que son capaces; el esfuerzo consiste en tratar de pensar como si hubieran recibido las iniciaciones superiores. Deben tener presente que cada iniciación permite al iniciado «ver adelante» un poco más, pues la revelación es siempre un factor constante en la experiencia humana. La vida toda es revelación; el proceso evolutivo, en relación con la conciencia, es guiar al ciego fuera de las zonas oscuras de la conciencia hacia la luz mayor y, por lo tanto, a una visión más vasta.

    Como bien saben, esta iniciación particular ha sido denominada «Resurrección» por el mundo cristiano, destacando ese aspecto en la experiencia del iniciado, que conduce a la revelación, es decir a su «ascensión desde el océano de la materia a la clara luz del día». La idea de la revelación también puede verse en la enseñanza cristiana acerca de la «Ascensión» -iniciación que no tiene existencia real ni debe ser llamada iniciación. Tenemos, por lo tanto, la siguiente secuencia relacionada con la cuarta y la quinta iniciaciones: 1. Renunciación, que produce la crucifixión y conduce a la 2. Ascensión, o a la total «elevación fuera de» o «al ascenso más elevado» que conduce a la 3. Revelación, que da la visión, recompensa de las dos etapas anteriores.

    Habiendo renunciado a los tres mundos y regresado -después de un contacto de gran importancia e interés- a esos tres mundos y a todo lo que es familiar en ellos, el iniciado comprende repentinamente que en verdad se ha liberado, que es ciertamente libre, que ha sido elevado de la oscuridad y está libre ahora en un nuevo mundo de experiencias. Sabe que ha escalado la cima de la montaña, o «ascendido» al plano búdico, desde donde debe trabajar permanentemente, no sólo ocasionalmente, como fue el método empleado hasta ahora.

    Puede trabajar a través de un cuerpo físico (con sus envolturas sutiles) o no, como lo juzgue conveniente. Comprende, como individuo, que no necesita ya un cuerpo físico o una conciencia astral y que la mente es sólo un instrumento de servicio. Funciona ahora en un cuerpo de luz que posee su propio tipo de sustancia. Sin embargo, el Maestro puede construir un cuerpo que le permitirá acercarse a Sus discípulos que entran y también a los que han recibido las iniciaciones superiores; cuando es necesario construirá normalmente Su cuerpo a semejanza de la forma humana, haciéndolo instantáneamente y por un acto de la voluntad. La mayoría de los Maestros que trabajan definidamente con la humanidad, conservan el antiguo cuerpo en que recibieron la quinta iniciación, o sino construyen, con sustancia física, el «mayavirupa» o cuerpo de maya. Este cuerpo aparecerá en la forma que tuvo originalmente al recibir la iniciación.

  3. TODO, PUEDE SER CONOCIDO, NADA HAY OCULTO.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.